Recogida de basuras en Ponferrada. / César Sánchez

CGT denuncia que los nuevos contratos de limpieza y basuras de Ponferrada han «precarizado los derechos» de la plantilla

Critica que el Ayuntamiento les niegue la documentación que permite realizar subcontratas de servicios de trabajos directos con centros especiales de empleo

ELBIERZNOTICIAS Ponferrada

La Confederación General del Trabajo (CGT), organización mayoritaria en el comité de la empresa de FCC en Ponferrada, denuncia que los nuevos contratos de limpieza y basuras de Ponferrada «han precarizado las condiciones laborales de estos trabajadores y trabajadoras para aumentar mas si cabe el beneficio empresarial de la empresa», una situación que achacan a la subcontrata de servicios de trabajos directos con centros especiales de empleo «con el cosentimiento de los responsables del servicio en el Ayuntamiento», señalan.

Una denuncia que 'calienta' la celebración este martes de la festividad de San Martín de Porres, patrón de los trabajadores el servicio, y a la que desde CGT añaden que el contrato «no ha sido dividido en dos, sino que se ha dividido en cuatro, por un lado limpieza viaria y por otro recogida de residuos, con trabajadores de primera y de segunda» en referencia al personal subcontratado frente a lo operarios contratados directamente por la compañía.

A la vista de la situación, CGT ha solicitado al Ayuntamiento la documentación que permite dentro del contrato realizar este tipo de subcontratas y «este se ha negado a darnos esta información», aseguran.

«Era difícil empeorar la situación del servicio y lo ha conseguido», lamentan los sindicatos, que tienen claro que la división del servicio «ha sido la primera decisión equivocada» a lo que suman las modificaciones añadidas con la nueva implantación del servicio que diferencia la limpieza y recogida «en barrios de segunda y de primera».

Desde la organización se muestran «hartos de que siempre se ponga el ojo desde el Ayuntamiento en este servicio a la hora de ahorrar costes, sobre todo cuando ese ahorro siempre recae sobre los mismos». Consideran que «todo tiene un límite» teniendo en cuenta que llevan «desde el año 2015 sin negociar un convenio colectivo y sin una subida salarial desde el año 2011».,añaden. Por ello confían en la buena disposición por parte de la empresa «ya que tenemos la firmeza y el convencimiento de conseguir lo que es justo para la plantilla» y advierten: «lo obtendremos de una u otra forma».