La consejera de Familia, Isabel Blanco, el alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, y el presidente de Fesbal, Pedro Miguel Llorca, inauguran el XXV Congreso de la Federación de Bancos de Alimentos/César Sánchez

La consejera de Familia, Isabel Blanco, el alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, y el presidente de Fesbal, Pedro Miguel Llorca, inauguran el XXV Congreso de la Federación de Bancos de Alimentos / César Sánchez

Las familias atendidas por la Red de Protección de Castilla y León en 2021 disminuyen a 107.000 frente a las 121.000 atendidas en 2020

La consejera de Familia inaugura en Ponferrada el XXV Congreso de la Federación de Bancos de Alimentos

D. ÁLVAREZ Ponferrada

La consejera de Familia, Isabel Blanco, señaló este viernes que el número de familias atendidas a través de los distintos mecanismos de la Red de Protección a las Familias de Castilla y León descendió el año pasado a 107.000, frente a las 121.000 registradas en 2020, lo que sitúa las cifras en niveles similares a los de 2019, antes del estallido de la pandemia. Blanco participó en Ponferrada en la inauguración del XXV Congreso de la Federación de Bancos de Alimentos (Fesbal) y puso en valor la «labor fundamental» desarrollada por estas instituciones durante las etapas más difíciles de la crisis sanitaria.

En ese sentido, apuntó a la necesidad de reforzar la colaboración con estas entidades, mediante la puesta en marcha de nuevas medidas que ayuden a hacer frente a retos como la subida de precios de alimentos y carburantes. Al respecto, recordó que la Junta está articulando un nuevo elemento normativo bautizado como bonos de urgencia social.

Esta herramienta, explicó la consejera, permitirá habilitar fondos «en el menor tiempo posible» ante una «situación sobrevenida», de manera que se pueda atender «de una manera rápida y eficaz» a las familias que sufren este tipo de situaciones. Según detalló Blanco, el objetivo es que el plazo máximo sea de entre 15 días y un mes, desde que surge la necesidad hasta que las familias reciben ayuda.

Por otro lado, la consejera aseguró que el número de personas que llegan de Ucrania huyendo del conflicto bélico con Rusia se está estabilizando en las últimas semanas e incluso aumenta el número de los que retornan a su país de origen. La Junta atiende en el territorio de la Comunidad a un total de 3.316 refugiados ucranianos, a los que presta apoyo educativo y sanitario, así como ayudas de emergencia a través de los ayuntamientos.

Nuevo modelo de financiación

Por su parte, el presidente de Fesbal, Pedro Miguel Llorca, puso voz a la «incertidumbre y preocupación» de los bancos de alimentos ante la entrada en vigor, el próximo año, de un nuevo modelo de financiación de este tipo de entidades.

Llorca explicó el gran objetivo de los bancos de alimentos es «acabar de una vez por todas con la cronificación de la pobreza», fomentando la lucha contra el despilfarro y el desperdicio, aunque señaló que «con eso no es suficiente» y lamentó que el alza de precios de los alimentos registrada en los últimos meses alcance hasta el 20 y el 30 por ciento en algunos casos.

Por su parte, el alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, elogió la «gran labor» llevada a cabo por los 40 voluntarios que forman parte de la entidad local, el Banco de Alimentos del Sil, que el pasado año atendió a casi 5.000 personas, mediante el reparto de 700.000 kilogramos de comida.

Centro de día Flores del Sil

Aprovechando su encuentro con la consejera de Familia, Ramón anunció su intención de reunirse con los diferentes responsables del nuevo Gobierno autonómico para avanzar en los distintos proyectos que afectan a la ciudad. Entre ellos, destacó el del «mal llamado» centro de día de Flores del Sil, para el que exigió que se materialice el compromiso de construcción del centro de estancias diurnas. «Hay una deuda pendiente con Ponferrada y ha llegado el momento de trabajar conjuntamente para superarla», apuntó Ramón, que apeló a la «lealtad institucional» para llevar el proyecto a buen puerto.