El Pendón de Compañía de Lanzas recibe la 'corbata' de la Asociación Nuestra Señora de la Encina

Instante de la imposición de la Corbata./
Instante de la imposición de la Corbata.

La «corbata» se impone sobre las astas de banderas y estandartes como homenaje, recuerdo de efemérides civiles, militares, eclesiásticas y sociales y como reconocimiento de méritos y honores

ELBIERZONOTICIASPonferrada

La Asociación Nuestra Señora de la Encina, fundada en 1958 y con sede en la basílica ponferradina, ha impuesto este jueves su 'corbata', como insignia de honor y condecoración representativa, al Pendón de Compañía de Lanzas. El pendón, custodiado por el Ayuntamiento de Ponferrada, símbolo e insignia de la ciudad, preside actos oficiales y festividades principales, siendo portado por agentes de la Policía Municipal de la capital berciana, sirviendo como pendón de guía y enseña en los cortejos de autoridades que presiden desfiles y procesiones.

La 'corbata', como insignia de honor en forma de lazo, se impone sobre las astas de banderas y estandartes como homenaje, recuerdo de efemérides civiles, militares, eclesiásticas y sociales y como reconocimiento de méritos y honores, atándose sobre la moharra, es decir, bajo la punta de lanza que remata el asta del pendón. El de Ponferrada ha sido condecorado hoy con esta Corbata de Honor, engalanada con flecos dorados que se adorna con los colores típicamente marianos, el blanco de la pureza y el azul celestial, sobre los que va bordado el nombre y el escudo de la ciudad.

Historia del pendón

La historia del Pendón de Compañía de Lanzas de Caballería que luce Ponferrada se remonta al siglo XVI. Según la tradición, este pendón se encontraba depositado en la parroquial de Cangas de Onís, en Asturias, desde aquella centuria y, con motivo del Glorioso Movimiento Patriótico surgido contra la invasión francesa en 1808, fue tomado y enarbolado como enseña de victoria y bandera por el «Batallón de Tiradores del Bierzo», organizado y mandado por el ilustre berciano, el Coronel don Leandro Ossorio y Quindós.

Fue entonces, cuando al pendón, ya de significación berciana, se le sobrepuso al frente una pieza de seda con una estampa de la Virgen de la Encina orlada por un galón de oro de encaje español. Por cierto, un grabado a partir del que también se labró la imagen de la Virgen de la Encina que preside el magnífico frontal de plata del siglo XVIII que se encuentra en el altar mayor de esta basílica.

En 1841 el pendón original pasó a conservarse en el Real Museo Militar, conservándose, posteriormente y hasta la actualidad, en el Museo del Ejército, en Toledo. El Ayuntamiento de Ponferrada conserva tres fieles reproducciones de diversas épocas, dos en la Casa Consistorial y una en el Museo del Bierzo, todas ellas finamente bordadas.

El pendón está confeccionado en una pieza de seda blanca adamascada con dos picos y puntas blancas, flanqueadas por dos bandas rojas que forman la Cruz de San Andrés. A los lados, van superpuestas las figuras de un castillo dentro del escudo de Ponferrada y de un león pasante. En el centro lleva superpuesta la estampa de seda, inspirada en los grabados que difundieron la devoción a la Virgen de la Encina durante el siglo XVIII, memoria que ahora se perpetúa con devoción y reconocimiento ostentando la condecoración de esta Corbata.

Contenido Patrocinado

Fotos