CHMS finaliza este jueves los trabajos de retirada de madera y escombros del río Oza a su paso por Toral de Merayo

Trabajos de limpieza del río Oza en Toral de Merayo realizados por la CHMS./
Trabajos de limpieza del río Oza en Toral de Merayo realizados por la CHMS.

La Confederación trabaja de forma ininterrumpida en el caudal desde el 10 de septiembre para eliminar los tapones y otros restos que pudiesen producir problemas en el futuro tras los arrastres causados por las lluvias en septiembre

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS) trabaja desde el pasado lunes por la tarde en las actuaciones de retirada de escombros del río Oza a su paso por Toral de Merayo en el municipio de Ponferrada, unas actuaciones que está previsto que finalicen mañana jueves.

Los trabajos fueron comprometidas por el presidente de la CHMS, José Antonio Quiroga, en su visita a las zona más afectada por las tormentas del pasado 8 de septiembre que produjeron arrastres de maderas, procedentes de las laderas despobladas de vegetación tras el incendio de la Tebaida del año pasado, y que las fuertes lluvias depositaron en el río Oza en la zona urbana de Toral de Merayo.

El presidente del organismo de cuenca entendió la urgencia de los mismos y dio las oportunas instrucciones para contratar los trabajos, valorados por los servicios técnicos en 9.000 euros.

Esta retirada de escombros en el tramo urbano de Toral de Merayo es la primera fase de los trabajos que se completarán con un relleno en la margen izquierda del Oza en la localidad de Valdefrancos , necesario pues la erosión del río ha producido un importante socavón en la margen del río, y la retirada de acarreos y reordenación de la confluencia del Arroyo de San Clemente con el río Oza en la localidad de San Clemente.

El presidente de la CHMS, José Antonio Quiroga, recuerda que «aunque los trabajos han comenzado esta semana, estamos trabajando de forma ininterrumpida en el río Oza -aguas arriba de Toral de Merayo- desde el pasado 10 de septiembre, en la retirada de tapones y otros restos para evitar que se puedan producir problemas de arrastres en el futuro».

Quiroga insistió, además, en «la necesidad de que cada Administración cumpla con sus competencias, después de los incendios la falta de vegetación hace que las laderas no puedan sujetar los restos de madera que quedan sueltos y desprotegidos, por ello es fundamental la ejecución de actuaciones que eviten los arrastres hacia los cauces y provoquen riadas que puedan afectar a las personas y sus bienes y tapones que puedan poner en peligro las infraestructuras de paso»..

Contenido Patrocinado

Fotos