El expoliítico y exconcejal de Ponferrada, Pedro Muñoz, / CÉSAR SÁNCHEZ

Piden la prórroga de la prisión provisional de Pedro Muñoz

El expolítico, investigado por los posibles delitos de tentativa de homicidio y malos tratos continuados a su expareja, Raquel Díaz, cumplirá el 5 de junio dos años en prisión preventiva sin que se haya cerrado la instrucción ni fijado la fecha del juicio

E.J. Ponferrada

El próximo 5 de junio se cumplirán dos años del ingreso en prisión preventiva del expolítico y exconcejal de Ponferrada Pedro Muñoz, que se encuentra en la cárcel de Villahierro investigado por los posibles delitos de tentativa de homicidio y malos tratos continuados a su expareja, la abogada y política Raquel Díaz.

Según ha podido confirmar elbierzonoticias, la representación legal de la letrada ya ha solicitado la prórroga de la prisión provisional, por lo que será el titular del Juzgado de Instrucción nº5 de la capital berciana el que tendrá que decidir si mantiene a Muñoz en Villahierro o, por el contrario, le concede la libertad provisional.

Una libertad provisional que la defensa de Pedro Muñoz ha solicitado en más de una docena de ocasiones y en todas ellas ha sido denegada -tanto las peticiones en el juzgado como los recursos de apelación ante la Audiencia Provincial de León-.

La prórroga de la prisión preventiva se puede extender un máximo de dos años, según recoge la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por lo que el exconcejal podría permanecer en esa situación hasta junio de 2024.

En la actualidad, la instrucción del caso continúa abierta y sin que se haya fijado por el momento una fecha para el inicio del juicio.

Los hechos

Los hechos por los que fue detenido ocurrieron el 27 de mayo de 2020 cuando el propio Muñoz alertó al 112 de que su mujer se había caído desde la terraza, según su versión, mientras él estaba viendo la televisión en su finca de Toreno.

Tras las primeras investigaciones fue detenido días después, mientras Raquel Díaz se debatía entre la vida y la muerte en el Hospital de León, al que fue trasladada debido a las graves heridas que sufría.

Posteriormente, durante la instrucción del caso, que dos años después continúa abierta, la abogada aseguró que el expolítico la tiró por encima de la barandilla de la terraza y después la arrastró hacia el interior de la casa, donde continuó con la agresión. También aseguró en su declaración que lo sucedido en esa fatal jornada se enmarca dentro de un maltrato que era habitual.