Vehículo eléctrico recargando en una electrolinera.

CB califica de «decepcionante» la visita de Sánchez a Ponferrada y lamenta el «nulo compromiso» del Gobierno con la comarca

Exigen al Gobierno que los fondos públicos no financien las «limosnas envenenadas» de Endesa tras el desmantelamiento de Compostilla

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

Coalición por el Bierzo (CB) califica de «decepcionante» la visita a Ponferrada del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y lamentó el «nulo compromiso» del Ejecutivo con la comarca. «Ya no nos venden ni mentiras, ya que no hay nada que vender», señalaron los bercianistas, que confiaban en conocer algún anuncio relativo a la Transición Justa, más allá del anuncio de la reestructuración de la Fundación Ciudad de la Energía.

Al respecto, criticaron que el desmantelamiento de la central térmica de Compostilla II y el proyecto anunciado para crear una planta de reciclaje de baterías en los terrenos ocupados por la instalación supone una «limosna envenenada» para el territorio. «Una cosa es una planta para desarrollar y fabricar baterías eléctricas, algo que aplaudiríamos y que generaría 1.000 empleos y otra cosa es una n ave para reciclaje de baterías eléctricas, algo que no queremos en nuestra tierra y que generaría 20 empleos, aunque vendan y defiendan que son 50», subrayaron fuentes bercianistas.

En ese sentido, recalcaron que esta planta de reciclaje gestionaría «componentes altamente contaminantes y peligrosos» en las inmediaciones de un pantano que provee de agua para el consumo humano y el regadío. «El 90 por ciento de la porquería de España se reciclaría aquí y encima presumen de ello», lamentaron los representantes de CB, que calcularon que el proyecto manejará unos 8.000 kilos de baterías al año.

En la misma línea, CB se opone frontalmente a que esta iniciativa, cuyo coste se estima en 13 millones de euros, cuente con apoyo de los fondos europeos Next Generation y pide al Gobierno que abandone su idea de subvencionar «tamaña tropelía». «Bien al contrario, es deseable que se sienten de una vez con Endesa y cara a cara presionen para no perpetrar esta vergüenza global de la compañía para con la tierra que le vió nacer», señalaron los bercianistas, que solicitaron tanto al Ayuntamiento de Cubillos del Sil como a la Junta que sean «absolutamente escrupulosos» en las respectivas licencias medioambientales y de ocupación.