Terrazas en Ponferrada. / César Sánchez

El alcalde de Ponferrada asegura que en lo que queda de año se convocarán las ayudas a la hostelería

Olegario Ramón asegura que están intentando salvar las trabas de la Junta de Castilla y León a que los ayuntamientos den ayudas directas al sector

Esther Jiménez
ESTHER JIMÉNEZ Ponferrada

Tras las quejas de la Asociación de Hosteleros del Bierzo ante el retraso por parte del Ayuntamiento de Ponferrada en la convocatoria de las ayudas a la ampliación de terrazas y a la adquisición de medidores de CO2, el alcalde, Olegario Ramón, aseguró que la convocatoria se realizará en el actual ejercicio, es decir, antes de que finalice el año, puesto que están intentando salvar las trabas de la Junta a que los ayuntamientos den aportaciones directas al sector.

«En algunos sitios se ha establecido que no era una competencia municipal y no se ha dejado dar ayudas directas y estamos buscando un mecanismos, nosotros que hacemos el esfuerzo, que ponemos el dinero en presupuestos, pues hombre no tener el problema que nos venga la Junta y nos diga que no podemos dar ayudas directas», lamentó Ramón.

El primer edil también puso de manifiesto el agradecimiento que reciben por parte de los hosteleros a título propio. «Nosotros vamos por los establecimientos y todo el mundo nos agradece el esfuerzo, es verdad que desde las asociaciones el agradecimiento no es tan directo o tan público pero es curioso porque los asociados nosotros vamos por los establecimientos y en general reconocen ese esfuerzo», indicó.

Por otro lado, apuntó que el equipo de Gobierno baraja el 1 de enero de 2022 como fecha para que el sector hostelero del municipio vuelva a la normalidad y dejen de tener valicez las actuaciones extraordinarias adoptadas durante lo peor de la pandemia.

Aún así recordó el compromiso «evidente y tangible» del Ayuntamiento con la hostelería a través de medidas como la exención del abono del pago de la tasa de terrazas -están pensando en la idea de que sea al 50% el próximo año-, las 200 plazas de zona azul habilitadas para terrazas, una normativa especial o una línea de ayudas. « Ojalá administraciones con mucho más músculo que la nuestra, como es la autonómica y la central, tuviera el compromiso que nosotros hemos demostrado», finalizó.