Entrevista/ Javier Arias, candidato de Izquierda Unida a la Alcaldía de Ponferrada

«Hay que crear empleo estable y de calidad para que la gente no tenga que ir fuera y pueda tener un futuro en la ciudad»

El candidato de IU a la Alcaldía de Ponferrada, Javier Arias./CARMEN RAMOS
El candidato de IU a la Alcaldía de Ponferrada, Javier Arias. / CARMEN RAMOS

«Este mandato ha sido el de la crispación, a pesar de la gran pluralidad política no se ha sabido llegar a demasiados acuerdos»

CARMEN RAMOS Ponferrada

Es el más joven de los aspirantes a ocupar el primer sillón municipal en las elecciones del 26 de mayo. Un reto que Javier Arias, candidato de Izquierda Unida a la Alcaldía de Ponferrada, afronta «con ganas e ilusión» convencido de lograr un gran resultado que permita dar un gobierno de izquierdas a la ciudad para «acabar con la crispación de estos últimos cuatro años». Una Ponferrada pensada para todos, potenciando la participación con una concejalía propia, donde los barrios y pedanías tengan voz, en la que las mujeres hablen alto y claro desde su propia área municipal y que ofrezca posibilidades a los jóvenes para labrarse su futuro.

Se estrena como candidato de IU a la Alcaldía de Ponferrada en las elecciones municipales del 26 de mayo, ¿qué le ha animado a dar este paso?

Primeramente la situación que se ve de la ciudad y de la comarca. Una ciudad que cada vez tiene menos población, más envejecida y donde los jóvenes no tenemos ninguna posibilidad de futuro, por lo que mi objetivo es intentar trabajar para que la gente que vive aquí no tenga que ir fuera y pueda tener un futuro en la ciudad donde nació y en la comarca donde probablemente la mayoría desearía vivir y no puede.

Habla de los jóvenes, ese potencial de la comarca que no ve futuro, ¿desde Izquierda Unida qué medidas pondrán en marcha para revertir esa situación?

Lo fundamental es la creación de oportunidades y al final los ayuntamientos en este sentido tienen las competencias que tienen pero hay que trabajar con el resto de administraciones, con la Diputación y la Junta, porque no es un problema únicamente del Bierzo sino que Castilla y León es la comunidad autónoma de las que más población pierde en España. Desde luego creemos que pasa por crear empleo estable y de calidad, porque si los jóvenes cuando no tienen oportunidades y se ven obligados a irse fuera es porque no tienen empleo, no tienen el poder de desarrollar una vida plena aquí.

Creemos que el futuro pasa por la creación de cooperativas de transformación de productos agrícolas y también para su comercialización, pasa por la reindustrialización, que tanto nos llevan vendiendo desde las Cortes autonómicas y desde el Gobierno central y que nunca se ha producido. Apostamos por medidas que fijen población en el medio rural y por la mejora de las comunicaciones. Hoy en día es indispensable que cualquier empresa que se vaya a instalar aquí tenga un buen acceso a internet y una buena salida por carretera para sus productos.

Defiende la creación de empleo estable y de calidad, ¿que medidas impulsarán para facilitar la llegada de nuevas empresas si llegan al Ayuntamiento?

Deberíamos hacer un plan coordinado con todas las administraciones, incluido el Consejo Comarcal del Bierzo, con el resto de ayuntamientos de la comarca, con la Junta y con la Diputación para ver cuáles son las mejores soluciones. Una de ellas, podría ser el abaratamiento del coste del suelo en los polígonos industriales con el compromiso de las empresas que generen empleo estable y de calidad y no se se deslocalicen. Otra de las propuestas es la mejora de las comunicaciones, como son la autovía a Asturias y a Orense porque entendemos que al final buena parte del producto sale a través de los puertos marítimos y si no hay esa conexión con ellos va a ser inviable por mucho que le rebajemos el suelo a las empresas se instalen aquí. Pero lo fundamental es un plan coordinado con todas las administraciones que nos permita superar el fin de la minería y que posibilite el retorno de toda la gente joven que se ha formado fuera y que ahora mismo no tiene la oportunidad de trabajar aquí.

Otro de los puntos importantes también es la Universidad y, a través de Ciuden, la innovación y la investigación. Creemos que las universidades no sólo son motores culturales sino también económicos. El poder incorporar en Ponferrada nuevas carreras que no tenga la ULE como es el caso de Turismo, Ciencias Políticas o Magisterio. Nos congratulamos de que la Universidad de León vaya a apostar ahora por la residencia de estudiantes que creemos que también puede ser un foco de fijación de empleo, no sólo para que vengan más jóvenes sino para que los que viven en Ponferrada o en la comarca se puedan quedar aquí a estudiar y a desarrollarse.

El programa está muy enfocado a los jóvenes, ¿es el electorado que IU pretende fundamentalmente movilizar en estas elecciones?

Sí que es verdad que el programa está muy pensado para los jóvenes pero también creemos que hay que hacer especial hincapié en la gente mayor de 45 o 50 años que lleva toda la vida trabajando en la misma empresa y que ahora se ha quedado en el paro y que también se ven obligada a marcharse cuando ya tiene una familia formada, una hipoteca que pagar...Pretendemos movilizar a la gente joven pero también a toda la gente adulta a la que el sistema no le ha permitido desarrollar una vida plena en el final de su carrera laboral.

¿Con qué objetivos afronta este reto?

Con el objetivo de dar un gobierno de izquierdas a Ponferrada. El otro día decíamos entre varios compañeros que si los medios de comunicación hicieran una encuesta sobre lo que nosotros proponemos y lo que quiere la ciudadanía probablemente seis concejales se quedaran cortos. Pero bueno, lo básico es darle un gobierno de izquierdas a la ciudad y una estabilidad que no ha tenido estos cuatro años.

«Hay que crear empleo estable y de calidad para que la gente no tenga que ir fuera y pueda tener un futuro en la ciudad»

¿Un gobierno de izquierdas que cambiaría básicamente la política que se ha hecho en los últimos años?

Sí, sobre todo porque hace muchos años que no hay un gobierno de izquierdas en Ponferrada, desgraciadamente, pero está claro que por lo menos lo que queremos es acabar con la crispación que ha habido en estos cuatro años. Este mandato ha sido el de la crispación. A pesar de la gran pluralidad política sí que es verdad, y que probablemente ha sido un fallo de todos los grupos políticos, que no se ha sabido llegar a demasiados acuerdos. Quizá mucha de la culpa haya sido del equipo de gobierno pero que en cuatro años sólo hayan sacado unos presupuestos adelante o que sólo hayan sido capaces de presentar dos y uno al final del mandato dice mucho de la falta de diálogo que ha existido en el Ayuntamiento.

Algo que en esta legislatura ha impedido avanzar en asuntos municipales de calado como el caso del transporte urbano o el contrato del servicio de limpieza y basura

Claro, al final el Ayuntamiento tiene muchas patatas calientes encima y la falta de diálogo no ha permitido el poder desarrollarlos. Nosotros con el tema del TUP sí que fuimos capaces de dialogar con otro grupo político para pedir un pleno extraordinario para intentar su municipalización, para que la gestión fuera municipal. En el tema de los remanentes, también fuimos capaces de hablar con toda la oposición para presentar un plan alternativo, pero en líneas generales en el mandato no se ha sabido dialogar, ya no ponerse de acuerdo, porque entiendo que cada uno defiende unas ideas, pero ha faltado ese diálogo que en una Corporación municipal que ha estado tan fragmentada y que tiene pinta de que va a volver a estarlo es vital.

Desde IU ¿confían en que ese diálogo llegue?

Nosotros vamos a apostar por él. Somos conscientes de que las mayorías absolutas se acabaron y que la disposición que va a tener el próximo Pleno en el que probablemente haya varios grupos políticos en la Corporación desde luego no cabe otra que tanto nosotros como las otras formaciones políticas vayamos a ese diálogo tan necesario para sacar adelante todas las cuestiones básicas de la ciudad.

Llegado el momento de pactos, ¿cómo lo afrontarían? ¿establecen líneas rojas?

No, las líneas rojas son las que llevamos en el programa. Nosotros al final nos presentamos a unas elecciones municipales para conseguir llevar a cabo los máximos puntos posibles de nuestro programa y con todas aquellas fuerzas con las que seamos capaces de ponernos de acuerdo en aspectos programáticos que creamos que son buenos para la ciudad desde luego que vamos a estar de acuerdo con ellos en el pleno, con aquellos que no seamos capaces no. Es obvio que parece que nuestra tendencia siempre va a ser más a ponernos de acuerdo con las fuerzas progresistas que con las de derechas, pero desde luego al final va a ser una cuestión de programa.

¿Qué ofrecen a los ponferradinos para llegar al Ayuntamiento?

Aparte de empleo y reindustrialización, Ponferrada lleva muerta culturalmente muchos años. No creo que el impulso pase por la creación de festivales de música o de arte, que también, sino desde el punto de vista de la creación artística. Nosotros proponemos que el antiguo colegio de Flores del Sil se convierta en un centro social y cultural donde no sólo tengan cabida las diferentes asociaciones sino que también los jóvenes puedan ir allí a pintar, a bailar o a lo que ellos quieran. Creemos que es muy necesario que los jóvenes tengan alternativas de ocio no sólo de empleo para que puedan desarrollar en Ponferrada una vida plena en todas las facetas.

En cuanto a deporte, en Ponferrada necesitamos mucho, porque a todos se nos llena la boca hablando de los grandes deportistas que tenemos, como es el caso de Lydia Valentín o ahora cuando llega la fase de ascenso de la Ponferradina, pero falta en la base muchas cosas y muchas escuelas deportivas carecen de medios para trabajar cada día.

Creemos que la ciudad hay que reorganizarla porque hay calles que son un verdadero caos, que hay que asfaltar, que hay que mejorar las aceras, que hay que cuidar los parques...Apostamos por una ciudad viva, que tenga grandes espacios verdes, que tenga también peatonalizaciones pero con sentido, que sirvan para que la gente disfrute de espacios públicos y para que regulen el tráfico y mejoren las zonas comerciales de la ciudad.

El perfil del candidato

Javier Arias es el más joven de los 11 candidatos y candidatas que concurren a las elecciones municipales del 26 de mayo en Ponferrada. Está soltero y es estudiante de Derecho. Entre sus aficiones se encuentra el deporte, sobre todo el ciclismo, una modalidad deportiva que no sólo practica sino que también disfruta viendo en televisión. Le gusta estar informado y es lector habitual de la prensa diaria aunque también la lectura de libros es otra de sus pasiones, principalmente los de la temática de historia. La música se cuenta también entre sus aficiones, entre ellas la música clásica, no en vano de niño tocó el violín «y algo me ha quedado», señala. Su andadura política se inició a los 16 años en las Juventudes Comunistas. Un viaje que experimentó un pequeño parón una vez que se marchó a estudiar fuera pero que retomó en las elecciones municipales del año 2015 donde fue de número 3 en la lista de Ponferrada en Común (PeC) y que se mantiene hasta estos días.

¿Qué lugar ocupa la participación en su proyecto de ciudad?

Nosotros no solo votamos en contra de los presupuestos porque creíamos que hubiera otra forma de gestionar el dinero sino también porque echábamos de menos unos presupuestos participativos, que la ciudad pudiera intervenir en los presupuestos y pudiera decidir cuáles son aquellas actuaciones que necesita cada barrio, en qué quiere que se gaste su dinero. Creemos que la ciudadanía, a través de la sociedad civil organizada, debe participar de una manera activa para que el 'sillón 26' se lleve a cabo y que los ciudadanos puedan intervenir en los plenos y aportar sus ideas, no sólo con los presupuestos sino en cualquier materia que se estime oportuna.

¿Plantean la creación de alguna nueva área municipal?

Sí, la Concejalía de la Mujer para que desde la perspectiva de la mujer trate todos los asuntos importantes de la ciudad, bien sean los presupuestos o la faceta cultural o deportiva. Creemos que uno de los problemas es el machismo que hay en la sociedad y que probablemente desde las administraciones públicas tampoco se trata de erradicar desde la base.

Otra de las áreas que queremos potenciar es la de Participación Ciudadana dándole una concejalía expresa y que pueda tratar todos los asuntos de participación y de contacto con las asociaciones.

También proponemos una Concejalía de Barrios y Pedanías que esté en plena sintonía con todos los alcaldes pedáneos y con todos los barrios y que haya una relación adecuada con todos. En este sentido, proponemos la celebración de un pleno anual sobre el estado del municipio y de las pedanías y los barrios porque nos dará una visión global de la situación real del municipio.

«Este mandato ha sido el de la crispación, a pesar de la gran pluralidad política que no se ha sabido llegar a demasiados acuerdos»

Respecto a su candidatura, ¿qué destacaría de la gente que le acompaña para dar el salto al Ayuntamiento?

Creo que tenemos una lista que pocos partidos pueden presentar y que combina gente joven y más madura, con más o menos experiencia política, pero hay gente como Esther, número 2, que viene del Banco de Alimentos, de asociaciones de ayuda a los que más lo necesitan, tenemos trabajadores, profesores, doctores en veterinaria, otro chico que está haciendo el doctorado de ingeniería mediambiental...Tenemos una lista bastante plural y abierta que incluye a gente que va a votar por primera vez con 18 años hasta gente más madura y con más experiencia.

¿Considera que los resultados de las elecciones nacionales podría llegar a repetirse en las municipales?

No. Sí que es verdad que hay un voto fijo que tiene cada partido, que no sé en tanto en cuanto puede ser de porcentaje, pero hay varias incógnitas. La aparición de los partidos locales que no se presentan a las nacionales, que la extrema derecha ya no concurre a estas elecciones, el que Izquierda Unida y Podemos vayamos separados...Aunque sí que se puede hacer un análisis un poco general, después de las elecciones nacionales hay muchas incógnitas que resolver todavía.

¿Confían en repetir e incluso superar las dos concejalías que lograron en las últimas elecciones?

Sí, desde luego que sí. Nosotros salimos a por todas y a obtener el mejor resultado posible. Probablemente si hiciéramos una encuesta sobre las propuestas que proponemos esos dos concejales se quedarían muy cortos, incluso los seis. Salimos a por todas y a darle un gobierno de izquierdas a la ciudad.

¿Cómo afrontan la campaña?

Con ganas. Estoy muy contento del equipo, del programa que tenemos y, la verdad es que con muchas ganas. Estoy muy orgulloso de la situación en la que estamos ahora y la afronto como un reto ilusionante.

¿Qué mensaje trasladarían desde IU a la ciudadanía para que se inclinara por apoyarles en las urnas?

Quisiera lanzar un mensaje un poco general porque son tiempos en los que parece que la política y los políticos estamos un poco lejos de la ciudadanía pero no es cierto, al menos los de Izquierda Unida. Sé también que a veces esto de tener dos elecciones seguidas puede hacer caer a la gente en el desánimo. Tanta participación que hubo en las generales espero que se mantenga y que vaya a votar en las municipales. La gente tiene que ver, oír y reflexionar sobre la ciudad que quiere y la Ponferrada que quiere. Nosotros estamos proponiendo un proyecto claro, de izquierdas para la ciudad y que la gente sea consciente de que la política importa e importa mucho, que importan las decisiones más transcendentales para la vida de las personas en la ciudad y que, al final, en un ayuntamiento estamos decidiendo desde el colegio en el que van a estudiar los niños, a dónde van a jugar o si tenemos una zona peatonal o no.

¿Cuál es la Ponferrada que quiere Izquierda Unida?

Una Ponferrada abierta, las ciudadades por ser algo concreto no pueden dejar de ser algo vivo. Una ciudad abierta a sus barrios, a sus pedanías, que muchas veces hemos visto como el Ayuntamiento las ha dejado un poco de la mano de Dios. Una Ponferrada abierta a la cultura donde los jóvenes y no tan jóvenes tengan esa capacidad de crear y de reivindicarse artísticamente. Una Ponferrada abierta al deporte, dejándonos de la celebración de grandes eventos y donde las personas tengan la posibilidad de hacer deporte y de disfrutar de zonas verdes. De comercio local, de nuevos barrios, porque muchas veces hablamos de las obras que hacemos en el centro y perdemos un poco de vista el resto de los barrios. Hay algunos que da verdadera pena su estado como es el barrio de la zona de la Universidad, el Barrio de los Judíos, muchas zonas del Temple, el barrio de la Estación...Creemos que hay que poner el foco sobre aquellas zonas más deprimidas actualmente y sobre aquellos colectivos que más han perdido con la crisis.