Concentración en la plaza del Ayuntamiento de Ponferrada con motivo del Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres./César Sánchez

Concentración en la plaza del Ayuntamiento de Ponferrada con motivo del Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres. / César Sánchez

Los nombres de las víctimas de la violencia machista resuenan en la plaza del Ayuntamiento de Ponferrada

La concejala de Igualdad advierte de que ya hay menores de edad recibiendo atención por cuestiones relacionadas con la violencia de género

D. ÁLVAREZ Ponferrada

La plaza del Ayuntamiento de Ponferrada se llenó este jueves con 75 sillas vacías en recuerdo de las 70 mujeres asesinadas en España en el último año por sus parejas y exparejas y de los cinco menores víctimas de la violencia vicaria. Representantes de las fuerzas y cuerpos de seguridad acompañaron a los integrantes de la Corporación en un acto que arrancó con un minuto de silencio y que hizo resonar los nombres de todas las víctimas a las puertas del edificio consistorial.

Tras la reunión del Observatorio Municipal contra la Violencia de Género, la concejala de Igualdad de la capital berciana, Lorena González, advirtió que la edad de las mujeres atendidas por cuestiones relacionadas con la violencia machista sigue reduciéndose y alcanza ya a menores de edad, un nuevo perfil que «no es consciente de que está siendo victima de violencia machista».

Al respecto, la edil destacó que las políticas públicas de lucha contra la violencia de género adolecen de una «falta flagrante» de alternativas habitacionales, de recursos humanos y medios y de perspectiva de género, según apuntaron los representantes en el observatorio. «Queda mucho camino por recorrer», señaló González, que anunció que el Ayuntamiento contratará próximamente a un agente de igualdad que vele por la perspectiva de género en las políticas públicas del Consitorio.

En la misma línea, el alcalde de la ciudad, Olegario Ramón, lamentó la ruptura del consenso histórico que supone la entrada en las instituciones del «negacionismo de la violencia machista». El regidor hizo una llamada de atención en contra de los discursos que ejercen de «cooperadores necesarios» para mantener el actual desequilibrio de poder entre hombres y mujeres.