Lydia Valentín no se ve compitiendo más allá de tokio 2020

La haltera berciana, que estos días prepara el Mundial de Turkmenistán en el CAR de León, asegura que los de 2020 serán sus últimos Juegos Olímpicos, aunque «quizá no sea mi última competición»

Andrés Mata, durante un ejercicio en el CAR de León. / Inés Santos
DANI GONZÁLEZLeón

El equipo nacional de halterofilia ha vuelto a elegir León para preparar el Mundial de Turkmenistán, que se celebrará el próximo mes de noviembre. Trece levantadores ultiman su puesta a punto en el CAR de León, con Lydia Valentín como gran referente nacional. La berciana está apurando su último ciclo olímpico para llegar a Tokio 2020 en las mejores condiciones posibles en los que serán sus últimos Juegos.

«Más allá de Tokio no sé lo que puede pasar, pero este es mi último ciclo olímpico completo, a los siguientes Juegos no llego», afirma la levantadora de Camponaraya, que prepara en León el Mundial donde busca revalidar el oro del pasado año.

Desde la Federación Española esperan que la berciana cambie de opinión porque «físicamente, está para seguir más allá de Tokio, pero veremos si está con la motivación de mantenerse al más alto nivel», tal y como comenta el presidente de la Federación Española de Halterofilia, Constantino Iglesias.

Un camino abierto por Valentín

La halterofilia española vive un momento dulce, después de cosechar 13 medallas en los Europeos de Rumania. Lydia ha abierto un camino que espera que otros puedan seguir. Y es que sus compañeros de entrenamientos y selección ven en la berciana un ejemplo y un espejo en el que fijarse.

«Tenemos la enorme suerte de tenerla a ella. Ha roto muchos esquemas, es la único haltera que ha logrado medalla en tres Juegos Olímpicos distintos pero al tenerla tan cerca, no nos damos cuenta de su dimensión. Es un referente mundial y es nuestro buque insignia», señala Constantino Iglesias.

El gran reto de la halterofilia es seguir creciendo y agradecen a Lydia Valentín haber «logrado espacio en los medios y en la cultura deportiva de los españoles».

«Motivada» por ser favorita en el Mundial

Ahora, la de Camponaraya se marca «nuevos objetivos a corto plazo» para mantener la motivación de cara a Tokio 2020. El primero, o el más cercano, es este Mundial, que se desarrollará desde el 1 al 10 de noviembre, donde Lydia Valentín llega con el «impulso» de ser favorita al oro, pero sin marcarse esa meta. «Simplemente quiero competir bien, la medalla es una consecuencia de ello».

Pero, más alla de eso, la berciana también tiene su particular deseo. Su sueño es que la halterofilia siga creciendo y, qué mejor que empezar en casa. Lamenta que en León «no haya cimientos» para construir un futuro prolífico para la halterofilia como sí sucede en Camponaraya.

«Necesitamos un entrenador profesional, un buen gimnasio y, sobre todo, ilusión y ganas», explica la de Camponaraya.

El CAR de León es un mina de ilusiones estos días. La selección nacional de halterofilia estará en la capital leonesa hasta este sábado para preparar un Mundial en el que esperan seguir dando pasos adelante y Lydia Valentín busca un nuevo oro.

Contenido Patrocinado

Fotos