El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón (C), visita las instalaciones del Banco de Alimentos del Sil./César Sánchez

El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón (C), visita las instalaciones del Banco de Alimentos del Sil. / César Sánchez

El Banco de Alimentos del Sil atiende a 4.695 beneficiarios en El Bierzo, una cifra que equipara a las de finales del año 2019

El alcalde de Ponferrada visita las instalaciones del BAS en los bajos del Toralín y garantiza el apoyo del Ayuntamiento a la organización para prestar ayuda a las familias que la necesitan

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

El Banco de Alimentos del Sil atiende a 4.695 beneficiarios una cifra que equipara a las de finales del año 2019. «Ha habido suerte, aquí la pandemia no ha dejado una situación muy drástica y esperemos que ojalá sigan bajando, pero de momento estamos mejor de lo que estuvimos en 2020», explicó la responsable del BAS, Esther Reyes, durante la visita realizada este viernes por el alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, en los bajos del estadio del Toralín, la primera parada en la ronda que abre el regidor por las entidades de carácter benéfico tras los recorridos realizados en los últimos meses por todos los pueblos y barrios del municipio. Durante la visita, Ramón reconoció la labor que realiza el BAS «porque sin este tipo de asociaciones tendríamos problemas importantes», resaltó.

El perfil de las familias bercianas que necesitan el apoyo de la organización ha variado en los últimos meses si bien reconocen que «no ha habido un cambio tan drástico como en las ciudades grandes». En cuanto al número de voluntarios, se ha incrementado desde 2018 con un total de 33 personas que conforman el equipo del Banco de Alimentos del Sil frente a las apenas 10 personas que comenzaron su andadura en la comarca. «Ha habido un incremento muy grande porque hemos ido ampliando equipo y, en general, cubriendo las distintas necesidas que tiene el Banco para llevar a cabo el proyecto», resaltó Reyes.

Desde el BAS reconocen que con respecto al stock de víveres «estamos bien» teniendo en cuenta que en el año 2020 se registraron «muchísimas donaciones tanto económicas como de alimentos de distintas cadenas y empresas que llegaron a través de la Federación Nacional de Bancos de Alimentos», reseñó su responsable, si bien destacó el 40% de reducción de la Gran Recogida respecto a 2020, año en el que se recogieron 52.000 euros y a falta de cerrar los datos este año rondan los 30.000 euros. Desde el Banco de Alimentos del Sil achacan la situación a varias circunstancias. «El año pasado aún estábamos con el efecto de la pandemia y el hecho de que fuera económica la gente no estaba acostumbrada y todo ha influido», explicó la representante del BAS. No obstante, tienen claro que «el Banco sin alimentos no se va a quedar». En este momento, las principales necesidades del BAS pasan por el aprovisionamiento de conservas vegetales y de pescado.

Colaboración «cercana» del Ayuntamiento

El alcalde de Ponferrada, por su parte, valoró la «gran labor» que lleva a cabo todo el equipo del BAS y especialmente los voluntarios «que son lo mejor de la sociedad», apuntó. Asimismo, garantizó la colaboración del Ayuntamiento con la organización que ya «es cercana», indicó, y que ya se ha materializado recientemente con la renovación de la cubierta de fibrocemento en el almacén de Fuentesnuevas que se adjudicó por 90.000 euros dentro de los presupuestos. Asimismo garantizó al ayuda a través del convenio anual «que echa una mano a su labor» y puso en valor el r eparto de alimentos procedentes del Ministerio de Agricultura que el Ayuntamiento ha asumido. «Ha sido un esfuerzo muy grande pero creo que el resultado es satisfactorio y beneficia a una buena prestación de ayuda de alimentos a la ciudadanía que lo necesita», concluyó.