Marco Morala, candidato del PP a la Alcaldía de Ponferrada: «Nuestro objetivo es la mayoría absoluta porque Ponferrada no puede permitirse otros cuatro años de fragmentación política»

Marco Morala, en la sede del PP en Ponferrada. /
Marco Morala, en la sede del PP en Ponferrada.

«Voy a trabajar para integrar en el Partido Popular todas estas sensibilidades del centro derecha que se han ido alejando durante los últimos años», dice el cabeza de lista de los populares ponferradinos

CÉSAR FERNÁNDEZ

A la segunda fue la vencida. Y el abogado Marco Morala, también conocido por su etapa como mayordomo de la Real Hermandad de Jesús Nazareno, fue designado a principios de año como candidato del PP a la Alcaldía de Ponferrada, cargo para el que sonó en 2015. Ha puesto en marcha una iniciativa para recoger las inquietudes de la ciudadanía a través de la herramienta Ponferrada Abierta. Y se marca el reto de recuperar los votos del centro derecha para afianzar una mayoría cómoda que le permita gobernar.

Su nombre sonó ya hace cuatro años. ¿Qué ha cambiado: el partido, las circunstancias, Marco Morala...?

Ha cambiado el momento y la persona para ese momento. Hace cuatro años ciertamente sonó mi nombre, pero hay que entender que entonces no correspondiera. Y como persona leal a mi partido, no tengo nada más que decir. Sí tengo que agradecer que ahora el partido haya decidido contar conmigo. En cuatro años he ganado experiencia y madurez, pero también ilusión y ganas por trabajar por mi ciudad. Me han animado los ciudadanos, mis amigos y familia para que dé el paso y capitanee esta maravillosa aventura de optar a la Alcaldía de la ciudad a la que quiero.

Se afilió al PP cuando gobernaba José Luis Rodríguez Zapatero. ¿Cómo tomó aquella decisión?

Mis valores y mis principios han sido siempre los del Partido Popular. Cuando ganó las elecciones generales José Luis Rodríguez Zapatero, se me encendió una alarma ante todos los riesgos que podrían sobrevenir para España por el Gobierno del PSOE. Ahí di el paso de afiliarme. Por desgracia el tiempo me dio la razón y nos vimos inmersos en una crisis económica terrible y creo que también social con una importante división impulsada por esas políticas tan nocivas y nefastas del Partido Socialista encabezado por Zapatero.

«Mi espectro ideológico es muy amplio dentro del centro derecha»

Por su cargo en la Hermandad, hay quien interpreta su nombramiento como una manera de afianzar un sector del voto a costa de renunciar a otro. ¿Qué opina?

Mi candidatura es abierta e integrada. Voy a trabajar para integrar en el Partido Popular todas estas sensibilidades del centro derecha que se han ido alejando durante los últimos años. Tanto a Ponferrada como a Castilla y León y a España cuando mejor le ha ido en todos los sentidos ha sido cuando gobernaba el PP con una mayoría cómoda. Nuestra gestión ha sido impecable y ha generado riqueza tanto económica como en los ámbitos de la convivencia y el desarrollo humano y personal. No se me debe focalizar en un sector. Mi espectro ideológico es muy amplio, y se integra en este espectro del centro derecha.

El PP pasó en 2015 de 12 a 7 concejales en Ponferrada. ¿Cómo se consigue recuperar ese voto perdido?

Con trabajo, transmitiendo seriedad, honradez, ánimo, ilusión y esperanza. Y no sólo transmitiéndolo, sino dando ejemplo. Mi trayectoria profesional y social ahí está. Y en los últimos años ha sido pública. Creo que también lo vamos a conseguir con las personas que me van a acompañar en la lista.

La campaña de las generales va a llegar antes de la de las municipales. ¿Cómo la afronta? ¿Se la toma como un aprendizaje?

Yo estoy al servicio de mi partido. Se han elegido a las mejores personas para encabezar las listas al Congreso y al Senado. Y me lo tomo con toda la intensidad y pasión. Me pongo a disposición del partido para conseguir que Pablo Casado sea el próximo presidente de España.

Parte sin experiencia política frente a rivales que sí la tienen. ¿Qué ventajas cree que aporta llegar desde fuera?

Fundamentalmente voy a aportar frescura, pero también un equipo en el que se va a mezclar experiencia y renovación, que va a ser muy profunda en la lista. Ese equilibrio va a aportar beneficios. A mí me está aportando alegría esta nueva etapa.

¿Va a llevar a más integrantes de la lista con experiencia como el actual concejal de Obras y Medio Ambiente, Roberto Mendo?

No puedo anticipar de momento nada más, pero la experiencia política va a estar cubierta de una manera muy importante con la presencia de Roberto Mendo, que durante estos cuatro años ha desarrollado una actividad honrada, intensa y eficaz. En todos los sitios me han propuesto el nombre de Roberto Mendo como una pieza muy importante y como una persona muy valorada, apreciada y querida. La lista me está dando dolores de cabeza porque son muchas las personas que podrían encajar perfectamente. Podría contar con más del doble de los 25 candidatos.

«Se han paralizado todos los proyectos importantes para la ciudad»

Partimos de una Corporación muy fragmentada con hasta siete partidos para 25 asientos. ¿Es una quimera alcanzar una mayoría absoluta?

Yo voy a apostar por ello. Voy a luchar con todos los medios y un equipo muy potente. Nuestro objetivo son los 13 concejales porque creo que Ponferrada no puede permitirse otros cuatro años de fragmentación y atomización política. Se han paralizado todos los proyectos importantes para la ciudad. Creo que el ciudadano lo ha percibido y lo va a valorar a la hora de votar. Nos jugamos mucho en los próximos cuatro años. Va a ser muy importante obtener una mayoría clara.

Pero si las urnas reflejan un resultado similar, ¿cuál será la receta?

La receta se resume en diálogo sin exclusiones con todas las fuerzas políticas que obtengan respresentación en el Consistorio. A partir de ahí, con diálogo, honestidad, respeto y trabajo vamos a poder desarrollar todos estos proyectos. Pero estoy convencido de que los ponferradinos nos van a otorgar una mayoría muy cómoda.

Ha hablado estas semanas de elaborar un plan estratégico. ¿Qué dos o tres cuestiones son irrenunciables de partida?

Primero el desarrollo industrial de la ciudad y todo lo que conlleva. Ahí es necesario el Corredor Atlántico para estar dotados de una comunicación ferroviaria en los términos que se plantea por parte de Europa. Nos va la vida en ello. También son necesarias las autovías a Ourense y Asturias. El desarrollo tecnológico también es muy importante, no sólo en el ámbito urbano sino muy especialmente en el mundo rural. Si queremos que se asiente población, tienen que llegar empresas. Y sin un acceso rápido, moderno y eficaz, esto no sería posible. Y voy a poner otra carga importante de medios en el mundo cultural. Queremos dinamizar la actividad tanto en grandes centros como pueden ser el Teatro Bergidum, la Sala Río Selmo o el Auditorio Municipal como también a pie de calle, tanto en el centro urbano como en los pueblos.

Marco Morala, en la sede del PP en Ponferrada.
Marco Morala, en la sede del PP en Ponferrada.

«Hemos pasado de la minería del oro a la del carbón. Ahora hay que apostar por la minería de datos»

En cuanto al modelo de desarrollo, ¿hay que pensar ya en el día después del carbón y las térmicas o no todavía?

Hay que pensar en el día después, pero mientras tanto hay que mantener lo poco que quede del sector energético, potenciar el sector agroalimentario a través de un desarrollo de la concentración parcelaria y una mejora del regadío y hay que mejorar y mimar el sector turístico. A partir de ahí hay que ser creativos: buscar nuevas fuentes de riqueza y creo que debemos mirar al sector tecnológico. Tanto en la UNED como en la Formación Profesional, la conexión a través de la Universidad con el Incibe y la existencia de una serie de iniciativas privadas, creo que debemos apostar por desarrollar una minería de datos. Hemos pasasdo históricamente de la minería del oro a la minería del carbón, y creo que ahora hay que apostar por esa minería de datos.

¿Qué papel debe tener Ponferrada como cabecera de comarca en la reconversión que se plantea con los planes de transición energética?

Tenemos que partir de una premisa: no ha existido ni existe transición energética. Hay un Gobierno y una ministra que lo único que les importa es una especie de quedabien con ciertos sectores sociales han decidido terminar de una manera abrupta, rápida e irresponsable con la minería del carbón y las térmicas. Y lo ha llevado a cabo sin un plan alternativo. Mientras tanto, tenemos que dirigir la mirada a Polonia, Alemania y Reino Unido, donde han ampliado los plazos y no ha pasado nada. Aquí se ha cerrado dejando en una situación de desamparo a muchas familias. Sobre los fondos, debemos ser responsables para reinvertirlos en proyectos serios y generadores de empleo, orientados a la juventud. Y debemos intervenir todos los actores tanto públicos como privados a la hora de determinar el destino de los fondos y, sobre todo, el control en su ejecución. Ponferrada va a ser la primera a la hora de capitanear esa reconversión con los fondos que lleguen a la ciudad y a la comarca.

«Ponferrada debe capitanear el destino de los fondos de reestructuración minera»

En el pasado hubo muchas discrepancias sobre si esos fondos deberían limitarse a los ayuntamientos mineros o también llegar a otros municipios como Ponferrada. ¿Cómo lo ve?

Se debe actuar con inteligencia y solidaridad. La inteligencia implica destinar esos fondos a un espacio que pueda estar dotado y ser generador de empleo. Y ahí Ponferrada debe ser receptora de una parte importante de esos fondos. Pero desde luego no se pueden abandonar esos núcleos rurales que han generado riqueza a través de la minería sufriendo su medio ambiente y la salud de sus ciudadanos. Creo que debe ser Ponferrada la que capitanee el destino de esos fondos de reestructuración minera.

Otro polo de desarrollo es Ciuden. Aunque depende del Gobierno, ¿qué relación debe tener el Ayuntamiento con esta entidad?

La idea es generar espacios de sinergia con Ciuden y trabajar codo con codo porque creo que puede ser un proyecto bueno y que debemos aprovecharlo. Debemos tener altura de miras y ver la Ciuden como amiga y no como enemiga.

De entre los proyectos desarrollados durante estos cuatro años, algunos son incipientes como el centro de especialidades sanitarias en el solar del viejo Carrefour, que también va a definir el desarrollo de la transición entre el centro y La Rosaleda. ¿Le gusta tanto la infraestructura como el diseño del espacio?

Me gusta el centro de especialidades. Vamos a ver si somos capaces de dar los pasos necesarios para que se convierta en una realidad. Respecto al desarrollo del espacio, vamos a esperar primero a desarrollar el centro de especialidades. Y después veremos el encaje del proyecto. Yo creo que los proyectos deben ser capaces de satisfacer las necesidades del momento y también tener una perspectiva de proyección hacia un futuro.

Más avanzada está la semipeatonalización del centro, un modelo que ha generado cierto recelo y oposición entre algunos comerciantes y vecinos. ¿Se va a seguir ese modelo?

Lo ejecutado está ejecutado. Hay que hacer un estudio serio. Cuando hablo de plan estratégico, hablo primero de hacer un diagnóstico, que debe incluir la recuperación comercial del centro. Hay factores que han determinado la situación actual de los locales. Y uno de ellos es la eliminación de aparcamiento. Nos gusta ir con el coche hasta la puerta del comercio. Es una realidad que debemos objetivar. También hay que tener en cuenta que hay un centro comercial muy cerca de esta zona. Debemos hacer un diagnóstico serio y no trabajar a golpe de improvisación. Lo aprobado, dotado y acordado una ejecución de fondos, hay que respetarlo. A partir de ahí tenemos que tener la mente abierta a soluciones constructivas. Tenemos que implicar a todos los actores: y ahí no sólo hablo de las fuerzas políticas, sino también de las empresas, sindicatos, etcétera.

El debate municipal ha quedado en este mandato condicionado por asuntos enmarañados en cuestiones judiciales y administrativas como la resolución del 'macrocontrato' y la renovación del TUP (Transporte Urbano Ponferrada). ¿Será posibles resolverlos a corto plazo?

El TUP no está judicializado. Hay que partir de la existencia de una Ley de Contratos de las Administraciones Públicas que procedimentalmente marca los trámites. El TUP hay que actualizarlo y resolver esta situación. Tenemos que trazar un nuevo servicio acorde a las necesidades actuales. Respecto al macrocontrato, como está sub judice, hay que esperar a que recaiga una sentencia. Y, a partir de ahí, dar los pasos que sean beneficiosos para la ciudad. Si la resolución es favorable a la nulidad, lo primero será dividirlo: parques y jardines deben ir por separado de limpieza viaria y recogida de basuras, y debe ir a un plazo de tiempo muy inferior a las dos décadas del actual.

«Ponferrada necesita el esplendor que en limpieza tuvo en su día»

¿La municipalización es posible o es descartable?

Habrá que estudiarlo con seriedad y con rigor. No hay que actuar a golpe de inventiva. Ponferrada necesita un servicio de autobuses ajustado a las necesidades de la ciudad y la periferia; necesita las calles limpias y que se recoja la basura no sólo en determinados barrios en detrimento de otros; y necesita que los parques y jardines estén atendidos en condiciones. Ponferrada necesita el esplendor que en limpieza tuvo en su día. Puede que en algún ámbito sea aconsejable o incluso necesario municipalizar y puede que en otro sea incluso perjudicial.

También judicializada está la gestión del Mundial de Ciclismo, cuyo aprovechamiento posterior ha quedado en el limbo. ¿Es posible tirar todavía de ese filón todavía o ya es cosa del pasado?

Tenemos que ser capaces de generar sinergias. Y por qué no ese Mundial de Ciclismo puede tener una repercusión positiva en el turismo deportivo. Tenemos en el municipio suficientes rutas atractivas para poder desarrollar un turismo de pernocta, que es por el que tenemos que apostar. Si se puede sacar algo positivo de ahí, adelante. Habrá que intentar que revierta positivamente para la ciudad.

Ha hablado en estas semanas de la importancia de cambiar el estado de ánimo de la ciudad. ¿Cómo se puede conseguir?

Primero liderando ese cambio de estado de ánimo. Y transmitiéndolo no sólo con el estado de ánimo de la candidatura, sino con el trabajo esperanzador que vamos a transmitir y desarrollar desde ya.

Marco Morala, con la sede del PP al fondo.
Marco Morala, con la sede del PP al fondo.