El director del COF de la Diócesis de Astorga en Ponferraa, Víctor Manuel Murias, y la psicóloga del centro, Dolores Caso, en la presentación del informe anual sobre las familias. / Ical

Los conflictos de pareja se convierten en el principal problema atendido en Ponferrada por el centro de orientación familiar de la Diócesis de Astorga

El aumento de la convivencia causado por el confinamiento provoca un descenso en el número de conflictos intergeneracionales entre padres e hijos

D. ÁLVAREZ Ponferrada

El Centro de Orientación Familiar (COF) que la Diócesis de Astorga gestiona en la ciudad de Ponferrada registró un importante aumento en el número de parejas que acudieron a solicitar ayuda tras el confinamiento provocado por la pandemia de COVID-19. Si los problemas de pareja representaron en 2019 un 30 por ciento de los casos atendidos en el COF, esa cifra se elevó el pasado año hasta el 43 por ciento, según subrayó la psicóloga del centro Dolores Cao, que señaló que el número de familias atendidas a lo largo del año se mantuvo en torno al centenar pese a que descendieron bruscamente las familias extranjeras que acuden en busca de ayuda.

En ese sentido, Cao explicó que el confinamiento abocó a las familias a lidiar con «una realidad diferente» durante un «año realmente complicado». Así, los conflictos de parejas se convierten en la problemática más común, por delante de los problemas intergeneracionales entre padres e hijos, que pasaron de representar uno de cada tres casos atendidos a ser uno de cada cinco.

Al respecto, Cao apuntó que el aumento de la convivencia provocado por el confinamiento propició un mayor entendimiento y obligó a los padres a «hacerse profesores y un poco psicólogos». «Compartir tiempo ha ayudado mucho a los jóvenes», resumió la psicóloga, que destacó que también aumentan los padres que piden ayuda para conseguir que sus hijos no estén «enganchados a las pantallas».

Por lo que respecta a las relaciones de pareja, aunque «las que realmente quieren separarse lo tienen muy claro y no buscan recuperar la relación», los profesionales del COF detectaron que cada vez más solicitan ayuda para adquirir nuevos hábitos y habilidades que ayuden a mejorar su relación diaria. Las mujeres siguen siendo mayoría a la hora de solicitar ayuda para cualquiera de estas problemáticas, siendo ellas las que acuden en el 70 por ciento de los casos atendidos por el centro.

Atención integral

Por su parte, el director del COF, Víctor Manuel Murias, subrayó que el COF ofrece desde 2004 «atención integral a los problemas de la familia» y a las diferentes problemáticas que se presentan en este entorno. El equipo de psicólogos, pedagogos, médicos, trabajadores sociales y sacerdotes que trabaja en colaboración con organizaciones y entidades como Cáritas, Proyecto Hombre, el Ayuntamiento de Ponferrada, el Consejo Comarcal del Bierzo o los Juzgados atiende desde Ponferrada a familias de todo el territorio de la Diócesis que atraviesen dificultades y que acuden derivadas desde las parroquias, pero también desde los colegios o los servicios sociales.

Entre los programas más destacados, Murias hizo referencia a la a sistencia a matrimonios y a los que apoyan a familias con hijos menores de edad. En esa línea, los profesionales del COF trabajan con problemas como el absentismo escolar, los problemas de conducta, la violencia en la familia, el consumo de sustancias o el fracaso escolar. «Las familias suelen tener varias problemáticas», subrayó el responsable del centro.