La avenida del medievo

El gran mercado medieval, una de las citas más destacadas de las fiestas de la Encina, transforma la imagen de la céntrica avenida del Castillo de Ponferrada con una iniciativa que este año se amplía a lo largo de toda la calzada sobre el puente García Ojeda

El mercado medieval de la Encina se extiende este año a lo largo de la avenida del Castillo. /Carmen Ramos
El mercado medieval de la Encina se extiende este año a lo largo de la avenida del Castillo. / Carmen Ramos
CARMEN RAMOSPonferrada

Ponferrada se transforma. Las fiestas de la Encina dan estos días un vuelco a la vida de la ciudad para que vecinos y visitantes se echen a la calle para disfrutar de los festejos en honor a la patrona del Bierzo.

Uno de los cambios más notables este año lo protagoniza en esta ocasión la avenida del Castillo. El gran mercado medieval ha conseguido cambiar la imagen de la céntrica avenida del Castillo de la capital berciana con una iniciativa que se amplía a lo largo de toda la calzada sobre el puente García Ojeda.

La medida adoptada por el Ayuntamiento, que permite dar mayor visibilidad a una de las citas más tradicionales de los festejos y facilitar el paseo de los visitantes frente al que disponía concentrado en la calle Gil y Carrasco, ha obligado a cortar la calle al tránsito de vehículos la calle desde la glorieta del Crucero hasta la plaza Luis del Olmo.

Se trata de una decisión que a última hora de este miércoles -primer día del corte- provocó circulación lenta en los accesos a la zona alta por el puente del Centenario y la calle General Vives. Incluso a primera hora del jueves eran muchos los conductores que todavía despistados tenían que buscar una salida alternativa al llegar a las vallas de avenida del Castillo que anunciaban con el corte del vial.