Imagen de miembros de la asociación Feministas Bercianas.

Feministas Bercianas califica de «nefasta» la organización de los Puntos Violeta

El colectivo no comparte los términos en los que se ha diseñado la iniciativa

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

La Asociación Feministas Bercianas se ha desvinculado públicamente de los Puntos Violeta que ha organizado la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Ponferrada con motivo de las Fiestas de la Encina «por no compartir en absoluto los términos en los que se ha diseñado la iniciativa».

El colectivo berciano apunta que no se han tenido en cuenta «aspectos imprescindibles» a la hora de organizar los Puntos Violeta, haciendo especial hincapié en lo que se refiere a la atención a las víctimas. «Que personas sin ningún tipo de especialización ni conocimiento en materia de igualdad puedan orientar y acompañar a mujeres víctimas de violencia en uno de los momentos más cruciales del proceso es una auténtica barbaridad que nos parece inadmisible», señalan. En este sentido, explican que plantearon ante el Consejo Municipal de las Mujeres la necesidad de que el voluntariado recibiera una formación mucho más amplia de la que se proponía pero que, sin embargo, «el Ayuntamiento ha ignorado por completo la propuesta».

«Desde la Concejalía de Igualdad se ha determinado que con menos de dos horas de formación para el voluntariado, que ni siquiera ha sido obligatoria, es más que suficiente para poner en marcha los Puntos Violeta. Y, para más inri, tampoco ha tenido a bien valorar la contratación de al menos un número reducido de profesionales para gestionar la iniciativa, vilipendiando además la labor voluntaria que en todo caso debe servir como apoyo a la labor profesional y no para sustituirla», añade.

Además, el colectivo ha criticado duramente la participación de voluntarios hombres, explicando que «que el primer contacto de una víctima de violencia machista, que por definición es una mujer agredida por un hombre, sea precisamente con una persona de sexo masculino es un auténtico despropósito y demuestra nulo conocimiento en cuanto a cómo opera la violencia contra las mujeres».

Por último, Feministas Bercianas ha alertado de que al menos uno de los bares en los que se ha colocado el distinto de «Punto Violeta» está regentado por un maltratador, por lo que «se está revictimizando a su víctima al tiempo que se acentúa el riesgo para todas las ciudadanas del municipio con la connivencia de la Concejala de Igualdad». Además, apuntan que locales donde «explotan laboralmente» a sus trabajadoras también se han sumado a la iniciativa, y denuncian que «sabiendo que la precariedad económica es uno de los principales obstáculos que las mujeres víctimas de violencia machista encuentran a la hora de escapar de sus maltratadores, esto supone un insulto en toda regla a todas ellas».

«Lorena González es una auténtica irresponsable que no ha hecho más que banalizar la violencia contra las mujeres desde que tomó posesión del cargo. Es un lastre para el feminismo y lo mejor que podría hacer es dimitir», concluyen.