Erik Morán, en un partido con la Deportiva. / LaLiga

Fútbol | Segunda

Erik Morán, el 'faro' del estilo de Bolo

El mediocentro vasco es uno de los fijos en el esquema de la Deportiva, aportando solidez defensiva y buena salida de balón

Dani González
DANI GONZÁLEZ León

Todo entrenador necesita ese jugador en el que confiar, al que entregar su manual de estilo para que lo plasme sobre el campo y para que, además, ayude al resto de sus compañeros a ejecutarlo.

Ese hombre en la Deportiva es Erik Morán, un hombre cuya importancia ha crecido exponencialmente con la salida, especialmente, de Óscar Sielva, adquiriendo ese rol protagonista y preponderante en el juego de un conjunto berciano que está sorprendiendo para bien a todo y donde el vizcaíno tiene mucho que ver.

Con 1.440 minutos disputados esta temporada en 22 encuentros, de los que en 17 ha partido como titular el vasco es el 'faro' para Jon Pérez Bolo de su Deportiva, siendo un hombre fundamental tanto a la hora de generar juego como para destruir.

Más recuperaciones que pérdidas

Los datos son claros y fidedignos para mostrar ese peso específico de Morán. En lo que va de temporada, ha recuperado 157 balones y ha interceptado 75 balones por las 146 pérdidas que ha tenido. Es un jugador fiable con el balón en los pies, ese futbolista al que sus compañeros pueden entregarle la posesión sabedores de que está a buen recaudo y que, además, es fundamental en las labores de cobertura defensiva.

Pero, a la hora de crear juego, es el metrónomo de esta Deportiva, donde Agus Medina, con el que a veces comparte el doble pivote, o Cristian, tienen un rol más llegador que el de Portugalete. Erik Morán es el hombre que recibe, se gira y distribuye para liderar el ataque posicional de la Deportiva.

Casi infalible en el pase

Con un acierto de 83% en los pases, destaca su éxito en los envíos hacia adelante superior al 70% y en el último tercio de campo, donde es más complicado encontrar a un compñaero, que es del 71%. Morán también tiene buenos números en los pases en largo y en profundidad (55% de acierto en ambos).

El futbolista vizcaíno, que cumple su segunda temporada a las órdenes de Bolo en El Toralín, es uno de los argumentos más sólidos para explicar el por qué de la gran temporada de la Deportiva que, tras la primera vuelta, sueña con un histórico ascenso a Primera.