Inauguración del Gran Mercado Medieval./E.Jiménez

Inauguración del Gran Mercado Medieval. / E.Jiménez

El mercado medieval no falta a su cita con las fiestas de la Encina

La calle Gil y Carrasco y el puente García Ojeda acogen un centenar de puestos de artesanía y alimentación / Hasta el 9 de septiembre incluido los visitantes podrán disfrutar además de un gran número de actividades

Esther Jiménez
ESTHER JIMÉNEZ Ponferrada

El mercado medieval no ha faltado a su cita con las fiestas de la Encina, patrona del Bierzo. Un mercado que reúne a más de un centenar de puestos de artesanía y alimentación hasta el 9 de septiembre, día de la Encinina, y que está ubicado en la calle Gil y Carrasco y en parte de la avenida del Castillo, en concreto en el puente García Ojeda.

Es la segunda vez que el mercado se instala en la avenida del Castillo. La primera fue en 2019, antes de la pandemia, mientras que en 2021 fue junto al río Sil.

De este modo, del 3 al 9 de septiembre, en horario de 10.30 a 15 horas y de 17.30 a 24 horas, artesanos y tabernas llegados a la capital berciana desde diferentes puntos de la geografía española abren sus puestos para deleitar a los ponferradinos y visitantes con sus productos.

Una oferta que se complementará con numerosas actividades para niños y adultos, como el rincón de juegos, exposición de cetrería y exhibiciones, talleres de escribanía gótica, vidrio soplado, cuero y herrería, pasacalles, espectáculos cómicos o cuentacuentos. Todo ello en el marco incomparable del casco antiguo y junto a la fortaleza templaria.

El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, fue el encargado de inaugurar este domingo el recinto junto a la concejala de Fiestas, Lorena Valle. Ramón destacó la amplitud y variedad del mercado, con 110 puestos, y con multitud de actividades «para que disfrute la gente de todas las edades».

Fiestas seguras

Por otro lado, el regidor ponferradino aseguró que hasta el momento las fiestas de la Encina se están desarrollando con normalidad, «no ha habido ningún incidente importante, algún botellón minoritario, alguna alcoholemia positiva, cosas que vienen a ser normales todos los fines de semana, pero ningún incidente importante».

En cuanto a los conciertos de la Noche de la Encina, Olegario Ramón señaló que en el del viernes -A Tropa do Carallo y Lendakaris Muertos- asistieron algo menos de 1.500 personas mientras que en el concierto de Hombres G se vendieron 5.100 entradas.