La Junta se compromete a colaborar económicamente en la «solución definitiva» a los desprendimientos que aíslan Peñalba

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, en su visita a Molinaseca. /César Sánchez
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, en su visita a Molinaseca. / César Sánchez

Un informe actualizado señalará a las administraciones «qué hay que hacer y cuál es el coste»

D. ÁLVAREZPonferrada

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, reafirmó hoy el compromiso de la Junta para colaborar económicamente en la «solución definitiva» a los problemas de desprendimiento que periódicamente afectan a la carretera de acceso a la localidad ponferradina de Peñalba de Santiago, pese a que la titularidad de la vía corresponde a la Diputación de León, que es la administración «responsable de actuar».

En ese sentido, Suárez-Quiñones valoró las «grandes inversiones» destinadas por la institución provincial durante los pasados meses para proceder al mallado de las laderas. «No ha sido suficiente», remarcó el consejero, que destacó que las intensas lluvias del fin de semana han provocado una «situación complicada y preocupante» que obliga a mantener cerrada la única carretera de acceso a la localidad, debido a los arrastres.

Tras reunirse la semana pasada con el presidente provincial, Juan Martínez Majo, y con la alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, Suárez-Quiñones reiteró hoy que Diputación actualizará el informe elaborado en noviembre del año pasado en el que un estudio de ingeniería proponía diversas soluciones para el problema. «No sólo es hacer, es saber lo que se tiene que hacer», remarcó el consejero, que consideró imprescindible que la inversión que se realice sea «definitiva».

Por su parte, la Asociación para el Desarrollo Sostenible del Valle del Oza (Adesvo) criticó hoy la «absoluta falta de respuesta» de las administraciones ante los «constantes derrumbes» en la carretera. En esa línea, remarcaron la influencia del grave incendio que sufrió la zona el pasado verano en el episodio que se vive en la actualidad y reprocharon a los responsables públicos su «inoperancia» y «falta de rigor».

 

Fotos