Saúl Ordóñez, durante la disputa de la primera eliminatoria de los Juegos Olímpicos de Tokio 2021. / Efe

Saúl Ordóñez: «Quiero reencontrarme conmigo mismo y superar mi mejor año, el 2018»

El atleta berciano, que está pasando unas Navidades distintas con una concentración en Iten (Kenia), apunta que el 2021 ha sido «muy bueno», pero sin llegar a ser su mejor temporada, que fue la de 2018, y sueña con superar ese listón en 2022 con el 800 y el 1.500 metros como opciones viables para brillar

Dani González
DANI GONZÁLEZ León

Un año inolvidable que el berciano Saúl Ordóñez ha finalizado lejos de su Salentinos natal, concretamente en Iten, en Kenia, en el alto valle del Rift en un lugar al que apodan como «la cuna de los campeones».

El mediofondista leonés ha cerrado allí el 2021 y ha abierto el 2022, en el que espera seguir con su progresión, poniéndose cada vez metas más exigentes y, a la par, ambiciosas, y con París 2024, aunque lejos en el espacio temporal, ya en su mente.

Ordóñez, desde Kenia, hace balance de su temporada con leonoticias y califica el 2021 como un año «muy bueno» no sólo por los resultados deportivos, sino por el hecho de poder «entrenar duro». «Me he recuperado al cien por cien de mis lesiones y, para mi, eso ya es una gran victoria», ha expresado.

El hecho de poder debutar en unos Juegos Olímpicos ha sido «un gran salto» para el atleta de Salentinos y un «extra de motivación» aunque, humilde, afirma que no fue «el debut esperado», quedándose a unas centésimas de pase a semifinales. Ha sido un gran año, insiste, pero no el mejor para él, que se sigue quedando con 2018: «Fui tercero en el Mundial indoor y en la temporada de verano hice el récord de España. Eso tiene más valor».

Los Juegos Olímpicos, el «gran salto»

Regresando al sueño olímpico cumplido, Saúl Ordóñez lo califica como «el gran salto» de su carrera y una «identidad» para cualquier atleta, aunque se le queda la espina de no haber podido luchar por entrar en la final.

Los meses previos a Tokio en su prueba, el 800 metros, los protagonizaron hasta seis mediofondistas de las distancia peleando por las tres plazas disponibles para la cita olímpica, una de las cuales acabó llevándose Ordóñez. «Esa alta competencia exige subir el nivel. Ahora hay nuevas generaciones y una densidad de atletas mayor en cada prueba. Esto conlleva tener que saber convivir con más situaciones de estrés para clasificarse para los campeonatos, pero, en este 2021, habíamos entrenado muy bien de cara al verano y a los Juegos Olímpicos», ha expresado.

En lo personal, Ordóñez considera que en este año le ha servido para «madurar» como atleta y tomarse este deporte «más enserio» estando dispuesto, asegura, a hacer «unos sacrificios que antes no me planteaba».Y como transición entre el 2021 y el 2022, el berciano se encuentra concentrado en Kenia donde está manteniendo un nivel de entrenamiento «muy alto» acompañado de un «extra de motivación» en el mismo lugar que visitó hace cuatro años, justo antes de su mejor temporada (la de 2018): «Me gustaría reencontrarme conmigo mismo y llegar a superar aquel 2018».

Competitivo en pista cubierta y en verano; en 800 y en 1.500 metros

El nuevo año es motivante, como insiste el atleta berciano, y con muchos objetivos en el corto y medio plazo, empezando por la pista cubierta, donde Ordóñez estará. «Aún no tengo cerradas las competiciones pero la preparación está enfocada a competir en el Indoor World Tour y lograr estar en el Mundial de Belgrado», asegura.

De cara a verano, con un campeonato de Europa en Munich y un Mundial en Oregon, los objetivos están también claros, pero no tiene definido aún en qué distancia: «Nos estamos preparando para ser competitivos en 800 y 1.500 metros. Me gusta tener en la mano la posibilidad de ambas distancias y será la pista quien me ponga en mi lugar», ha apuntado.

Por último, Saúl Ordóñez también mira, aunque sea de reojo, a París 2024 con un ciclo olímpico un año más corto por el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio. «En mi caso, creo que es positivo. Estoy recuperado de mi lesión y en tres años, si mantengo este nivel de entrenamiento, puedo estar en mi mejor versión. Hay mucho trabajo por delante, pero voy a ir a por todas», ha sentenciado.