El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Emilio Silva. / Álvaro Minguito

Emilio Silva repasa en Ponferrada el camino 'Del silencio a la memoria' recorrido por las víctimas del franquismo

El presidente de la ARMH ofrece una conferencia el próximo 23 de noviembre en la sala Río Selmo

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Emilio Silva, impartirá el próximo 23 de noviembre una conferencia en la sala Río Selmo de Ponferrada, titulada 'Del silencio a la memoria: el debate contra la impunidad del franquismo'. En ella, Silva hará un recorrido desde que promovió la exhumación de los conocidos como '13 de Priaranza', de la que recientemente se han cumplido 22 años, hasta la aprobación de la Ley de Memoria Democrática, que entró en vigor el pasado 19 de octubre.

Nacido en la localidad navarra de Elizondo en 1965, Silva es licenciado en Sociología Política por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y ha ejercido el periodismo en diversos ámbitos, entre ellos como director de contenidos del programa 'Caiga Quien Caiga', periodista en gabinetes de comunicación municipales y colaborador en diversos medios de comunicación nacionales y extranjeros.

En marzo del año 2000, mientras se documentaba para la escritura de una novela que contaba la historia de dos bercianos que regresaban desde el exilio argentino hasta Pereje, de donde es originaria su familia paterna, localizó la fosa de su abuelo y de otros doce hombres en Priaranza del Bierzo. Lo hizo gracias al testimonio de Arsenio Marcos, un militante comunista detenido en 1962 en Ponferrada, que le llevó a la zona donde podría encontrarse la fosa común en la que en octubre de 1936 fue asesinado su abuelo junto a otros republicanos de Villafranca del Bierzo y alrededores.

Tras localizar el lugar, Silva promovió la exhumación de la fosa, dirigida por el arqueólogo Julio Vidal, que se convirtió en la primera búsqueda científica de asesinados y desaparecidos por la violencia de los golpistas de 1936. Su abuelo, Emilio Silva Faba, militante de Izquierda Republicana, se convirtió meses después en la primera víctima del franquismo identificada por una prueba genética. De esa exhumación surgió la ARMH, de la que hasta hoy es presidente.