Presentación de la muestra 'Ingeniería industrial en el territorio. El patrimonio industrial' en el Museo de la Energía de Ponferrada./César Sánchez

Presentación de la muestra 'Ingeniería industrial en el territorio. El patrimonio industrial' en el Museo de la Energía de Ponferrada. / César Sánchez

El Museo de la Energía de Ponferrada vuelve la vista hacia la 'Ingeniería industrial en el territorio' de la provincia

La muestra se compone de 15 láminas sobre el papel jugado por bienes como molinos, batanes, lecherías, herrerías o fábricas de tejas y cerámica

D. ÁLVAREZ Ponferrada

La directora del Museo de la Energía, Yasodhara López, inauguró este miércoles la muestra 'Ingeniería industrial en el territorio. El patrimonio industrial', una exposición elaborada por el Colegio de Ingenieros Industriales de León (Coiile) que recoge en 15 láminas explicativas diferentes elementos patrimoniales como molinos, batanes, lecherías, herrerías o fábricas de tejas y cerámica dispersos en los distintos territorios de la provincia de León. La muestra estará disponible para la visita gratuita en el muelle de carbones del museo hasta el 15 de mayo, con diferentes actividades asociadas.

En ese sentido, la muestra trata de dar visibilidad a la gran cantidad de bienes patrimoniales surgidos a consecuencia de la revolución industrial en la provincia de León e impulsar su puesta en valor, explicó el presidente del Colegio de Ingenieros Industriales de León, Óscar Diñeiro, que recordó que «en todo el territorio hubo industria, no sólo en las grandes ciudades, también en los pueblos».

En la misma línea, el vicepresidente y decano del Coiile, Agustín Nogal, subrayó que «el patrimonio industrial no son sólo edificios y máquinas, es una manera de vivir» y recalcó que «antes la industria estaba más implicada en el territorio». Al respecto, confió en que la muestra sirva para reivindicar un mayor cuidado del patrimonio industrial en el territorio y para fomentar su papel como impulsor del turismo en el medio rural.

En las diferentes láminas, hay espacio para antiguas instalaciones como la Herrería de Compludo o el Batán de Cela, en Villafranca del Bierzo, así como para infraestructuras más modernas como la primera azucarera de la provincia, en Boñar, o la explotación minera del Pozo Julia, en Fabero. Además de las láminas, la pieza estrella de la muestra es un regulador centrífugo de bolas de más de 130 años, utilizado en un antiguo molino Mansilla de las Mulas.