Merayo denuncia «amenazas indirectas» de Urbaser a funcionarios por el contrato de basura

Trabajadores de FCC realizan labores de recogida de basuras en Ponferrada./César Sánchez
Trabajadores de FCC realizan labores de recogida de basuras en Ponferrada. / César Sánchez

La alcaldesa asegura que «no hay ninguna quiebra en el equipo de gobierno» y que Mendo goza de «plena confianza» pese a romper la disciplina de voto en el pleno

CARMEN RAMOS Ponferrada

La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, denunció hoy «amenazas indirectas a algún funcionario» por parte de la empresa Urbaser, que optaba a hacerse con el 'macrocontrato' de recogida de basuras, limpieza viaria y mantenimiento de jardines, debido al retraso que acumula la ejecución de la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que anuló la adjudicación del servicio a FCC.

Merayo considera que la compañía «está pasando ya un límite más allá de lo razonable» y entiende que «los lícitos intereses empresariales tienen que respetar siempre la independencia de los poderes públicos». En este sentido, dejó claro que «nosotros no estamos aquí para perjudicar o beneficiar a ninguna empresa sino para hacer lo mejor para los ciudadanos de Ponferrada y no se puede intentar amedrentar ni a funcionarios ni a autoridades municipales por un interés empresarial»., indicó. «Nosotros no somos los concejales de Urbaser ni de FCC ni de cualquier partido, somos concejales y alcaldesa de todos los vecinos de Ponferrada y yo cuando juré mi cargo juré atender los interes de Ponferrada y es lo que estamos haciendo», recalcó.

«No hay quiebra en el equipo de gobierno»

Respecto a la abstención del concejal de Medio Ambiente, Roberto Mendo, en el pleno extraordinario y monográfico sobre el contrato del servicio rompiendo la disciplina de voto del PP, la alcaldesa rechaza que exista una fractura en el equipo de gobierno y asegura que el edil ya les había informado de forma previa de su decisión que entiende que «más formal que otra cosa». «Él como presidente de la mesa de contratación entendía que no era muy adecuado el cambio de postura», resaltó. En este sentido, la primera edil de la capital berciana puso el énfasis en asegurar que «no hay ninguna quiebra en el equipo de gobierno ni nada por el estilo» y que el el edil «sigue gozando de la plena confianza porque estamos más unidos que nunca», aseveró. «El equipo de gobierno vamos todos en la misma dirección», subrayó.

El Ayuntamiento hará «lo que digan los técnicos»

La regidora municipal avanzó, además, que el Ayuntamiento hará «lo que digan los técnicos» respecto al contrato del servicio de basuras y limpieza. «Si se puede renunciar renunciaremos al contrato y sino adjudicaremos uno nuevo», señaló. Confía, por ello, en que en el pleno del próximo día 29 «podamos tomar una de esas dos decisiones».

En cuanto a la obligación de hacer frente al pago de la multa de 150 diarios impuesta contra ella por el juzgado a petición de Urbaser por el retraso en la ejecución de la sentencia del TSJCyL que anuló la adjudicación del contrato a FCC, Merayo explicó que «no es cierto que haya ninguna multa a la alcaldesa». Reconoce que «lo ha pedido la empresa Urbaser» pero que «otra cosa es que se le dé», indicó. En este sentido, anunció que el Ayuntamiento «ha presentado alegaciones y después el juzgado dirá lo que tenga que decir y eso será susceptible de recursos».

La oposición «no se moja»

Gloria Merayo arremetió, además, contra el hecho de que la oposición «no se moje» en el controvertido asunto para dar una solución al bloqueo del contrato de basuras. Asegura que la votación que se produjo en el pleno ya se la esperaban. «Por desgracia estamos acostumbrados a que los partidos de la oposición critiquen que no se les consulta pero a la hora de la verdad no quieren decidir», sentenció. Lamenta que hayan optado por la abstención en un «tema tan importante para los vecinos de Ponferrada y cada uno que diga voto sí o voto no pero que se moje».

Merayo insiste en que desde el equipo de gobierno «estamos intentando hacer lo mejor para los vecinos de Ponferrada» y deja claro que «no estamos contra ninguna empresa pero sí entiende que el contrato «no es bueno para Ponferrada». En este sentido, insistió en recordar que se trata de un contrato que «ha devenido en ilegal por que hoy en día no se podría ser de tanta duración, porque ya no cabe la revisión de precios que contempla y porque tampoco se puede hacer la contratación de los tres servicios a la vez porque está terminantemente prohibido por la ley». «Las situaciones tienen que ir adaptándose a la ley», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos