Los bercianos presentaron 125 quejas al Procurador del Común en el último año, la mitad de ellas en Ponferrada

El Procurador del Común, Tomás Quintana (D), en la reunión con la alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo./César Sánchez
El Procurador del Común, Tomás Quintana (D), en la reunión con la alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo. / César Sánchez

Quintana realiza la primera visita institucional al Bierzo y se reúne con el presidente del Consejo Comarcal y la alcaldesa de la capital berciana

CARMEN RAMOS / D. ÁLVAREZ Ponferrada

Los ciudadanos del Bierzo presentaron en el último año un total de 125 quejas al Procurador del Común, la mitad de ellas dirigida al Ayuntamiento de Ponferrada y el resto contra otras entidades locales de la comarca. Son los datos hechos públicos hoy por el responsable de la institución, Tomás Quintana, durante su primera visita oficial al Ayuntamiento de la la capital berciana donde se reunió con la alcaldesa, Gloria Fernández Merayo. Un encuentro que repitió a continuación al Consejo Comarcal del Bierzo en el que también se reunió con su presidente, Gerardo Álvarez Courel.

Quintana enmarcó estas visitas en el objetivo de «abrir la institución y darla a conocer», como método para impulsar el uso de los servicios que ofrece por parte de la ciudadanía. En la misma línea, remarcó que la institución ha hecho llegar un cartel informativo a todos los municipios de la Comunidad, lo que ha motivado que en los meses de noviembre y diciembre de 2018 se hayna recibido 1.000 quejas más que en los dos últimos meses del año anterior.

Durante su comparecencia, el Procurador del Común reconoció que los datos registrado en la comarca entran dentro de «lo que viene siendo habitual en años precedentes», indicó. Destacó, además, como en el caso de la capital berciana con 62 quejas acumuladas en 2018 no es especialmente destacable teniendo en cuenta que «la mitad de la población del Bierzo la tiene Ponferrada entonces la proporción es adecuada», subrayó.

El estado de la Sanidad, la protección del medio ambiente, la gestión de los bienes públicos, la prestación de servicios por parte de las administraciones y los procesos selectivos de empleo público son los principales asuntos que copan las quejas presentas en El Bierzo, explicó Quintana.

El responsable de la institución incidió en el hecho de que la administración ha aceptado y tramitado más del 70% de las quejas presentadas por los bercianos en el último año, si bien reconoció la existencia de algunas que se inadmiten y no se tramitan «porque no tienen sustancia o no se ajustan a las exigencias que nos impone la ley», explicó. En este entido, destacó la labor del Procurador del Común en aquellos procesos que acepta a trámite y sobre el que dicta resoluciones dado que «así se ha evitado la conflictividad judicial».

Entre las innovaciones que Quintana pretende impulsar en la institución también destaca la implantación de la administración electrónica para facilitar las relaciones del Procurador con las administraciones y con la ciudadanía. Al respecto, Quintana anunció que la sede electrónica de la institución estará operativa «antes de finales de febrero».

Acortar el procedimiento

Por otro lado, Tomás también pretende acortar los plazos de que disponen las administraciones locales para facilitar la información con la que el Procurador elabora sus resoluciones no vinculantes. «Necesitamos la ayuda de las administraciones», recordó Quintana, que aseguró que se están estudiando los mecanismos previstos en el ordenamiento jurídico para forzar la colaboración de las entidades locales, transmitiendo a Fiscalía los casos en que ésta no exista para que pueda depurar responsabilidades.

Con esta medida, el Procurador pretende evitar la «frustración» que puede sentir el ciudadano cuando, después de un año de espera, se le comunica que su queja se archiva porque la administración contra la que se ha interpuesto esa queja no facilita información al Procurador. En cualquier caso, Quintana aseguró que el porcentaje de municipios y entidades locales que no da respuesta a las peticiones de la institución es «pequeño» y está formado, en muchos casos, por pequeños ayuntamientos en los que el secretario municipal no da abasto.