El expoliítico y exconcejal de Ponferrada, Pedro Muñoz. / César Sánchez

El juzgado da por finalizada la instrucción del caso contra Pedro Muñoz, con nuevos datos en el sumario

El auto judicial emplaza al exconcejal a declarar nuevamente en el mes de octubre y le impone 700.000 euros de fianza como responsabilidad civil

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

Después de más de dos años de investigación, el Juzgado de Instrucción número 5 de Ponferrada, con competencias en Violencia contra la Mujer, ha dado por finalizada la instrucción en el caso contra Pedro Muñoz, exconcejal del Ayuntamiento de la capital berciana y expresidente de CB, por los presuntos delitos de tentativa de homicidio y malos tratos continuados hacia su exmujer, la también política y abogada Raquel Diaz.

De esta forma, el auto dictado por el juzgado, dentro del procedimiento sumario, y del que se hace eco Radio Bierzo, ve indicios suficientes de criminalidad y considera probado que Díaz sufrió agresiones, insultos y amenazas de muerte durante tres años, de los que fueron testigos familiares y amigos. Además, se incluyen más pruebas, como un informe del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses en el que se confirma que la sangre encontrada debajo de las uñas de Raquel Díaz cuando ingresó en el hospital era de Muñoz o episodios de maltrato como el que recoge una llamada realizada por la víctima al 112, además de otras agresiones.

El auto judicial, a su vez, emplaza al exconcejal a declarar nuevamente en el mes de octubre y le impone 700.000 euros de fianza como responsabilidad civil.

Libertad provisional

Desde el pasado 25 de mayo Pedro Muñoz se encuentra en libertad provisional, tras pasar dos años en la prisión leonesa de Villahierro. Además, como medidas cautelares, se le impuso llevar un dispositivo telemático de control, la prohibición de acercarse a menos de 500 metros de su expareja, la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes, la prohibición de salir de España y la retirada del pasaporte.

27 de mayo de 2020

Los hechos por los que fue detenido ocurrieron el 27 de mayo de 2020 cuando el propio Muñoz alertó al 112 de que su mujer se había caído desde la terraza, según su versión, mientras él estaba viendo la televisión en su finca de Toreno.

Tras las primeras investigaciones fue detenido días después, mientras Raquel Díaz se debatía entre la vida y la muerte en el Hospital de León, al que fue trasladada debido a las graves heridas que sufría.

Posteriormente, durante la instrucción del caso, que ahora concluye, la abogada aseguró que el expolítico la tiró por encima de la barandilla de la terraza y después la arrastró hacia el interior de la casa, donde continuó con la agresión, que le produjo hasta 14 lesiones en su cuerpo que, según el informe del examen practicado por el médico forense, no se correspondían con un único mecanismo casual, y que le han dejado con lesiones neorológicas y en silla de ruedas . También aseguró en su declaración que lo sucedido en esa fatal jornada se enmarca dentro de un maltrato que era habitual.