El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, durante una visita a las obras de la central de calor.

El Ayuntamiento será «especialmente cauto» para regularizar la red de calor de Ponferrada

El alcalde asegura que no entrará en funcionamiento hasta que no cuente con todas las autorizaciones y la ciudadanía se pronuncie en un nuevo periodo de exposición pública

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

El Ayuntamiento de Ponferrada será «especialmente cauto» a la hora de seguir los pasos necesarios para regularizar la situación de la red de calor de Ponferrada que permita poner en marcha la instalación promovida por Somacyl. Así lo anunció este miércoles el alcalde, Olegario Ramón, que recordó que el Consistorio «dará un primer paso» con la exposición pública del proyecto «para que intervenga la ciudadanía y aporte las opiniones sobre el sistema de proporcionar energía a través de las redes de calor», indicó. Se trata de un primer paso al que deben seguir otros siempre en base a «una serie de principios generales» que son los que marcarán la hoja de ruta «por si se decide extender ese sistema a otras zonas de la ciudad», apuntó.

El primer edil dejó claro que el Ayuntamiento «no va nunca en contra de la sentencia» que elimina las razones de incompatibilidad urbanística y «dice que sería perfectamente realizable con el planteamiento actual», recordó. De esta forma, «el procedimiento empieza de cero», señaló Ramón, que entiende que el solicitante, en este caso Somacyl, «seguirá estrictamente el procedimiento y nosotros también seremos especialmente cautos, sobre todo con la exposición pública», recalcó.

Ramón avanzó que para regularizar el proceso «quedan meses por delante», dado que «aún estamos en el anteproyecto de ese Plan General». A su juicio, lo lógico es que Somacyl intente la legalización siguiendo el procedimiento que establece la legislación y también ateniéndonos al contenido de la sentencia «que no dice que haya que derruir la central sino que no puede entrar en funcionamiento hasta que no se hayan solventado los problemas, y así será, no entrará en funcionamiento sino tiene todas las autorizaciones», subrayó.

Una vez que la Junta ha considerado que no es necesaria la evaluación ambiental estratégica, tal y como publica este miércoles el Bocyl, el proceso se continuará con el inicio de las correspondientes autorizaciones de actividad en el Ayuntamiento y la nueva exposición pública para que la ciudadanía pueda presentar alegaciones al proyecto.