Pedro Muñoz, a su salida del Centro Penitenciario de León. /i.Santos/M.Fernández

Pedro Muñoz, a su salida del Centro Penitenciario de León. / i.Santos/M.Fernández

La defensa de Muñoz: «Está muy emocionado (...) necesitamos un juicio lo antes posible para poder acreditar su inocencia»

Los abogados del exconcejal de Ponferrada reciben «con agrado» su libertad condicional con medidas cautelares y consideran «un poco excesivo» los dos años que pasó en prisión provisional

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

«Pedro está muy emocionado (...) necesitamos un juicio lo antes posible para declarar su inocencia». Son las primeras palabras de los abogados de la defensa del exconcejal de Ponferrada Pedro Muñoz, Pedro Quintana y Ana Isabel López, tras conocer la decisión del titular del juzgado de instrucción número 5 de Ponferrada sobre su puesta en libertad en las próximas horas con medidas cautelares cuando estaba a punto de cumplir dos años en prisión provisional, investigado por delitos de tentativa de homicidio y malos tratos habituales en el ámbito familiar supuestamente cometidos contra su pareja, Raquel Díaz.

La jueza aún no había notificado a media mañana de este miércoles a los letrados de Muñoz el auto de libertad condicional «pero estará para cualquier momento», indicó Quintana, tras la comparecencia en los juzgados de la capital berciana, que en el caso de Muñoz fue telemática. «La recibimos tarde pero con agrado porque mantenemos que tener a una persona en prisión con esta ligereza nos parece un poco excesivo», subrayó.

«Motivos de peso para no tenerlo en prisión»

Los abogados se muestran satisfechos de que al fin se haya dictado la libertad condicional para su defendido, que llegaron a solicitar hasta en siete ocasiones, esgrimiento los mismos argumentos que en los dos últimos años. «Es cierto que al principio podía entenderse que podía haber una serie de indicios, pero también es cierto que con el paso del tiempo se han ido practicando un gran número de diligencias y todos esos indicios los han ido laminando, han ido contradiciéndolos», apuntó Quintana. Unos «motivos de peso» de sus letrados «para no tener a una persona en prisión durante tanto tiempo», subrayó.

El resto de argumentos que han puesto sobre la mesa los letrados de la defensa del exconcejal es que la prisión provisional en España es una medida excepcional que se acuerda solo en casos en los que otras medidas no puedan conjugar los fines que persigue la prisión provisional como un hipotético riesgo de fuga o la destrucción de pruebas.

«Después de tanto tiempo con la instrucción avanzada, destrucción de pruebas es imposible que las hubiera» y también «el riesgo de fuga era algo hipotético porque su intención es ponerse a disposición judicial porque su defensa tiene muy claro que lo que necesitamos es un juicio a la mayor brevedad posible para poder acreditar su inocencia», concluyó el abogado de la defensa.