Imagen de archivo de un Guardia Civil de espaldas.

El TSJ condena a un sargento de la Guardia Civil de Ponferrada por facilitar información a un grupo dedicado al tráfico de drogas

El TSJ deja sin efecto la absolución del acusado por parte de la Audiencia Provincial de León, condenándole en su lugar, como autor de un delito de revelación de secretos, con la concurrencia en el mismo de la atenuante simple de dilaciones indebidas

Leonoticias
LEONOTICIAS León

El TSJ condena a un sargento de la Guardia Civil de Ponferrada por facilitar información a un grupo dedicado al tráfico de drogas. La sentencia fue emitida por la Audiencia Provincial de León y recurrida por el implicado en el caso. Pero el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha confirmado la misma.

El TSJ deja sin efecto la absolución del acusado, condenándole en su lugar, como autor de un delito de revelación de secretos, con la concurrencia en el mismo de la atenuante simple de dilaciones indebidas, a las penas de 12 meses de multa, con 10 euros de cuota diaria y responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas de multa impagadas, más inhabilitación especial para empleo o cargo público durante el plazo de un año, con imposición de una séptima parte de las costas procesales de la primera instancia.

Así, por ésta sentencia, contra la que cabe recurso de casación por infracción de ley y por quebrantamiento de forma.

Los hechos

Los hechos se remontan a finales del año 2016 y principios del 2017 en la zona de Fabero, donde S. y S. se dedicaban a las labores de venta, adquisición y traslado de la sustancia estupefaciente desde su lugar de adquisición hasta su punto de venta posterior a los consumidores, por lo que fueron detenidos en enero en Cuatroviendos cuando le compraban cocaína a un tercero.

En el mes de marzo de 2016, el ahora condenado llegó a zona como sargento jefe del equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Ponferrada donde empezó a relacionarse con la tercera persona anteriormente citada, que resultó ser primo y amigo de la infancia. Fruto de la relación personal entre ambos y «vulnerando el carácter reservado de las investigaciones de la Guardia Civil», el sargento le comentó a su familiar las investigaciones en curso.

El agente, con el objetivo de tener controladas las investigaciones sobre el tráfico de droga en la zona, comprobó si existía alguna investigación en curso o pendiente sobre los sujetos antes mencionados mediante el chequeo en la base de datos SIGO, al tiempo que reveló otros datos como fotografías o conversaciones y dictaba qué tenían que decir ante citaciones judiciales.