Borrar
Imagen del desfibrilador semiautomático que llevan los agentes en las patrullas y que fue crucial para salvar la vida de un hombre en Ponferrada. PMP
«La coordinación del grupo fue muy buena y pudimos salvarle la vida»
Ángel, agente de la Policía Municipal de Ponferrada

«La coordinación del grupo fue muy buena y pudimos salvarle la vida»

La Policía Municipal de Ponferrada fue la primera en llegar a un accidente en el que el conductor había sufrido una parada cardiorespiratoria y fueron necesarias dos descargas del desfibrilador semiautomático para que recuperara el pulso

Esther Jiménez

Ponferrada

Jueves, 18 de enero 2024, 08:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Pudo acabar de forma trágica pero por suerte no fue así. En la tarde del lunes, un hombre de 80 años sufrió una parada cardiorespiratoria mientras conducía en la calle Ramón González Alegre de Ponferrada pero la rápida intervención y la gran coordinación de los efectivos de la Policía Municipal desplegados en la zona, junto con los servicios de emergencia, consiguieron salvarle la vida.

La primera patrulla en llegar al barrio del Temple, a la altura de la gasolinera, fue la de Atestados, como explicó a este periódico Ángel, uno de los agentes que intervino en la actuación, que comprobaron que una persona -que después les explicó que era enfemero- estaba realizando al herido reanimación cardiopulmonar (RCP) dentro del vehículo. Después lo sacaron del coche para continuar con la reanimación en el suelo, mientras ya habían solicitado una ambulancia urgente y un desfibrilador semiautomático (DESA) que la Policía tiene en uno de sus vehículos.

Una vez que llega el DESA, los policías colocaron los parches y siguieron las indicaciones, «nos dice que tenemos que darle una descarga, aunque al final fueron necesarias dos hasta que llegaron los servicios sanitarios, que ya nos dijeron que el hombre tenía pulso y había recuperado el conocimiento».

El herido fue trasladado al Hospital El Bierzo «y allí el médico del 112 nos dice que ha llegado estable, respirando por sus propios medios, con pulso y con pronóstico bastante bueno, y ya nos han confirmado que está mucho mejor», destaca.

Para este agente, el DESA es «crucial» para este tipo de emergencias. Y en este caso, si no hubiera sido por el desfibrilador, «la persona hubiese fallecido, según nos informó el médico del 112». Además, para Ángel, que lleva 23 años en el Cuerpo, es la primera vez que tiene que realizar una descarga del desfibrilador semiautomático en la vía pública. «No es la primera vez que utilizo el DESA pero sí la primera que tengo que hacer una descarga y es un poco impactante», relata.

Y es que los agentes de la Policía Municipal «tenemos un conocimiento mínimo de primeros auxilios que, claro, no estamos preparados, e impacta un poquito tener que darle esa descarga, pero es fundamental para recuperar el pulso».

En ese sentido, todos los agentes desplegados en la zona y que ayudaron en la intervención se sintieron aliviados cuando el hombre volvió a tener pulso «y la rápida intervención tanto nuestra como de los servicios sanitarios resultó clave para que saliera adelante y pudiese llegar al hospital respirando por sus propios medios».

Así, el agente explica que la coordinación de todo el grupo «fue muy buena», empezando por el compañero que estaba en sala que les avisó muy rápido de que se trataba de una parada cardiorespiratoria, «entonces si ya vamos deprisa a un accidente con heridos, en este caso mucho más». «La coordinación de todas las patrullas que estábamos de servicio fue muy buena, unos cortando el tráfico para asegurar la zona, otros aplicando la reanimación cardiopulmonar, otros poniendo el DESA lo más rápido posible y pudimos salvarle la vida, lo que para nosotros es una satisfacción enorme», concluye.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios