Olegario Ramón (PSOE): «La Ciuden tiene que ser polo dinamizador y centro de toma de decisiones de proyectos de futuro para esta tierra»

El candidato del PSOE a la Alcaldía de Ponferrada, Olegario Ramón./CARMEN RAMOS
El candidato del PSOE a la Alcaldía de Ponferrada, Olegario Ramón. / CARMEN RAMOS

«Debemos superar ya la época de redes clientelares, de endogamias, de oscurantismo y pasar esta última época que ha sido la del disparate y eso sólo lo garantiza la alternativa fiable que es el Partido Socialista»

CARMEN RAMOS Ponferrada

Olegario Ramón afronta con ilusión, un programa sólido y de futuro y una lista «fiable, decente y capaz» la oportunidad de recuperar de nuevo la Alcaldía de Ponferrada para el PSOE convencido de que las urnas le brindarán el apoyo suficiente para liderar el cambio en la ciudad.

Se estrena como aspirante a la Alcaldía de Ponferrada aunque ya en las últimas elecciones también formó parte de la candidatura del PSOE, ¿qué le animó a dar el paso?

El convencimiento personal de que podía aportar algo me llevó primero a intentar asumir la secretaría general del partido y luego a presentar la candidatura aprovechando la experiencia de estos cuatro años de trabajo. Creo que es importante conocer de verdad los problemas, conocer de verdad el día a día del Ayuntamiento para desarrollar un modelo de ciudad, es lo fundamental.

¿Cuál es ese modelo de ciudad que propone?

Estamos hablando de un modelo a medio y a largo plazo de aquellas potencialidades de la ciudad por las que creemos que debe ir el futuro. Y esa ciudad racional, sostenible, circular, verde, comprometida con la igualdad de género y con los mayores, participativa, transparente, tiene varios sectores sobre los cuales debe girar el futuro. Uno de ellos, sin duda, es la aplicación de las nuevas tecnologías para hacer más fácil la vida a las personas, para ser de verdad inteligente, aplicaciones en el transporte público, medioambientales, en eficiencia energética, en la gestión administrativa, en el turismo, son muchísimas las posibilidades. El futuro de la ciudad también tiene que ir por la creación de un verdadero consorcio porque la situación de la ciudad es tan compleja que hay que sumar fuerzas entre la Uned, la ULE, la Ciuden, el sector empresarial privado y las administraciones, ser capaces de crear un clúster tecnológico que genere puestos de trabajo de alta cualificación que aguantan siempre mucho mejor los periodos de crisis.

El futuro de la ciudad también debe ir por las renovables, no solo en la fabricación de componentes sino también en la explotación. Estamos hablando de energía eólica, solar hidráulica, pero también de geotermia y de explotación de las masas forestales. El futuro de la ciudad tiene que ir por el sector agroalimentario, donde básicamente hay que mejorar en la transformación y comercialización porque ahí es donde está ese añadido de valor y El Bierzo no lo está haciendo y ahí se pueden aplicar las nuevas tecnologías. Concentración parcelaria, marcas de garantía, agricultura ecológica, eso es lo natural del Bierzo, es el sector agroalimentario moderno.

En la ciudad si analizamos la pirámide poblacional vemos que el protagonismo es de los mayores y tiene que ser una ciudad comprometida con los mayores, con un envejecimiento activo, políticas pensadas para los mayores en la línea de las grandes directrices que marca la Organización Mundial de la Salud. Tiene que ser prioritario ese trabajo, ese cuidado de los mayores, porque además de ser una obligación ética y de formar parte del compromiso intergeneracional también es una posibilidad de futuro, puestos de trabajo en el tercer sector.

También el turismo que se ha de diversificar: turismo cultural, de montaña, el aprovechamiento del embalse de Bárcena para aprovechamientos turísticos... Vivimos en una ciudad surcada por los ríos y por los Caminos de Santiago y esta ciudad vive de espaldas al río y vive de espaldas al Camino de Santiago. Esa es una realidad que no puede ocurrir.

En el medio rural, el aprovechamiento de los bosques que tienen más que el maderero, el sector cinegético, el micológico, de los frutos silvestres, el de la miel, el del turismo rural...Los servicios y, sobre todo, importante, la llegada de la banda ancha, es fundamental, y ahí sí que estamos auténticamente en pañales.

El futuro también tiene que ir por la cultura que es la sangre que corre por las venas de una ciudad, no sólo es un derecho es que también es una oportunidad y la creación de un tejido cultural diverso, alternativo, osado en la oferta, es un derecho que se ha de generalizar a todos los colectivos pero también es una oportunidad de futuro para nuestra comarca.

¿Cómo valora la gestión que ha llevado a cabo el PP en los últimos cuatro años?

Como un tiempo perdido en un momento importantísimo en el que ciudades que son nuestros competidores naturales han hecho sus deberes. Esta ciudad y el Grupo Municipal Socialista en su momento, poniendo por encima de los intereses partidistas el bien de la ciudad, fue capaz de permitir que se aprobaran los únicos presupuestos que se han aprobado en este mandato que fueron los de 2016. No se cumplieron los acuerdos por parte del equipo de gobierno, eso generó desconfianza y a partir de ahí el equipo de gobierno no fue capaz de generar consensos, es más, buscó los consensos con otros partidos políticos pero no con el nuestro, perdió una oportunidad histórica de encontrar que el principal partido de la oposición estaba en la línea de anteponer los intereses de la ciudad, de llegar a acuerdos en los grandes temas como lo demostramos en el único presupuesto que se ha aprobado y no ha estado a la altura. Han sido cuatro años perdidos, de auténtico disparate, de extravagancias, de dislate, y aunque es verdad que el carácter de la señora alcaldesa ha sido particular y no ha ayudado para nada a generar esos consensos, también es cierto que tienen su parte de responsabilidad tanto su partido que permitió que esta ciudad viviera en la extravagancia, en la ocurrencia día a día, y sus compañeros de Corporación que no supieron poner freno, no pudieron, no quisieron, unos por miedo, otros por una adhesión inquebrantable, inexplicable, a la figura de la alcaldesa. Todo ello ha llevado a cuatro años perdidos cuyos responsables no sólo son la señora alcaldesa sino también el Partido Popular y también los compañeros del equipo de gobierno que siendo conscientes de la situación no fueron capaces de intentar ponerle freno.

¿Qué puede aportar Olegario Ramón para revertir esta situación?

Lo fundamental es tener un proyecto en la cabeza, un modelo de por dónde crees que puede ir el futuro de la ciudad y eso sí lo tenemos y, además, lo hemos trabajado mucho. Creo honestamente que la actuación llevada a cabo en la Casa Consistorial durante estos cuatro años si algo ha puesto nuestro grupo municipal ha sido cordura, honestidad, propuestas, sin tener, salvo lo ocurrido con el presupuesto de 2016, la más mínima reciprocidad por parte del equipo de gobierno. Creo que la experiencia adquirida durante estos cuatro años de mandato supone un bagaje positivo, un conocimiento y una experiencia que es fundamental para llevar las riendas de esta ciudad y de sus pueblos.

«La experiencia adquirida durante estos cuatro años de mandato supone un bagaje positivo y un conocimiento que es fundamental para llevar las riendas de esta ciudad y de sus pueblos»

¿Cuáles cree que deben ser los primeros pasos que se deben dar en el Ayuntamiento en el caso de que la ciudadanía le respalde en las urnas?

En el Ayuntamiento hay grandes problemas que estaban cuando asumió el mandato en 2015 el Partido Popular y que siguen existiendo hoy. Yo lo primero que creo que habría que hacer sería sentarnos en una mesa los portavoces de todos los grupos y los jefes de todos los servicios técnicos y apelar a la suma de esfuerzos y a la altura de miras porque la situación es tan compleja que se necesita sumar esfuerzos, poner por encima de intereses particulares o partidistas los intereses de la ciudad. Eso yo creo que es lo primero.

Los grandes problemas que están sin resolver, que habrá que asumir casi de manera urgente, los tenemos todos en la cabeza. Los fundamentales, aunque hay muchos más, el transporte público, en situación ilegal desde 15 de marzo de 2012. Sucesivos equipos de gobierno del PP, del bipartito y nuevamente del PP no han sido capaces de solucionar una situación en la que la única realidad es que es un modelo de transporte público que tampoco es un ejemplo de eficiencia, que si se opta por la gestión directa todas las empresas tienen derecho a intentar asumir ese servicio, que, además de lo que se obtiene vía billetes, vía publicidad, vía subvención de Fomento, casi 1,4 millones de euros de déficit de explotación todos los años. Eso es asumir un servicio sin el más mínimo riesgo y, además, sin el verdadero control que sería el de la gestión directa porque si una factura dice que unas ruedas cuestan 500 euros, la señora Interventora dirá que cuestan 500 euros y que está ahí la factura, pero en los mercados cuando se compra mucho a lo mejor no cuestan 500 euros. Quiero decir que la gestión, la fiscalización, los gastos reales sólo se sabrán si se asume la gestión directa.

El tema de la basura, eso es un contrato multimillonario, anulado por los tribunales, con una gran contestación social en su día pero parecía que ese contrato había que hacerlo sí o sí. Por lo civil o por lo criminal se siguió adelante con ese contrato, se anuló, la ciudad está hecha un auténtico desastre y esto también necesita una solución urgente pero la propia ciudad parece que hayamos pasado por un terremoto, por un maremoto, exagerando un poco, pero es que la situación de las calles, de las aceras, de las plazas, de las zonas verdes es lamentable. Ahí hay que hacer un plan ambicioso, generosamente dotado para solucionar ese tema.

Y un problema importante que tiene la ciudad al que el PP ha sido absolutamente ciego y no ha querido para nada implicarse a pesar de que el grupo socialista lo ha puesto sobre la mesa en varias ocasiones es el de las redes de abastecimiento que tienen fibrocemento. Ni se quiso asumir cuando los presupuestos, ni se quiso asumir cuando teníamos esos 3 millones para obras financieramente sostenibles, los famosos remanentes, y si algo se hizo fue por imposición del Grupo Municipal Socialista. Luego el PP de ayer es el PP de hoy. El PP ha sido ciego a invertir en renovación de redes de fibrocemento, una inversión que iría aproximadamente al orden de 16 o 17 millones de euros para lo cual hay que hacer un plan plurianual de inversiones. Además de las calles que se vayan mejorando, adaptando, que ya se hará la renovación, hay que hacer actuaciones específicas de renovación porque así lo marcan las grandes líneas de la Unión Europea, del Gobierno nacional hasta la Diputación Provincial que para ellos también es principal esa renovación.

Perfil del candidato

Berciano nacido en Peranzanes, en el corazón del valle de Fornela, hace 48 años aunque reside en Ponferrada desde los 13 años. Está casado y es padre de dos hijos. En cuanto a su labor profesional, Olegario Ramón es funcionario de la Administración de Justicia, un trabajo que realmente le gusta, tal y como reconoce por «la vocación de servicio público». Además es preparador de opositores, «de chicos y chicas que aspiran también a ser funcionarios de la Administración de Justicia». A lo largo de su trayectoria ha ocupado responsabilidades sindicales y ha estado muy ligado al mundo del sindicalismo. Un político activo al que le faltan horas del día. Entre sus hobbies destaca la lectura aunque sus labores actuales no le permiten dedicarle todo el tiempo que le gustaría. Disfrutar de la naturaleza y de la música, en la que se confiesa «muy heterogéneo», son otras dos de sus aficiones. No obstante reconoce que su mayor placer es disfrutar de su tiempo libre con la familia, de la compañía de su mujer y de sus hijos. El candidato del PSOE a la Alcaldía de Ponferrada está a punto de cumplir 30 años de afiliación al partido de la rosa, el único en el que ha militado y al que ha votado desde que cumplió la mayoría de edad. Se declara socialista «absolutamente por convicción» y asegura que trata de que los principios socialistas guien su vida pública y también privada.

En el caso del TUP, el PSOE defiende que el Ayuntamiento asuma la gestión directa del servicio, ¿en el caso de la limpieza también contempla esa posibilidad?

El Grupo Municipal Socialista es partidario de la gestión directa por el propio Ayuntamiento. Se ha hecho en otros lugares incluso en algunos donde gobernaba la derecha. Se ha hecho en León, que tenía un grave problema de endeudamiento prácticamente inasumible y dentro de ese plan se estableció por un gobierno del Partido Popular la gestión directa del servicio de recogida de residuos sólidos urbanos y están ahorrando mucho dinero.

Decir que el sector público no es eficiente es reconocer o pensar que no es capaz de hacer las cosas bien. Que alguien diga que desde lo público no se puede gestionar un servicio básico estará reconociendo un fracaso pero es un fracaso de ese equipo porque sí que se puede hacer y sobre todo porque se asume el control real de la situación. Si además todo es reversible. Imagínese que vamos a la gestión directa y en cuatro años en una determinada parte del servicio se demuestra que por la razón que sea es ineficiente, pues es reversible, lo que no era reversible, afortunadamente los tribunales lo han hecho reversible, era un contrato a veinte años de 130 millones de euros. Eso sí que era un compromiso, eso sí que era hipotecar a la ciudad. Lo contrario, asumir la gestión directa, aparte de que es mucho más flexible si hubiera un crecimiento en una determinada zona de la ciudad.

Cuando hay un contrato, unos pliegos que dicen exactamente lo que hay qué hacer, eso genera rigideces difíciles de controlar. Si es la gestión directa es tan fácil como una decisión política porque eres tú mismo el que desarrolla el servicio. Las modificaciones puntuales que sean necesarias son mucho más fáciles de tomar. El personal pasaría a asumir la condición de indefinido o fijo y paulatinamente irían a los procesos para pasar a ser personal laboral del Ayuntamiento. La figura del indefinido no fijo sucesivamente la jurisprudencia han ido sumándole derechos de tal manera que en ningún caso estarían en situación peor que en la actualidad, eso en ningún caso.

Las últimas obras que se han realizado en la ciudad han apostado por la semipeatonalización, ¿el PSOE apuesta también por recuperar la ciudad para los ciudadanos y en materia urbanística los planes también van por ahí?

Aquí tenemos que ser atrevidos. En ese modelo de ciudad la democratización, la humanización de los espacios públicos, la primacía, el protagonismo lo tienen que tener que tener los peatones, los medios de movilidad que sean eficientes energéticamente. Y las ciudades modernas van hacia eso y genera cierta riqueza y que el comercio local tradicional se vaya poco a poco recuperando. Después de una fase inicial en los que las obras suelen generar ciertos problemas en todos los sitios donde se ha llevado a cabo el resultado final es un éxito y las personas cuando ven que eso funciona, de ser inicialmente un poco reacias se convierten en aliadas de esa medida. Por ahí tienen que ir las actuaciones.

En cuanto a la Ciuden, la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno parece que ha constituido una especie de revulsivo para ese gran proyecto del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que ha estado dormido durante estos últimos años, ¿qué papel considera que debe jugar el Ayuntamiento para darle nueva vida?

Desde luego el que no ha de jugar nunca es el de poner palos en las ruedas porque eso ya lo conocimos en su momento y si desde el Ayuntamiento no se hubieran puesto tantos palos en las ruedas seguramente el Bosque del Carbonífero ya existiría cuando ahora es inasumible por los costes que genera, pero era un proyecto tan ambicioso en su momento cuando había fondos europeos para ello que supondría un foco de atracción turística imparable y si eso no se hizo fue por los palos en las ruedas del Partido Popular que estaba en el Ayuntamiento. Por lo tanto, no poner palos en las ruedas, buscar los convenios, buscar las sinergias porque las oportunidades están ahí.

¿Por qué tenemos que ver al Museo de la Energía, a la Fábrica de la Luz, como algo diferente de los museos de la propia ciudad? ¿Por qué no buscamos las sinergias? Pero si tenemos un museo importante en esa línea del castillo que sube por el río, recuperar el río y que termine en la Ciuden. Pero si sólo son oportunidades...Yo lo que sí creo es que además del vivero forestal de Pobladura de las Regueras para la restauración de esas 5.000 hectáreas de escombreras, el aprovechamiento racional tiene que ir ligado a la energía porque nosotros somos territorio de la energía, ese museo tiene que ir ligado a la energía. Luego se le pueden buscar también usos compatibles, diversificar la utilización, pero lo fundamental tiene que ser ese sector.

En la planta de desarrollo es cierto que pasamos de fabricar o de crear energía con materias fósiles quemando carbón a unas energías renovables, por lo tanto en el tema energético parece que la captura de CO2 no es el futuro pero es que existe un futuro, sin duda, real, que además está en la línea de lo que quiere la Unión Europea de aquí a 2050, ser la UE un territorio climáticamente neutro, que es en el sector industrial, el desarrollo de técnicas de captura de CO2 en el sector industrial, y eso es muy importante. Desarrollar técnicas de captura no es un proyecto de hoy para mañana, es un proyecto que lleva una serie de años y tenemos que estar preparados para incluso exportar ese proyecto al resto del mundo. Es verdad que la llegada al Gobierno, en situación un tanto precaria, de Pedro Sánchez ha supuesto una apuesta por la Ciuden que no se ha visto refrendada porque no se han podido aprobar los Presupuestos pero al Gobierno del compañero Pedro sí le exijo, porque sé que va a tener la responsabilida de llevar las riendas de este país, un compromiso real, efectivo, convencido con el proyecto de la Ciuden.

Considera que tal y como está a nivel económico e industrial la comarca, ¿Ciuden debe convertirse en el proyecto que abandere esa recuperación?

La recuperación debe ir por varias patas pero ahí la Ciuden sí tiene que tener un protagonismo principal no sólo por las actuaciones propias sino como por servir de análisis, de examen, de los diferentes proyectos que se van a presentar a esos fondos importantes para la transición energética. Alguien tendrá que decidir a qué actuaciones se les da prioridad en la gestión de esos fondos porque tampoco pueden ocurrir cosas que pasaron con los fondos de la minería que hubo quizás un control no suficiente, aunque no fue dinero que se fuera a manos de alguien sino que una gran parte de esos fondos eran complementarios sin embargo la inactividad de la Junta hizo que se convirtieran en fondos estructurales, lo que quiere decir que lo que tenía que hacer la Junta con su obligación ese dinero lo gastó en otros lugares y aquí, en los territorios mineros, se gastó de los fondos de la minería para hacer aquello que estaba obligada a hacer la Junta y eso también es real. Los pabellones que se hicieron en otros lugares de la provincia o de otras provincias los financió la Junta de Castilla y León y aquí se financiaron con fondos Miner que no estaban pensados para eso. Entonces sí, la Ciuden tiene que tener protagonismo propio como polo dinamizador pero también protagonismo como centro de tomas de decisiones sobre los proyectos por los que tiene que ir el futuro de esta tierra, por los que tiene que ir la transición energética.

«Vivimos en una ciudad surcada por los ríos y por los Caminos de Santiago y esta ciudad vive de espaldas al río y vive de espaldas al Camino de Santiago. Esa es una realidad que no puede ocurrir»

Volviendo a la candidatura, ¿qué es lo que ha primado para el candidato socialista a la Alcaldía de Ponferrada a la hora de elegir a la gente que le acompaña en esta andadura?

Ha primado, sin duda alguna, los perfiles personales, la adecuación personal y profesional para llevar a cabo determinadas responsabilidades en el Ayuntamiento. Todas las personas del equipo, si tenemos la opción de gobernar, están llamadas a asumir determinadas responsabilidades en el Ayuntamiento porque su perfil es el adecuado. En mi opinión son los mejores y las mejores para asumir las responsabilidades del Ayuntamiento.

¿Cómo definiría esa lista?

Sobre todo como una lista fiable, decente y capaz.

Recupera algunos nombres históricos como el de Pedro Fernández Robles, ¿se ha apostado por renovar pero también se ha tirado de la experiencia?

Es una lista renovada pero se ha pensado en perfiles y en concreto el perfil de Pedro Fernández Robles es el de una persona especialista en gestión de fondos europeos que es algo que en la Casa Consistorial no se ha tenido en cuenta. Hay multitud de posibilidades en esos fondos y hemos vivido de espaldas a Europa y él está llamado a conectar al Ayuntamiento de Ponferrada con Europa y también con aquellas líneas de ayuda nacionales, y además es un experto en temas medioambientales y por eso le pedimos que formará parte de este equipo y estoy realmente satisfecho de que hubiera aceptado.

¿Confía Olegario Ramón en obtener el respaldo suficiente de las urnas para poder gobernar en mayoría?

Confío en tener un resultado suficiente que nos permita gobernar y creo que puede ocurrir y que ya debe ocurrir. Creo que debemos superar ya la época de redes clientelares, de endogamias, de oscurantismo y debemos de pasar esta última época que ha sido una época del disparate y eso sólo lo garantiza la alternativa fiable que es el Partido Socialista.

En caso de pactos con la posible entrada de nuevas formaciones en el Ayuntamiento y una Corporación que vuelva a quedar fragmentada, ¿con quién estaría dispuesto el PSOE a establecer alianzas?

Nosotros no nos planteamos hipótesis, nosotros aspiramos a tener una mayoría suficiente para gobernar el Ayuntamiento. Si el 26 de mayo nos ponen otra situación adoptaremos las decisiones a partir de entonces, pero no hablamos de hipótesis, aspiramos a tener una mayoría suficiente.

No obstante, ¿habrá para el PSOE líneas rojas?

Las líneas rojas para el PSOE son todo aquel que no sea ético. Todo aquel que no aporte beneficio para la ciudad será una línea roja.