La haltera berciana Lydia Valentín junto a la escultura inaugurada en su honor en Camponaraya./César Sánchez

La haltera berciana Lydia Valentín junto a la escultura inaugurada en su honor en Camponaraya. / César Sánchez

Camponaraya rinde homenaje a la deportista Lydia Valentín con una escultura en pleno Camino de Santiago

La obra está elaborada con pequeñas piezas metálicas que forman la silueta de una levantadora de peso

D. ÁLVAREZ Ponferrada

La medallista olímpica Lydia Valentín recibió este jueves un nuevo homenaje en su municipio natal de Camponaraya, que inauguró una escultura en su honor en pleno paso del Camino de Santiago. «Estoy muy contenta y feliz, es algo que va a perdurar de por vida en el lugar donde nací y donde creí que se podía conseguir», destacó la atleta tras descubrir la obra elaborada por el escultor Pepe Amigo.

Construida mediante la adición de pequeñas piezas metálicas que conforman la figura de una levantadora de peso, la obra está recortada por un arco metálico del que cuelgan los aros olímpicos. Además, el conjunto escultórico se completa con un monolito en el que figura el nombre y el palmarés de la berciana, con un hueco desde el que la silueta de la escultura, situada a escasos metros, queda recortada sobre el horizonte.

El acto de reconocimiento estuvo presidido por el alcalde de Camponaraya y presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán, que agradeció a la deportista «que haya puesto el nombre de Camponaraya en el mundo». «Lo más importante de esta escultura es que se queda ahí para siempre», señaló Morán, que valoró el ejemplo de Valentín como una demostración de que «desde un pueblo pequeño y con medios muy humildes se puede llegar a las cotas más altas».

Por su parte, el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, que también asistió al acto, recordó que Lydia cuenta en su palmarés con tres medallas olímpicas, cuatro medallas mundiales y doce europeas, así como un premio como mejor atleta de halterofilia del mundo. «Es una deportista que ha tocado el cielo y el tiempo colocará su leyenda más arriba aún», resumió Blanco, que valoró la trayectoria de la berciana como «una lucha contra ella misma, contra las rivales y contra el sistema».