?>
El Bierzo
EL BIERZO
El Bierzo impulsa el buen momento del sector de la apicultura en la provincia
El precio de la miel no para de crecer y el cincuenta por ciento de la producción se dedica a la exportación alcanzando ya el mercado de Arabia Saudí
Un apicultor, junto a un panal de miel. (Foto: Bragimo)
Un apicultor, junto a un panal de miel. (Foto: Bragimo)
J.C.
03/08/2014
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Son trabajadoras, muy productivas, y realmente rentables. Las abejas, esos insectos himenópteros que abundan en el Bierzo, se han convertido en un nicho de empleo en tiempos de crisis. Lejos de resentirse con la difícil coyuntura económica actual la miel, 'la mejor herencia' de las abejas, da o ayuda en el empleo -en mayor o menor medida- a más de 2.000 personas en toda la provincia. La comarca impulsa el crecimiento de este sector a nivel provincial y los productores destacan su potencial.

La mayoría de estos empleos, eso sí, se tratan de una "segunda ocupación" ya que a fecha de hoy el número de explotaciones "cien por cien" profesionales ronda las 80, con una media de tres trabajadores por cada una de las 'fábricas'.

Urbano González Escapa, responsable miel ecológica Urzapa y el único productor ecológico registrado en la provincia de León, remarca que la abeja no sólo es necesaria por su implicación en la polinización sino que se ha convertido en una "industria con pasado, presente y futuro".

Los datos están sobre la mesa. A escasas fechas de que se realice la principal 'cosecha' de miel, prevista para la última semana del mes de agosto, la sensación es que habrá "una muy buena producción si se compara con lo ocurrido en el último año, en el que se recogió más o menos el cincuenta por ciento de la previsión que se tenía inicialmente". "Venimos de un mal año pero las sensaciones ahora son bien diferentes", advierte.

Producto anticrisis

Que la miel es un producto 'anticrisis' es algo que se demuestra con los precios. Al contrario de lo que viene sucediendo con un buen número de productos dentro del sector de la alimentación en los últimos cuatro años el precio ha subido casi un 30%. "El precio del kilo de miel estaba en 2,40 euros, pero actualmente ese precio se ha elevado hasta los 3,30 euros y por encima de ese nivel", asegura González Escapa.

Un precio que en todo caso se refiere el precio de origen para productores y que se realiza sobre bidones de de 300 kilos, de ahí que la valoración tenga poco que ver con el precio de venta al público, donde fácilmente se encuentra por encima de los siete euros.

De las ventajas como elemento de negocio que tiene la miel da cuenta el paulatino incremento en el número de explotaciones que existen en la provincia. "El incremento es leve, pero sostenido en el tiempo", recuerdan los profesionales del sector.

35.000 abejas por colmena

En el año 2010 el número de explotaciones se elevó hasta las 1.130 mientras que doce meses después se llegaban a las 1.195. Los datos de los dos últimos ejercicios no son oficiales, pero la sensación es que se ha mantenido en esa línea de incremento, por lo que "es posible que en la actualidad existan 1.400 explotaciones". Ese incremento es paralelo al del número de colmenas, hasta alcanzar las 40.000 que existen en la actualidad.

Los números que se asocian al mundo de las abejas resultan, en ocasiones, mareantes. Cada colmena cuenta con 35.000 abejas aproximadamente por lo que el número de animales de este tipo que vuelan por la provincia de León llega a los 1.400.000.000. "Sorprende, pero las cuentas son claras", remarca Urbano González Escapa, responsable miel ecológica Urzapa.

Escapa destaca, además, la importancia de la abeja en el proceso de la polinización porque "cada abeja al día visita 2.000 flores para la polinización". "En Estados Unidos, por ejemplo, se han tomado medidas de apoyo a este sector al detectarse serios problemas por la ausencia de polinización", también detalla.

Abejas en un panal de miel. (Foto: Bragimo)

Entre el autoconsumo y la exportación

Desde Urzapa se insiste en que el sector de la miel ha alcanzado cotas en la provincia que eran impensables hace unos años. Y el crecimiento no parece tener fin a fecha de hoy.

"Cada día llega gente nueva a este sector, aunque la realidad es que es un mundo complicado pero en la situación actual se entiende", asegura Urbano González. Y se entiende porque con la crisis que la sociedad sufre desde 2007 "la apicultura es un refugio de búsqueda de empleo o como segunda economía".

"La realidad es que no abundan las explotaciones profesionales, somos 78 con más de 150 colmenas, y el resto es para autoconsumo aunque en ese autoconsumo se encuentra un producto que ayuda a la economía familiar", también dejan ver los productores.

El norte de la provincia

Las explotaciones se concentran de forma mayoritaria en el norte de la provincia, "mayoritariamente en El Bierzo donde cuenta con un mayor potencial" pero también en lo que se denomina "franja norte leonesa, desde Vegacervera a Villablino".

Y la 'salida' del producto no tiene complicaciones, aunque sí exige como toda actividad de este tipo dedicación y trabajo. "Todas las mieles españolas tienen una salida clara, no tienes problemas en la venta", se recuerda desde Urzapa. El consumo interno es importante, pero hoy el cincuenta por ciento del producto se exporta a países tan diversos como Francia, Noruega, Andorra, Inglaterra, Alemania o Arabia Saudí.

Precisamente esta firma es la única que tiene el sello de 'ecológico' en el mundo de la apicultura. "Ese sello no es fácil de obtener. Mis colmenas están colocadas en lugares que en tres kilómetros alrededor -radio de trabajo de las abejas- no tienen producciones agrícolas intensivas, lo que supone que se trata de zonas aisladas, en las que no hay pesticidas o herbicidas", sentencia Urbano González Escapa.

Además "en caso de enfermedad pueden utilizar productos de síntesis que dejan residuos en el polen y la miel, mientras que en mi caso no hay residuo. A todo ello se suma que la explotación recibe al menos dos veces al año la visita de los certificadores".

Un grupo de abejas, trabajando en su panal. (Foto: Bragimo)

La amenaza de la avispa asiática

León, Zamora y Burgos son las provincias de Castilla y León en la que se concentra las explotaciones apícolas. Una cosecha anual suele ser la media pero las permanentes mejoras en el sector y el carácter privilegiado de la zona leonesa permite en ocasiones llegar a las dos.

Desde el sector se advierte de que las mieles leonesas son de gran calidad y resultan muy apreciadas por los clientes.

A fecha de hoy el principal enemigo del sector no es el propio mercado, sino otro la temida avispa asiática, una especie invasora que se alimenta de las abejas domésticas, y que se cree llegó a la península desde China, vía Francia, dentro de los contenedores utilizados para la importación de productos comerciales de ese país.

La 'avispa asiática' es una 'asesina en serie' y "su capacidad para acabar para las abejas es terrible". Una avispa 'local' mata media docena de abejas, la asiática mil veces más. "Es terrible, lo único que hasta ahora hemos podido hacer es poner 'filtros' (redes) en las colmenas para impedir la entrada de la avispa asiática que tiene un tamaño muy superior".

Salvo por este contratiempo, se remarca, en tiempos de crisis el sector apícola en León va 'como la seda'.
 

  Preparar para imprimir  Enviar por correo