El concejal de Tráfico, José Antonio Cartón, junto a los representantes de Aupsa y Asprona Bierzo, en la presentación.

Aupsa y Asprona Bierzo impulsan una campaña en Ponferrada para fomentar el acceso al transporte público de las personas con discapacidad intelectual

Impulsan una campaña, en colaboración con la Concejalía de Movilidad, que estudiará las necesidades que presentan los autobuses urbanos y extenderá el conocimiento de las limitaciones de estas personas al personal del servicio de transporte y a la Policía Local, entre otros colectivos

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

Aupsa y Asprona Bierzo se unen para fomentar la accesibilidad en el transporte público de Ponferrada. El concejal de Movilidad, José Antonio Cartón, presentó este lunes el acuerdo de colaboración entre ambas entidades, en el que colabora el Ayuntamiento, que se enmarca en las accioens del Plan de Movilidad impulsado por el tripartito y que permitirá el acceso al transporte público a personas con movilidad reducida, con discapacidad intelectual o dependencia.

El acuerdo, que se desarrolla bajo el lema 'Por el artículo 13' de la libertad de circulación recogida en la Carta de Derechos Humanos, impulsará una serie de acciones de estudio de accesibilidad cognitiva y formación dirigida a los usuarios de Asprona y al personal del Servicio Municipal de Transportes. «Se trata de una campaña de sensibilización social para promover y facilitar el uso del transporte urbano en las personas con discapacidad», explicó Cartón, consciente de que la iniciativa «les permitirá conseguir una mayor integración, independencia, autonomía y el desarrollo de actividades en lugares alejados de su domicilio que no realizan sino tienen disponible otro medio de transporte para desplazarse», subrayó.

El gerente de Asprona Bierzo, Valentín Barrio, destacó que la libertad de circulación para personas con discapacidad intelectual o limitaciones cognitivas, físicas o personas mayores «se ve muy restringida y afecta al día a día en su independencia ya que los hace susceptibles de estar siempre sujetos a la disponibilidad de terceras personas». En este sentido, resaltó la importancia de este acuerdo que facilitará la participación de los usuarios en las actividades que se desarrollarán en los nuevos de Centros de Barrio que la organización está poniendo en marcha. Además, destacó la «inversión enorme» del Ayuntamiento en accesibilidad cognitiva, si bien «nuestras estadísticas dicen que tenemos que ir un poco más allá», señaló.

Barrio explicó que la campaña incluye un primer análisis de la situación por parte del equipo de accesibilidad cognitiva que ha intervenido ya en el Camino de Santiago a su paso por la ciudad y también con la Ciuden «para que esta experiencia podamos aplicarla también al sector del transporte», apuntó. Una vez realizada esta valoración inicial el objetivo es e xtender este conocimiento de las limitaciones que tienen las personas al personal del servicio de transportes, a voluntarios y al personal de otros colectivos como la Policía Local y trabajadores de los servicios sanitarios, entre otros. También se llevarán a cabo campañas de sensibilización social.

Apoyo individualizado

La iniciativa es «totalmente individualizada», destacó el gerente de Asprona Bierzo, de tal forma que las personas que deseen utilizar el transporte público serán acompañadas por personal de la asociación en el itinerario que ellos demanden. El personal de Asprona les acompañará en ese proceso de entrenamiento que paulatinamente se irá reduciendo. «El objetivo siempre va a ser mejorar la normalización, la integración y la participación como ciudadanos con los mismos derechos que el resto y beneficiará a toda la sociedad», subrayó Valentin Barrio.

Por su parte, la representante de Aupsa Linecar, adjudicataria del servicio, Susana García, explicó que las primeras acciones comenzaron a realizarse hace un año cuando la compañía se preparaba para acceder a la licitación del servicio de transporte urbano de la capital berciana. «Aquí es donde vimos las carencias de los vehículos para personas con discapacidad intelectual», aseveró. Explicó que el convenio de colaboración incluye dos puntos, el primero el de la incorporación de estas personas al mundo laboral con realización de prácticas y posible contratación, y el segundo el de facilitar la accesibilidad a la movilidad. «Creemos que para un discapacitado intelectual, donde a lo mejor conseguir un carné de conducir va a ser difícil o imposible, el transporte público es fundamental». «Vamos a ver las dificultades que tiene el servicio para poder ayudar estos chicos y chicas», recalcó, conscientes de la necesidad de «darles su independencia».

Desde Aupsa recuerdan que los autobuses urbanos están ya adaptados para personas con discapacidad física, con rampas y plazas de movilidad reducida y otros elementos como el Ciberpas que pone voz a los mensajes de información para personas ciegas y también para personas sordas con el Modo T en todos los puntos de información.