Mendo rompe la disciplina de voto del PP y se abstiene en el pleno para renunciar al contrato de basuras

El concejal de Medio Ambiente, Roberto Mendo, durante la celebración del pleno./Carmen Ramos
El concejal de Medio Ambiente, Roberto Mendo, durante la celebración del pleno. / Carmen Ramos

Los populares sacan adelante con el apoyo del PRB la propuesta de dejar sobre la mesa la adjudicación del contrato para solicitar informes a técnicos, jurìdicos y económicos sobre la viabilidad de la renuncia por motivos de interés público

CARMEN RAMOS Ponferrada

La división en el equipo de gobierno del PP en Ponferrada volvió a quedar hoy de nuevo patente. El concejal de Medio Ambiente de Ponferrada, Roberto Mendo, rompió hoy la disciplina de voto al absternerse en la votación del pleno extraordinario y monográfico en el que se decidió dejar sobre la mesa la propuesta de adjudicación del contrato del servicio de recogida de basuras, limpieza viaria y mantenimiento de jardines para solicitar los informes técnicos, jurídicos y económicos a los servicios municipales sobre la viabilidad de la renuncia al contrato por motivos de interés público. Unos informes que deberán estar concluidos antes del próximo viernes día 29 de junio fecha en la que se llevarán de nuevo a pleno.

La decisión salió adelante con los votos a favor de cinco de los seis concejales del PP y el del edil del PRB, Tarsicio Carballo, mientras que Mendo decidió unir su abstención a la del resto de grupos de la oposición, PSOE, USE, CB, PeC y Ciudadanos. El responsable municipal del área de Medio Ambiente aseguró que su decisión la tenía «perfectamente clara» atendiendo a la necesidad de ser consecuente con la postura que defendió como presidente de la mesa de contratación y de la comisión informativa.

«Por coherencia, por responsabilidad y por sentido común yo no puedo cambiar mi postura radicalmente entonces he tenido claro que mi postura tenía que ser esta y no hacer un voto en contra de unas propuestas de otros concejales pero sí la abstención y esperar a ver si realmente los informes que se han pedido se emiten y llegan a una posición clara sobre la posibilidad de la renuncia del contrato por interés público», explicó.

El edil quiso dejar claro que «esa ha sido la causa» y que «no hay ningún tema de fondo ni nada raro que se quiera interpretar sobre esta abstención». Considera, además, que esta decisión de romper la disciplina de voto de su partido no tiene por qué tener consecuencias para su futuro dentro del equipo de gobierno. «No espero que la decisión traiga ninguna situación comprometida ni de crisis en el equipo de gobierno porque somos todos una piña, quitando en este tema, que yo soy el presidente de la mesa de contratación y no puedo cambiar mi postura por unos informes municipales que lo valoren porque pueden tener consecuencias que a nadie le gustarían», subrayó.

Roberto Mendo mostró su confianza en seguir llevando las riendas de la concejalía de Medio Ambiente hasta las próximas elecciones municipales. «Espero que hasta mayo de 2019 así sea», indicó. Respecto a otras áreas de las que es responsable, como es el caso de Deportes, está a la espera de la reestructuración que se pueda llevar a cabo en el equipo de gobierno tras la dimisión de la edil de Hacienda, Amparo Vidal, y la entrada del nuevo concejal Álvaro Rajo. «Habrá una reestructuración que todavía no está clara, pero desde el primer minuto apoyo lo que se decida por todos, si tengo que ceder algún área la cederé y si tengo que coger más la cogeré también».

Entiende que la variación al dictamen de la mesa de contratación «es comprensible que se haga» y asegura que los pasos que puede dar el Ayuntamiento respecto al contrato «tienen que estar muy fundamentados y muy claros porque una cosa es lo que se quiere hacer y otra lo que se puede».

Para Mendo «si los informes son claros sobre el sentido de que se puede ir contra la mesa de contratación pues estudiaremos y decidiremos» a tenor de la necesidad de ejecutar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que anuló el contrato del servicio a FCC. «Los informes municipales para mí son muy importantes», subrayó.

Críticas de la oposición

Metidos de lleno en la sesión, los partidos de la oposición, a excepción de USE cuyo portavoz no tomó la palabra en ninguno de los turnos de intervención, echaron de nuevo en cara a la alcaldesa, Gloria Fernández Merayo, las reiteradas demoras a una solución que entienden que se lleva dilatando hace más de dos años y todo ello después de que el juzgado, a petición de Urbaser -la otra empresa que optaba a la adjudicación del servicio-, comience a aplicar desde este jueves la multa de 150 euros diarios a la primera edil por imcumplir la sentencia del TSJCyL que anuló el contrato a FCC.

El portavoz municipal del PSOE, Olegario Ramón, lanzó sus dardos contra Merayo a la que acusó de intentar «socializar la responsabilidad» ante su «falta de capacidad» para solucionar el problema del contrato del servicio de limpieza. A su juicio, la petición de nuevos informes constituye un nuevo retraso y atiende a las «prisas» de la regidora por intentar evitar la multa que le impone el juzgado. Considera, además, que la intención del equipo de gobierno pasa por dilatar un proceso que creen que el PP dejará como herencia al nuevo ejecutivo municipal que salga de las elecciones de 2019. «No les va a dar tiempo a hacer una nueva adjudicación por la lentitud del equipo de gobierno y por la complejidad de las nuevas normativas», apuntó Ramón.

Desde Ponferrada en Común insistieron en la necesidad de municipalizar el servicio y denunciaron los intentos del PP de «alargar en el tiempo innecesariamente una cuestión que hace más de tres años que tendría que estar solucionada», tal y como indicó su portavoz, Miguel Ángel Fernández. Por su parte, Coalición por El Bierzo, avanzó posible «problemas económicos y legales para la alcaldesa sino cumple la sentencia» e instó a la primera edil a «coger el toro por los cuernos» y zanjar esta polémica porque «es su responsabilidad», insistió Pedro Muñoz.

El portavoz municipal del PP, Ricardo Miranda, defendió la necesidad de solicitar los nuevos informes técnicos, jurídicos y económicos como una «oportunidad para poder renunciar al contrato». Arremetió, además, contra la oposición porque «nadie ha querido solucionar este tema» por lo que pidió «que no echen toda la culpa a la alcaldesa porque ellos también tienen todos los medios para poder solucionar el tema y no lo han hecho porque es más fácil que lo solucionen otros». Respecto a la abstención de Mendo en la sesión, aseguró que se trata de un ejercicio de democracia y que no traerá consecuencias para el edil. «La democracia existe y también en el Partido Popular», aseveró el edil y recordó que la decisión de la mesa de contratación «no es vinculante porque el órgano de contratación es el pleno». En este sentido, manifestó que el concejal de Medio Ambiente «cree que la decisión le puede afectar no sé por qué razones y por eso se abstuvo».

Contenido Patrocinado

Fotos