La plantilla de Carflor rechaza el ERTE y denuncia el intento de utilizar a las trabajadoras para mejorar el contrato

La presidenta del comité de Carflor, Isabel Céspedes, junto al responsable de la Federación de Servicios Privados de CCOO en el Bierzo, Alfredo Peláez./
La presidenta del comité de Carflor, Isabel Céspedes, junto al responsable de la Federación de Servicios Privados de CCOO en el Bierzo, Alfredo Peláez.

Considera que las causas organizativas que aduce la empresa "no están justificadas" cuando están asumiento un aumento de horas / El lunes se reúnen de nuevo con la empresa y no descartan movilizarse

CARMEN RAMOSponferrada

La plantilla la concesionaria del servicio de ayuda a domicilio de Ponferrada, Carflor, rechaza el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) anunciado por la compañía y denuncia el intento de la empresa de utilizar a las trabajadoras para presionar al Ayuntamiento de cara a conseguir mejoras en el contrato.

"Las trabajadoras no nos vamos a prestar si la empresa pretende utilizarnos como moneda de cambio", ha señalado la presidenta del comité, Isabel Céspedes, que tiene claro que "no tenemos por qué ser paganos los trabajadores de esto cuando nosotros estamos cumpliendo la jornada", subraya.

Tras analizar la documentación presentada por Carflor, creen que las causas organizativas que aduce la empresa para presentar el ERTE "no están justificadas" cuando en este momento las operarias están asumiendo un aumento de sus jornadas de trabajo por la entrada de un mayor número de horas, por lo que consideran que el expediente "no tendría niguna viabilidad".

El ERTE presentado por Carflor incluye una mofidificación de las condiciones laborales de las 56 trabajadoras del servicio. La mayoría de ellas, concretamente 54 auxiliares, verían reducida su jornada en un 15%, mientras que a las dos coordinadores se le rebajaría en un 50%. "Si se reduce la jornada quién a va prestar esas horas", se pregunta el responsable de la Federación de Servicios Privados de CCOO en el Bierzo, Alfredo Peláez, máxime cuando "son servicios esenciales de obligación y cumplimiento".

Precisamente, la presidenta del comité considera que la base del problema está en este momento en el precio ajustado de las horas que se recoge en el pliego de condiciones establecido por el Ayuntamiento y con el que Carflor asumió el servicio. "La oferta ha sido tan baja que tienen que mover mucho volumen de horas", apunta Céspedes, que recuerda, no obstante, como la empresa decidió aceptar en febrero del pasado año la prórroga del servicio a pesar de que el Ayuntamiento le ofreció dejar de prestarlo y resolver el contrato.

"Si la empresa quería mayor beneficio no tendría que aplicar estas medidas a la plantilla sino dejar el servicio", destaca la responsable del comité, que ha recordado que el contrato entre Carflor y el Ayuntamiento para la prestación del servicio finaliza en febrero de 2017 sin que exista una nueva posibilidad de prórroga.

Así las cosas, las trabajadoras mantendrán una nueva reunión con la empresa este lunes dentro del periodo de consultas de un mes que establece la ley. Un encuentro en el que trasladarán a la compañía sus argumentos de cara evitar que el ERTE salga adelante. Dependiendo del resultado de la negociación, no descartan, además, la convocatoria de movilizaciones.