Entrevista / Plácido Martínez, candidato de Municipalistas por el Cambio a la Alcaldía de Ponferrada

«Hay que eliminar el muro invisible del Ayuntamiento para que sea una prolongación de las casas de los vecinos»

El candidato de Municipalistas por el Cambio a la Alcaldía de Ponferrada, Plácido Martínez./CARMEN RAMOS
El candidato de Municipalistas por el Cambio a la Alcaldía de Ponferrada, Plácido Martínez. / CARMEN RAMOS

«Creemos que es posible cambiar Ponferrada para transformarla en la ciudad que te acoge, te cuida y te acompaña»

CARMEN RAMOSPonferrada

Plácido Martínez, más conocido por haber sido en los últimos años el portavoz de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública del Bierzo y Laciana, salta de nuevo al ruedo político encabezando la candidatura de Municipalistas por el Cambio a la Alcaldía de Ponferrada. Una nueva propuesta política con la que aboga por una ciudad radicalmente democrática y defiende la inteligencia colectiva con un compromiso para conseguir una ciudad «para quienes la viven y la cultivan»

Desde la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública del Bierzo y Laciana desembarca con un nuevo proyecto político, ¿qué le animó a dar el salto?

Algo de experiencia política tenía porque fuí consejero ciudadano de Podemos en Ponferrada y me presenté a las elecciones generales en 2016, pero ya antes de pasar por la universidad estaba pendiente de lo que pasaba a mi alrededor, de las decisiones políticas, del 'no' a la OTAN,...A finales del año pasado en 2018 surgió un movimiento, porque no era partido ni tenía intención de serlo, que era político y que buscaba fundamentalmente dos objetivos: uno, poner las bases del movimiento municipalista en Ponferrada que ha tenido éxito en otras ciudades y que todo el mundo lo aplaude, desde un extremo hasta otro, excepto los que quieren mantener el poder centralizado en Madrid, en Valladolid o en León; y dos, conseguir de las fuerzas políticas presentes en Ponferrada una única candidatura que entendíamos que daba más fuerza a estas posiciones.

Una candidatura de confluencia de la izquierda progresista que finalmente no se ha conseguido...

No ha sido posible, efectivamente. A primeros de este año intentamos hacer este acercamiento, las izquierdas estaban separadas, no había acuerdo, por lo tanto no hemos roto nada, hemos intentado unir pero no ha sido posible. Supongo que todo el mundo recuerda las premisas de algunos candidatos y candidatas para la confluencia que eran inasumibles por el resto. Hay que recordar que Municipalistas por el Cambio jamás habló de puestos en la lista, intentó todo hasta el último momento, incluso en la última semana se hizo una convocatoria pública para que quien quisiera pudiera presentar las razones que las presentara y que si hubiera algún impedimento, alguna barrera que las dijera, y nos quedamos solos en aquella espera. Como eso no funcionó, desde luego a nuestro pesar porque hicimos todo lo posible, toda la gente que impulsó este movimiento dijo pues «nosotros solos» y aplicando los artículos 23 y 9.2 de la Constitución consideramos que también tenemos derecho a participar en la política y en las decisiones del Ayuntamiento.

A propósito del artículo 23, dice que todos los ciudadanos tenemos derecho a participar directamente de la política y así lo vemos porque uno de los ejes fundamentales del municipalismo es el municipio o la ciudad radicalmente democrática, lo que significa que los ciudadanos deben participar directamente. Ese muro invisible que separa dentro del Ayuntamiento y fuera hay que quitarlo de en medio porque tiene que ser una prolongación de las casas de los vecinos, de lo que uno quiere, uno siente, uno necesita.

¿Y cómo lo va a conseguir Municipalistas por el Cambio?

Hay herramientas que ya lo permiten, por ejemplo herramientas informáticas para que todo el mundo pueda participar en consultas, en referéndums de mayor o menor entidad, en presupuestos participativos, que sea la gente la que diga en qué se gasta el dinero. Sospecho que si eso se hubiera hecho antes del Mundial de Ciclismo pues seguramente la gente no se hubiera metido en un gasto de 12 millones de euros que ahora veremos cómo se paga y en unos sueldos que todos sabemos los problemas que han traído. Como eso es así y entendemos que es mucho más inteligente la inteligencia colectiva que la de algún iluminado que esté pisando moqueta en el Ayuntamiento queremos impulsar eso.

Pero no solamente con herramientas de este tipo. El municipalismo tiene que conjugar tres fuerzas que tienen que confluir. Una fuerza es la de los ciudadanos a través de la participación directa en consultas. La segunda es la participación de las asociaciones de vecinos, de comerciantes, deportivas, culturales, de ongs..., es decir, donde está la gente viva. Y la tercera pata son los partidos políticos, de unos esperamos poco o nada, de otros esperábamos mucho más de lo que hemos conseguido.

«Tiene que defenderse a la ciudad, a los habitantes y sus derechos frente a grandes lobbies y personas individuales que puedan abusar»

¿Sobre qué ejes vertebra el municipalismo su actuación?

Se trata de lograr un municipio habitable. La ciudad tiene que ser un agente que luche contra el cambio climático, que tenga movilidad sostenible, que el coche sea sustituido por la gente que camina, la gente que ve los escaparates de las tiendas, la gente que entra en los bares, la gente que conoce al vecino y que tiene los fines de semana alguna actividad en el centro de la ciudad, en los barrios o en las pedanías pero sabe que tiene que ir allí, caminar y ver a la gente, a los vecinos.

En la última legislatura se ha apostado por la semipeatonalización del centro urbano dentro de ese plan de impulso al comercio local, ¿Municipalistas seguirá trabajando en esa línea?

Está claro que el futuro de las ciudades está en hacerlas para las personas y no para los coches. Efectivamente defendemos la peatonalización de muchos lugares pero no tiene que ser una cosa drástica e inmediata. En otras ciudades o pueblos de mayor o menor entidad lo que hacen es cerrar al tráfico una parte para que la gente baje del coche y se ponga a caminar y vea una terraza, un espectáculo de teatro en la calle, una declamación de un poeta, una carrera ciclista,...que se viva la calle en lugar de estar siempre con el coche. Hay que hacer una ciudad habitable.

El tercero de nuestro ejes es conseguir un municipio valiente. Tiene que defenderse a la ciudad, a los habitantes y sus derechos frente a grandes lobbies y personas individuales que puedan abusar. Se trata de un ecologismo social, es decir, que nadie abuse de nadie, que nadie tenga tanto poder por encima de nadie para que pueda abusar de él. Obviamente ejercer este poder está más fácil por grandes lobbies, grandes empresas, grandes bancos que se aprovechan de que son los dueños de ciertas casas y viviendas. Nosotros aquí apostamos por pisos de alquiler social, no hace falta hacer un gran política de vivienda porque tenemos muchos pisos vacíos y simplemente hay que ponerlos a disposición del Ayuntamiento con algún tipo de convenio para que haya viviendas sociales, porque es el primer paso para la exclusión social, cuando uno no tiene vivienda está más fuera que dentro.

El cuarto de los ejes fundamentales es un municipio que cuida a las personas que viven en la ciudad, obviamente a las más desprotegidas. Pero cuidar a las personas no es solamente ocuparnos de alguien que está en una acera pidiendo o de alguien que no tiene recursos suficientes. Cuidar a la gente significa también que todas esas personas, pensionistas, gente mayor que vive sola, que no sabe dónde puede conseguir ayuda, toda esa gente necesita que el Ayuntamiento sea acogedor, que sea quien le cuide, porque queramos o no no van a la puerta del ministerio o de la Junta sino que van a la puerta del Ayuntamiento a pedir justamente a la administración que tienen más cercana. Pero cuidar también a los autónomos de verdad que se han dejado la vida en esfuerzo, en trabajo, en horas y más horas, y las administraciones públicas no tienen ninguna compasión con ellos y a los que se les exije puntualidad en los pagos, se les suben los impuestos, no se les tiene consideración, es independiente que le vaya bien, mal o regular y le siguen crujiendo a impuestos. A esa gente también hay que proteger a porque las grandes empresas ya tienen poder suficiente pero los autónomos o los pequeños comercios son de gente de aquí, que cuando tiene beneficio lo va a invertir aquí y cuando tiene pérdidas se lo cuenta a la gente de aquí. A esa gente hay que protegerla.

Apostamos por un municipio que colabora. Muchos pensarán que el municipalismo que se centra en el municipio como agente político puede tener poca fuerza para conseguir cambios que tienen que venir de arriba. Por ejemplo la distribución de los presupuestos. No sé si todo el mundo sabe que de los Presupuestos Generales del Estado, es decir el dinero público, el 60% se lo queda el Estado y el 40% va al resto de administraciones pero lo admistra a su vez la Comunidad autónoma de tal manera que a los municipios llega el 17% de ese presupuesto de media. Ciudades grandes reciben más del 17% y ciudades pequeñas menos. Como Ponferrada tiene la suerte o la desgracia de estar muy lejos de Valladolid que es donde se decide si recibimos el 17% o menos obviamente esto hay que cambiarlo.

¿Ustedes apuestan por un funcionamiento en red?

El municipalismo tiene más fuerza funcionando en red. Hay ya una red de municipios o de partidos políticos, movimientos, candidaturas que son municipalistas y nos estamos organizando en red. Esa red tiene que fomentar el tejido productivo, la colaboración, la creatividad, la innovación y una economía más social y solidaria. Esos municipios en red son desde Barcelona, por ejemplo, a candidaturas que hay en Murcia, en Zaragoza o en Valencia. Este es un momivimiento que entendemos que es imparable porque desde 2015 hasta ahora esto ha ido a más y no sólo en España sino en el resto del mundo. Así lo que tenemos que hacer nosotros. Desde Municipalistas por el Cambio tenemos que incrementar esta fuerza en las posibilidades que tengamos. Entendemos que llevamos tres meses escasos como partido político y hace seis ni nos lo habíamos planteado pero estamos dando los pasos que entendemos que tiene que dar un movimiento de este tipo y que desde luego no puede quedarse solamente en el 26 de mayo sino que tiene que ir más allá.

«Los candidatos que vamos en la lista dejamos una carta de dimisión firmada y cuando la asamblea entienda que no somos responsables y no obedecemos su mandato ni el programa electoral dejamos el cargo»

Habla de como el municipalismo ha calado en otras ciudades y en otras provincias, ¿Ponferrada está preparada para acoger a ese municipalismo frente a los grandes partidos?

Es verdad que es una posible crítica que nos pueden hacer de algún partido al que no le gusta mucho escuchar a la gente pero hay dos cuestiones: una, en otros lugares ha funcionado; dos, en cuanto en un barrio, en una pedanía, en la junta vecinal o en la asociación de vecinos se dén cuenta de que sus prioridades se pueden llevar al Ayuntamiento en forma de presupuesto participativo seguro que se apuntan todos los movimientos para conseguirlo. Es verdad que si Municipalistas por el Cambio tiene una representación mínima en el Ayuntamiento y no tiene la fuerza suficiente para implantar eso será más complicado, pero también es verdad que estamos esperando la reacción de otros partidos que se suban al carro del municipalismo. Cuando hagamos nosotros propuestas municipalista a ver quién se atreve a decir que no. Obviamente, Municipalistas por el Cambio tendrá más fuerza y más repercusión si está dentro del Ayuntamiento que si está fuera pero eso no quiere decir que nuestra idea se vaya a morir el día 26 de mayo sino que esperamos que vaya a más.

¿Cómo conseguirán esa fuerza?

Integrándonos en la Confederación Municipalista que hemos solicitado pero que lleva sus trámites. Todos los requisitos y puntos de su programa los asumimos perfectamente como son la autofinanciación, nosotros tenemos una línea de microcrédito, la no dependencia por supuesto de los bancos, las primarias abiertas, el sistema asambleario, toma de decisiones por mayoría. También la rendición de cuentas, cualquier integrante de Municipalistas tienen que rendir cuentas permanentemente, no solamente a la asamblea sino también a la gente que le ha votado y a los vecinos en general. Un código ético, por supuesto, limitación de salarios, etc. A propósito de esto, los candidatos que vamos en la lista vamos a dejar una carta de dimisión firmada a disposición de la asamblea del partido y en cuanto entienda que no somos responsables y no obedecemos al mandato de la asamblea y del programa electoral dejamos el cargo.

¿Cuáles son las claves de la carta de presentación de Municipalistas por el Cambio ante los ponferradinos?

La primera solicitar a los partidos políticos una candidatura de confluencia que ya vimos que fue imposible. Segunda, la remunicipalización a corto y medio plazo de todos los servicios privatizados.

El perfil del candidato

El candidato de Municipalistas por el Cambio, Plácido Martínez, nació en el último pueblo de Laciana hacia Asturias, Caboalles de Abajo. Recuerda que por el trabajo de su padre se trasladó a vivir con su familia a San Miguel de las Dueñas y posteriormente a Ponferrada en el año 1975, cuando contaba 17 años. Tiene 60 años, está casado y no tiene hijos. Plácido Martínez se inició en la política en el año 2014 con el movimiento de Podemos. «Ya era mayorcito yo en ese año y me ilusionó una forma nueva de hacer política», señala. Pero en el año 2016 «eso cambió» y junto a un grupo de gente que también estaba respaldando a la formación morada en la capital berciana decidieron retirarse de la política activa «defraudados», reconoce, «porque vimos que enseguida dejó de funcionar como prometía». En finales de 2018 decidió unirse al movimiento municipalista para intentar alcanzar una candidatura de confluencia de la izquierda tras el éxito de Ada Colau en Barcelona o de Carmena en Madrid, «que son nuestros modelos» porque entiende que abren la participación en la vida municipal a la ciudadania. Martínez reconoce que no puede estar parado «viendo que las cosas las podemos hacer mejor» por ello afronta el reto de que MC consiga representación en el Ayuntamiento de la capital berciana en las elecciones municipales.

Precisamente en Ponferrada tenemos dos servicios que son el del transporte urbano y el de limpieza y recogida de basuras en una situación de bloqueo, de alegalidad, que no se ha resuelto en esta legislatura, ¿qué proponen para ambos?

Desde Municipalistas por el Cambio tenemos claro que los servicios que tiene responsabilidad el Ayuntamiento de prestar tiene que prestarlos directamente lo que significa remunicipalizar. Somos conscientes de que los contratos que se han firmado, unos son engorrosos, otros poco claros, hay intereses, porque no podemos olvidar que hay algunos empresarios por ahí que tenían intereses y que se ha demostrado que hay juego sucio por detrás. Todo eso es cierto, pero también lo es que hay un viejo refrán que dice 'Hecha la ley, hecha la trampa' y si cogemos cualquiera de los contratos y los revisamos minuciosamente seguro que encontraremod o algún resquicio legal o algún incumplimiento, es decir, alguna forma de devolver al municipio la responsabilidad. Pero si eso no fuera así, desde luego lo que sí se puede arrancar es el compromiso del resto de partidos para que no vuelva a suceder y que si un contrato no se puede revisar, no se puede remunicipalizar en cinco o diez años haya un compromiso de todos los partidos para que eso sea en el momento que sea, no vale la disculpa de que el contrato es muy lejano y cuando se acerca el momento viene el partido de turno y resulta que lo renueva.

Entendemos que es algo de sentido común. Una empresa que presta un servicio para el Ayuntamiento o para los vecinos tiene que sacar una parte que es el beneficio que sólo puede venir de dos caminos: una, o presta un servicio de peor calidad, como es el caso en algunas empresas, o que los trabajadores y trabajadoras cobran menos, entonces eso remunicipalizando se acabó porque ya los vecinos y vecinas reclamarán a quien tiene la responsabilidad que es el Ayuntamiento. Además, los trabajadores no tienen por qué cobrar menos que lo que cobraban hasta ahora, es más, los derechos de los trabajadores se tendrán que mantener exactamente igual. Es uno de los puntos que llevamos en nuestro decálogo inicial que era que la contratación y el respeto por la igualdad entre hombres y mujeres en todos los aspectos del Ayuntamiento y en todas las contrataciones que tenga que hacer el Ayuntamiento. Tenemos que hacer una lista de empresas que respeten todo el ideario de la igualdad, la limpieza y la transparencia. Empresas que están en procesos extraños o en procesos judiciales lógicamente no van a contratar con el Ayuntamiento. Bancos que deshaucian sin solución habitacional tampoco van a tener contratos municipales. Pretendemos que la contratación sea una extensión de la política del Ayuntamiento.

¿Cuál es la apuesta de Municipalistas por el medio rural en un municipio eminentemente conformado por pueblos?

Uno de los puntos principales del municipalismo es la atención a los núcleos más castigados por la inercia centralista o peligro de despoblación. Incluso Ponferrada ya tiene síntomas peligrosos de despoblación y de inactividad económica así que también tenemos que incidir en ello. En las pedanías y las entidades locales menores lo que tiene que hacer el Ayuntamiento es tratar a esos vecinos exactamente igual que otro que vivan en el centro de la ciudad o en cualquier otro barrio, dándole una calidad de servicios exactamente igual. Las comunicaciones y el acceso a las redes de internet tienen que ser iguales así como la frecuencia de la recogida de basuras. El Ayuntamiento tiene que darle los mismos servicios para que no haya diferencias. Los plenos del Ayuntamiento no tienen porque celebrarse siempre en el mismo lugar puede ser en una pedanía o en un pueblo, perfectamente, y es una forma de visibilizar a la gente que también vive allí y hacer que se comprometan con una radicalidad democrática, que vean el Ayuntamiento cerca no lejos, acabar con ese muro invisible de la gente que está dentro y la que está fuera. Desde luego desde Municipalistas lo que no queremos es gente iluminada que diga tengo ideas geniales, maravillosas como el Mundial de Ciclismo, y vosotros, el resto de los mortales, no tenéis ni idea de qué es lo bueno para vosotros.

Esa radicalidad democrática suena un tanto extremista...

Bueno, a lo mejor somos extremistas, pero la radicalidad democrática, insisto, es el artículo 23 de la Constitución: los ciudadadanos tienen derecho a participar directamente. Un señor muy trajeado que viene de aquí o de allá por el hecho de estar en el Ayuntamiento y pisar moqueta no tiene más inteligencia social que los demás. Hay gente que te encuentras por la calle que tiene más sentido común que ese que igual piensa que por haber estado en un partido político durante 20 años ya sabe más que lo demás.

A propósito del tiempo en un partido político, estamos absolutamente en contra de la profesionalidad de los políticos. Del mismo modo que todos tenemos derecho a votar y todos, desde luego desde Municipalistas empujamos a que todo el mundo vote y nadie nos tiene que decir qué es mejor, qué es peor, informarse lo suficiente para saber lo que quiere, de ese mismo modo, si somos responsables y somos adultos para votar también somos adultos para decidir presupuestos participativos, exactamente igual.

Una de las exigencias no sólo desde la Confederación Municipalista sino desde los inicios de Municipalistas por el Cambio era que la participación en política con cuatro años ya está bien y ocho ya es el máximo posible, más de ocho no debe estar nadie en la política porque, además, es muy peligroso que la política se dedique exclusivamente la gente que no tiene otra cosa. Afortunadamente en nuestras listas y en las listas Municipalistas quien va es gente que tiene su profesión, que tiene su trabajo o lo está buscando, que es pensionista, etc., es decir, es gente que nunca se ha dedicado profesionalmente a la política y que, desde luego, no buscamos la profesionalidad.

¿Qué destaca de la gente que le acompaña en esta candidatura?

Que no tienen experiencia en admninistración pública pero sí en colaboración. Hay mucha gente que colabora altruístamente, que son voluntarios o voluntarias en el Banco de Alimentos, en asociaciones como Ambi, por ejemplo, en Protección Civil, en la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública del Bierzo y Laciana, y si no participan más es porque llegan y a las 24 hora del día, porque se pasan horas y horas, y a veces con la invisibilidad desde el Ayuntamiento, porque puede hacer mucho más por todo este tipo de asociaciones, puede implicarse muchísim. Por ejemplo en la Plataforma en Defensa de la Sanidad todo el mundo sabe que el Pleno dijo sí a colaborar y lo único que hizo la alcaldesa fue pagar unas cuontas y adiós muy buenas. Desde el Ayuntamiento tiene que haber un impulso, una colaboración mucho más extrecha con todas las asociaciones y todos los voluntarios que están dejando ahí tiempo y a veces hasta dinero. Tiene que ser una gente político más, que al Ayuntamiento no se puede ir solamente a administrar un dinero y a gestionar, no, el Ayuntamiento tiene que ser un agente político y tiene que ir en una dirección que no sé si tiene que ser de derechas o de izquierdas.

«Un político de verdad, de los que se echan de menos en las últimas décadas en toda España, tiene que ser una persona que sepa negociar»

Precisamente, ¿en qué lado se sitúa Municipalistas?

No quiero entrar en si somos de derechas o de izquierdas pero desde luego el eje fundamental del Municipalismo es el dentro y fuera, no arriba o abajo, derecha o izquierda, lo que significa que la gente que está dentro del Ayuntamiento no tiene por qué dirigir o mandar, tiene que coordinar lo que significa que cuando hay un concurso de ideas, por ejemplo, para dar vitalidad a nuestro río que parece sólo un sitio para cruzar de uno a otro lado cuando en otras ciudades se le convierte en un individuo más de la ciudad, cuando hagamos eso, sea la gente quien lo diga y quien lo decida. ¿Eso es ser de izquierdas? Bueno, sí. En general el Municipalismo no es solo implantar o promocionar ideas progresistas sino que tiene que ser una participación real, ¿eso es progresista? entendemos que sí. A lo mejor nosotros nos vamos a definir como la izquierda de la izquierda, pero insisto, lo fundamental es el eje dentro-fuera del Ayuntamiento, la radicalidad democrática.

Municipalistas por el Cambio salta a la arena política por primera vez en unas elecciones municipales a las que concurren once formaciones y que apuntan a una nueva posible fragmentación del Ayuntamiento que necesitará pactos, ¿qué líneas rojas establecerían?

Un político de verdad, de los que se echan de menos en las últimas décadas en toda España, tiene que ser una persona que sepa negociar, lo que significa que tiene unos objetivos máximos y unos objetivos mínimos, obviamente, cuanto más amplio sea el margen pues más posibilidad de acuerdo. Obviamente tendrá que negociar con alguien que también tenga unos objetivos máximos y unos mínimos y si coincide el marge de uno con el de otro habrá posibilidad. Desde luego el trabajo del político es negociar y en la política española y municipal por supuesto que cuanto más fragmentado, más necesidad de negociar. Pero es que el trabajo del político es negociar.

Nosotros sabemos que no vamos a entrar con la suficiente fuerza como para ser el alcalde y decidir por mayoría absoluta, claro que no, somos conscientes no ingenuos, ahora una vez que estemos en el Ayuntamiento lo que sí vamos a recordar día tras día es que el trabajo de los políticos no es quejarse de lo mal que están las cosas, de lo poco que se ponen de acuerdo dentro, de las circunstancias ajenas, ni siquiera ser notarios de lo que sucede, lo que tiene que hacer es solucionar problemas y si para ello no tienes mayoría suficiente tienes que negociar.

¿Es algo que han echado en falta esta legislatura?

A nivel municipal y nacional también, vemos unos panoramas en los que en lugar de ser políticos de verdad, que significa solucionar problemas y llegar a acuerdos, sin olvidar las preferencias y el objetivo de cada uno, lo que se está haciendo es el filibusterismo político, o lo que es lo mismo, que como no estoy en el gobierno voy a poner todas las zancadillas posibles para que fracase y así le gano más votos. Eso no es una solución. Seguramente los mismos votantes de ese partido que funciona de esa manera se lo van a reprochar directa o indirectamente, porque supongo que todo el mundo estará de acuerdo en que la imagen de los políticos en general es terriblemente mala porque se entiende la política como los 'hooligans', gana mi partido, pierde, mi partido no se deja engañar, impone estas líneas. No. Lo que debe hacer un político responsable es intentar convencer a los demás de sus buenas ideas o de sus buenos puntos en el programa electoral.

Desde Municipalistas sabemos que no vamos a ser la fuerza más votada, lo asumimos, pero eso significa que vamos a exigir a la fuerza más votada que asuma su papel y al resto de fuerzas políticas a que también asuman el suyo. Eso significa que todos debemos ponernos a negociar en la medida de nuestras fuerza y, obviamente desde Municipalistas lo que intentaremos es que las propuestas, que tenemos muchas, se puedan incluir en la acción política del Ayuntamiento en la mayor medida posible. El límite lo pondrán los ciudadanos cuando nos digan con cuántos representantes entramos y con eso tenemos que apañarnos. En principio no va a haber ninguna línea roja. Nosotros vamos a proponerle al resto de representantes nuestras propuestas e intentaremos debatirlas y convencer a los demás de que son ideas, primero, que han salido de la gente, y segundo, de que son buenas y baratas, no son grades promesas que quedan muy bien en la campaña electoral y luego llega la realidad y dicen que no puede ser o que cuestan millones de euros.

¿Plácido Martínez apuesta que se afiance la voz de la calle en el Ayuntamiento?

Efectivamente. Yo he hablado con gente corriente que no está vinculada a ningún partido político y siempre me surgió la inquietud de que gente corriente estuviera durante cuatro años participando en política, implicándose más o menos, y que luego lo dejara porque la política es una responsabilidad de todos, yo no creo que se deba dejar a una clase social o a un nivel determinado. En la política debe ser gente corriente que dedica unos años a esto, punto. Insisto en que como la inteligencia colectiva siempre es mejor que la particular de uno debería entrar en el Ayuntamiento en forma de participación de todos.

Una llamada al electorado, ¿por qué cree que debería dar su apoyo en las próximas elecciones a Municipalistas por el Cambio?

Creemos que es posible cambiar Ponferrada. Transformar Ponferrada en la ciudad que te acoge, te cuida y te acompaña. Y, si creemos, podemos fortalecer la ciudad común frente a la de unos pocos, construir una ciudad para quienes la viven y la cultivan, la alimentan y la respiran, la construyen y la pagan, la sienten y la disfrutan.