El despido de una trabajadora de LM Wind Power tras una baja se resolverá finalmente en los juzgados

Concentración de CGT ante el Campus de Ponferrada en apoyo de la trabajadora despedida./Carmen Ramos
Concentración de CGT ante el Campus de Ponferrada en apoyo de la trabajadora despedida. / Carmen Ramos

El sindicato CGT se concentra a las puertas del Campus de Ponferrada para exigir la readmisión de Gabriela y denuncia la «política del miedo» que la compañía pretende imponer entre los 900 operarios de la planta de La Llanada para evitar bajas

CARMEN RAMOS Ponferrada

El despido de una trabajadora de LM Wind Power en Ponferrada se resolverá finalmente en los juzgados. El acto de conciliación celebrado este jueves en la oficina del Servicio de Relaciones Laborales (Serla) en el Campus del Bierzo se cerró sin acuerdo por lo que serán los tribunales los que deberán determinar la procedencia o no de la media adoptada por la empresa tras la reincorporación de la operaria después de sufrir una recaída de una lesión provocada por un accidente laboral por la que ya estuvo de baja.

El sindicato CGT, que se concentró en apoyo de la trabajadora ante las puertas de la ULE en la capital berciana instantes previos a la celebración de la conciliación, considera que la compañía «ha perdido la oportunidad de reconducir la situación» y avanzó que seguirá adelante con la campaña de información hasta la celebración del juicio.

Representantes de la organización exigieron en la protesta la «¡readmisión ya!» de la operaria que lleva casi dos años trabajando en la compañía al considerar que se trata de un «despido injusto» tras un accidente laboral «a pesar de que la mutua no le quiso dar la baja como accidente laboral» y teniendo en cuenta que «ella con buena voluntad se reincorporó al puesto de trabajo cuando consideraba que estaba bien para trabajar pero esto le supuso una recaída», explicaron.

Desde el sindicato arremetieron contra la «actitud mezquina» de la empresa teniendo en cuenta que «procedió a despedirla de forma inmediata cuando ha sido accidente laboral y no tiene motivos para hacerlo», explicó el delegado de CGT en LM, Alejandro López.

CGT entiende que la compañía está utilizando el despido de Gabriela para «amedrentar a la plantilla, ponerla contra las cuerdas y que vayan a trabajar a cualquier precio». Dejan claro que «eso no lo vamos a consentir» y adelantan que «vamos a estar aquí peleando hasta conseguir la readmisión de Gabriela».

 

Fotos