Comienza la rehabilitación del ala este del Monasterio de Montes que tendrá una duración de ocho meses

Es un proyecto financiado con la ayuda del Ministerio de Fomento a través del 1,5 por ciento cultural, de la Junta de Castilla y León y de la Real Fundación Hospital de la Reina, que cuenta con una inversión cercana al millón de euros

E.JIMÉNEZ ponferrada

Los responsables de la Real Fundación Hospital de la Reina han anunciado este miércoles el inicio de las obras de rehabilitación del ala este del Monasterio de San Pedro de Montes de Valdueza, una actuación que es posible gracias a la financiación del Ministerio de Fomento que destina el 1,5 por ciento cultural, de la Junta de Castilla y León y de la propia Fundación, hasta alcanzar una inversión cercana al millón de euros.

La obra ha sido adjudicada a la empresa vallisoletana Trycsa que destaca por su alta cualificación en la rehabilitación de edificios históricos, como pueden ser el Castillo de los Templarios de Ponferrada, el Castillo de Cornatel o la iglesia de San Andrés. El administrador de la Fundación, Antolín de Cela, explicó que la actuación comienza esta misma semana, aunque por el momento la empresa ya ha empezado con el acopio de materiales. La obra tendrá una duración de ocho meses y generará alrededor de 20 o 30 puestos de trabajo.

El proyecto de rehabilitación ha sido elaborado por el arquitecto Eloy Algorri y consiste en la habilitación del ala este del patio del siglo XVIII, construida entre 1745 y 1749 y tiene el propósito de insuflar una inyección vital al monumento.

La intervención alcanza a una superficie construida de 1.97 metros cuadrados que en la actualidad está calificada como monumento de Bien de Interés Cultural (BIC) y convertida en una ruina llena de árboles y maleza. Complementariamente también se impermeabilizará el trasdós de las bóvedas que forman el techo de la antigua cocina del Monasterio.

Una vez que finalice la obra, la Fundación Hospital de la Reina buscará diferentes usos para el espacio, como pueden ser un campamento, albergue, un centro de interpretación de la Tebaida berciana, sala de exposiciones o para utilizarlo como lugar de reunión de la gente del pueblo. Además, confían en que los beneficios que genere el propio edificio lo puedan destinar a su mantenimiento.

El gerente de la Fundación, Félix Rapún, señaló que con posterioridad se estudiará la posibilidad de rehabilitar el resto del Monasterio, para lo que será necesario buscar financiación. En ese sentido, Antolín de Cela aseguró que lo bueno sería continuar con el ala sur, en la que se podría incluso abrir un pequeño hotel con encanto. Si hubiera un pequeño hotel, habría gente que trabaje allí, habría matrimonios, niños, por lo que se podría repoblar el pueblo, indicó.