Imagen de un comedor escolar.

Ponferrada atiende las necesidades de alimentación de 152 menores durante el verano

La concejala de Infancia exige al Gobierno autonómico que mantenga los comedores escolares abiertos todo el año y pide una solución efectiva que ampare a todos los niños y niñas de la comunidad

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

El Ayuntamiento de Ponferrada vuelve a garantizar un año más uno de los derechos básicos de la infancia que, en periodos no lectivos, se ve cuestionado por el cierre de los comedores escolares en verano. Así, las familias sin recursos o con ingresos mensuales inferiores al SMI reciben una ayuda por cada menor a su cargo de 100 euros al mes durante los dos meses y medio que duran las vacaciones de verano.

«Durante el curso escolar, la Junta de Castilla y León concede las llamadas becas comedor a familias vulnerables. Estas ayudas permiten que los niños y las niñas de familias de bajos recursos puedan acudir al comedor de los centros educativos sin coste o con tarifas reducidas durante el periodo escolar pero, en vacaciones, estos comedores cierran y las familias se quedan sin el recurso», apuntó la concejala de Bienestar Social, Infancia e Igualdad, Lorena González.

González volvió a denunciar esta situación y exigió al Gobierno autonómico una solución efectiva que ampare a todos los niños y niñas de la comunidad. «Es un compromiso firme por mi parte que ningún menor vea vulnerado uno de sus derechos fundamentales en nuestro municipio pero no hay que olvidar que, en Castilla y León, existen 2.248 municipios más y que garantizar la alimentación de los niños y de las niñas durante los periodos vacacionales no puede quedar al albur ni depender de las posibilidades de cada una de las entidades locales. Hemos demandado a la Junta por activa y por pasiva que mantengan abiertos los comedores escolares en periodos no lectivos y que, además, lo hagan nutriéndose de los excelentes productos agrícolas y ganaderos de Castilla y León que no son escasos. ¿Qué disparate es ese de comprar las peras que se sirven en los comedores escolares de Castilla y León a una empresa de Granada que, su vez, las consigue en Lérida cuando tienes productos de primerísima calidad en tu tierra que se están desaprovechando?», cuestionó González.

La portavoz de Podemos recordó que su formación lleva desde el año 2016 reclamando no sólo que los comedores escolares se mantengan abiertos durante el verano o navidad sino que en los procedimientos de licitación de la Junta se incluyan cláusulas sociales y medioambientales como la huella ecológica que permitan que sean las empresas de Castilla y León que consumen los productos de Castilla y León quienes elaboren los menús que luego se sirven en los comedores escolares, hospitales, centros de menores, residencias de mayores o universitarias de Castilla y León. «Esta medida no sólo sería un apoyo muy importante para el sector agrícola y ganadero de la Comunidad sino que permitiría acabar con la famosa línea fría, generar puestos de trabajo ligados al territorio, fijar población en el medio rural y ofrecer una mejor y mayor nutrición a los usuarios de dichos comedores que no son otros que nuestros niños y niñas, estudiantes y mayores», concluyó.