Los expertos alertan del aumento de las consultas y denuncias por violencia de género de jóvenes de 18 a 30 años

El vicerrector del Campus del Bierzo, José Ramón Rodríguez, junto a la psicóloga, Francis Collado (I), y la Policía Municipal de Valladolid, Alicia Rodríguez, en la inauguración de las jornadas./Carmen Ramos
El vicerrector del Campus del Bierzo, José Ramón Rodríguez, junto a la psicóloga, Francis Collado (I), y la Policía Municipal de Valladolid, Alicia Rodríguez, en la inauguración de las jornadas. / Carmen Ramos

Las jornadas sobre 'Relaciones de pareja' desarrolladas por la ULE en el Campus del Bierzo evidencian la influencia de la «huella» del modelo educativo además de otros condicionantes sociales

CARMEN RAMOS Ponferrada

Los expertos alertan del aumento de las consultas y denuncias por violencia de género entre jóvenes de 18 a 30 años, según se puso de manifiesto en la inauguración de las jornadas 'Relaciones de pareja. Agresiones Sexuales' organizadas por la Universidad de León y dirigidas a alumnos de las especialidades de Enfermería y Fisioterapia, que se han desarrollado en el salón de actos del edificio de servicios del Campus de Ponferrada.

«En la zona de Valladolid se está repitiendo mucho entre las jóvenes de 18 y treinta y pocos años cuando antes venían muchísimas mujeres a partir de 40 o 50 años, no significa que no estén bajo la violencia de género sino que simplemente ahora es entre la gente más joven porque quizás la información que está llegando es que se tiene que salir de esa situación y se puede salir», aseveró la Policía Municipal de Valladolid, perteneciente al grupo SAVVD de atención a víctimas de violencia de género, Alicia Rodríguez, que no dudó en animar a las víctimas a denunciar e hizo un llamamiento también a la sociedad y a las familias «a ayudarles a que salgan de esa situación, cada uno desde su ámbito» porque «nunca a la víctima hay que dejarla sola».

Sus 15 años de experiencia profesional han permitido a esta Policía Local conocer la realidad de las víctimas que «cada vez son más jóvenes» y que en algunos casos incluso «no es la primera vez que denuncian, que han tenido varios agresores y que van repitiendo las mismas conductas». Una situación influenciada de forma directa por la dependencia emocional porque «no saben vivir solas, necesitan una pareja sí o sí y no se dan la oportunidad de sentarse y analizar en qué punto están y reconducir su vida» sino que «son conductas repetitivas» que crean una espiral de violencia.

Los expertos pusieron el foco en las relaciones tóxicas que muchas veces se producen entre adolescentes por un problema de dependencia emocional que viene alentada por la educación y los modelos del amor romántico que pueden llegar a generar casos de violencia machista. «Estas situaciones se dan muchísimo entre los jóvenes porque les mandamos muchos mensajes de manera incongruente, por un lado les decimos que tienen que tener relaciones libres, abiertas, donde sean respetuosos, les hablamos de tolerancia, pero seguimos teniendo modelos de relaciones de pareja muy tóxicas a nuestro alrededor que pueden ser nuestros propios padres o nuestra propia familia y la final la huella que dejamos hace muchísimo más que lo que decimos de una forma verbal», explicó la psicóloga Francis Collado, especialista en violencia de género y colaboradora del Centro Municipal de Igualdad de Valladolid.

Una dependencia emocional que la casuística apunta que es más frecuente en el caso de mujeres hacia hombres y que viene motivada principalmente por la educación, «por los modelos del amor romántico que nos enseñan a depender de otra persona para poder salir adelante y nos lo enseñan más a las mujeres», explicó Collado, que subrayó también como en muchos casos esta dependencia viene motivada por «la baja autoestima de una de las dos personas, de las dos o de haber estado en una relación donde hay violencia».

No obstante, los expertos reconocen que no en todas las relaciones de pareja donde se produce una situación de dependencia emocional se ha ejercido necesariamente violencia física o psicológica sino que depende «de la dinámica que se establece entre dos personas donde la relación se supone que debe acabar pero nos sentimos incapaces de hacerlo y es precisamente esto lo que hace que se establezca esa dinámica disfuncional en esa relación insana o tóxica», apuntó la psicóloga vallisoletana, que no dejó pasar por alto como todavía en muchos casos la sociedad «sigue perpetuando esos roles machistas».

Contenido Patrocinado

Fotos