El Toralín tiene la llave del último paso hacia la gloria

Entrenamiento de la Ponferradina./
Entrenamiento de la Ponferradina.

La Ponferradina aspira a defender el gran resultado obtenido en Cartagena y acceder a la ronda final por el ascenso a Segunda División

RUBÉN FARIÑAS

En el Toralín está la llave para alcanzar el último escalón a la gloria. 80 equipos inician cada temporada el campeonato de Segunda División B y la misión de muchos es alcanzar una cima que está muy cerca de Ponferrada.

La SD Ponferradina recibe este sábado, desde las 20:30 horas, al Cartagena, en el partido de vuelta de la segunda eliminatoria de la fase de ascenso a LaLiga 1|2|3 y lo hace con el 1-2 logrado en Cartagonova hace menos de una semana.

Los chicos de Jon Pérez Bolo tienen una oportunidad pintiparada para acceder a la fase final, donde se jugará ya solo a una carta qué equipos acompañan a Racing de Santander y al Fuenlabrada a Segunda División.

El técnico vasco apuesta por repetir «el mismo partido» que en Cartagonova, donde los blanquiazules demostraron solvencia defensiva y buen juego para imponerse a la escuadra murciana y traerse un gran botín para la vuelta.

«Mañana tenemos que dar otro paso adelante. Todavía no hemos hecho nada», recordaba el entrenador en la previa del duelo para el que la Deportiva podrá contar con todos sus efectivos y en el que Bolo tirará de su once de gala.

La fortaleza en el Toralín

A falta de unas horas para el partido, el Toralín se acerca al lleno aunque todavía con entradas en taquilla. El club informaba de que se habían dispensado 6.500 localidades durante la semana.

Precisamente, a la trayectoria como local de la Ponferradina se aferran los suyos. Y es que los bercianos suman seis victorias consecutivas y sin encajar un solo tanto en su feudo.

El rival

Por su parte, el Cartagena llega con los planes cambiados y obligado a aplicar la épica para lograr la remontada y evitar un nuevo fracaso deportivo a la entidad.

El equipo de Munúa acude a Ponferrada con las bajas de Elady y Joshua, por sanción, y de Antonio López, por lesión, y deberá mejorar sus prestaciones si quiere tener opciones de dar la vuelta a la eliminatoria asaltando el Toralín, donde debe al menos anotar dos goles.

Si la Ponferradina logra mantener su ventaja, y acceder a la siguiente ronda, tan sólo tendrá por delante un último rival que derrotar para que la ciudad vuelva, tres años después, a Segunda.