Merayo avanza que las obras de Camino de Santiago no se retrasarán porque se perdería la subvención de la Junta

La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo./César Sánchez
La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo. / César Sánchez

La primera edil ve «raro» que en la concentración de este martes «no estuviese ninguno de los comerciantes ni vecinos afectados» y cree que las «verdaderas intenciones de la protesta son otras»

CARMEN RAMOSPonferrada

El Ayuntamiento de Ponferrada no retrasará el inicio de la segunda fase de las obras de urbanización de la calle Camino de Santiago, tal y como reclamaron este martes los comerciantes. La alcaldesa, Gloria Fernández Merayo, aseguró que esa modificación no es posible dado que «supondría perder otra vez ese dinero», concretamente la subvención de 200.000 euros que aporta la Junta de Castilla y León para acometer los trabajos que se incluyen dentro del Plan de Dinamización del Comercio local.

«Como tenemos presupuestos prorrogados no se podría certificar y supondría que habría que hacer una modificación de créditos como la que hemos hecho ahora en septiembre y la empresa constructora no podría cobrar hasta dentro de un año», explicó Merayo. Una situación que asegura que ya «se les ha explicado a los afectados y nos han dado la razón y están conformes».

Es por ello que a la primera edil le sorprende que en la concentración de este martes «no estuviese ninguno de los comerciantes ni vecinos afectados» y sí «comerciantes que no les afectan las obras» con establecimientos en otras calles como República Argentina, Sierra Pambley y espacios colindantes. «Me suena un poco raro que ninguno de los locales ni de los vecinos afectados proteste y vengan a protestar comerciantes de otras zonas de Ponferrada es un poco raro», apuntó.

Merayo tiene claro que «las verdaderas intenciones» de la protesta «son otras», según señaló. «No sé si políticas o de otro tipo pero no es normal que se vayan a concentrar unos vecinos para que no le arreglen la calles a otros vecinos», subrayó.

Respecto a la reunión que solicitan los comerciantes con el Ayuntamiento, la alcaldesa ha asegurado que conocen la situación de primera mano tras al encuentro mantenido con el concejal de Obras, Roberto Mendo. «Ya nos hemos reunido con ellos y no le vemos otro objeto que montar follón», indicó, máxime cuando avanzó que precisamente las obras estarán paradas del 20 de diciembre al 7 de enero para no interferir en la campaña navideña de los establecimientos.

 

Fotos