Ayuntamiento de Ponferrada. / Carmen RAmos

Ponferrada adelanta un tercio de lo habitual el apagado de la iluminación de edificios públicos

El Ayuntamiento de la capital berciana, que pretende ahorrar un 3% del consumo habitual, regulará el uso del aire acondicionado en las instalaciones municipales para dar cumplimiento al Real Decreto de plan de ahorro energético aprobado por el Gobierno

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

El Ayuntamiento de Ponferrada apagará un tercio antes de lo habitual la iluminación de edificios públicos, según anunció este martes el alcalde, Olegario Ramón. No obstante, se mantendrá el horario que afecta a las fuentes o los monumentos a los que no afecta la aplicación de las medidas aprobadas por el Gobierno dentro del plan de ahorro energético.

«Se va a acortar el periodo en el que estén funcionando las luces, no es que se vaya a iniciar el no alumbrado a las diez de la noche, porque significaría que no se alumbrarían los edificios dado que en verano a las diez de la noche es completamente de día, pero sí que se va a adelantar el apagado de los mismos aproximadamente en un tercio del tiempo que habitualmente estaban encendidos», explicó Ramón.

Asimismo, la decisión del equipo de gobierno municipal del tripartito pasa también por regular el uso del aire acondicionado en las instalaciones municipales. «Se va a dar una instrución interna para la aplicación en todos los edificios municipales teniendo en cuenta que si en alguno hay un problema particular de concentración de gente siempre puede haber un grado arriba o abajo», aseveró.

Un 3% de ahorro

El regidor ponferradino estima que el ahorro energético se traducirá entorno al 3% en base a la aplicación general de las estimaciones que ha realizado el propio Gobierno. Asimismo, el primer edil avanzó que los pormenores de la aplicación del Real Decreto se estudiarán una reunión que se celebrará este martes en el Ayuntamiento para tomar la decisión definitiva», apuntó, si bien, dejó claro que la decisión « va en esa línea».

Para Ramón el plan de ahorro energético aprobado por el Gobierno a instancias de la Unión Europea y que entrará en vigor este miércoles pretende afrontar «un problema gravísimo». Entiende, por tanto que «no podemos ir por libre o mirar únicamente por nuestros propios intereses y mirar para otro lado» al considerar que se trata de «problema global al que tenemos que hacer frente entre todos y una parte nos toca también a nosotros y tenemos que ser solidarios», concluyó.