Imagen de la reunión de representantes de la Xunta con empresarios. / Xunta de GALICIA

La Xunta pide soluciones alternativas a corto plazo para los transportes especiales afectados por el corte de la A-6

Los empresarios advierten que la entrada a Galicia por la A-52 triplica el coste y multiplica el tiempo de viaje, por lo que no puede considerarse una alternativa viable

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

La consejera de Infraestructuras y Movilidad de la Xunta de Galicia, Ethel Vázquez, junto con el director de la Agencia Galega de Infraestructuras, Francisco Menéndez, se reunieron este martes con el director general del Grupo Pérez Torres, Santiago Pérez-Torres, y el responsable del grupo en el Ferrol terminal, Santiago Menéndez, para atender la situación derivada del cierre de la autovía A-6 a consecuencia del derrumbe del viaducto de Castro.

En la reunión, los representantes de la Xunta coincidieron en que el cierre de la A-6 supone un gran problema económico que ya está afectando a muchos sectores, además de complicaciones en el tráfico, seguridad vial y perjuicios para los transportistas, que se ven obligados a desviarse por la carretera nacional con la consiguiente pérdida de tiempo y aumento de costes, tanto para los vecinos de Pedrafita como para los turistas.

Ante esta situación, el Gobierno gallego considera necesario que el Ejecutivo central ofrezca alternativas inmediatas que faciliten el tránsito de los transportes especiales al puerto de Ferrol.

Según Pérez Torres, el acceso a Galicia por la A-52, Autovía de las Rías Baixas, triplica el coste y multiplica exponencialmente el tiempo de viaje, por lo que no puede considerarse una alternativa viable.

Los transportes especiales de palas de aerogeneradores que transporta Pérez Torres desde las plantas de Castilla y León, principalmente desde Ponferrada, tampoco pueden pasar por el desvío habilitado por la carretera nacional, que cruza Pedrafita, lo que supone cuantiosas pérdidas.

El director del grupo empresarial asegura, además que, en 7 meses, desde que se iniciaron las obras del viaducto de Castro, que obligaron a parar el tráfico en la A-6, hasta enero de 2022, cuando el Ministerio habilitó la posibilidad de cruzar el viaducto en determinados horarios para el paso de vehículos especiales, se bloquearon más de 100 barcos, lo que representa unos 3.000 componentes eólicos. Representantes de esta empresa logística temen que la situación se agrave por el cierre actual y la falta de alternativas de paso para el transporte especial.

Por ello, la Xunta y los representantes de la empresa instan al Ministerio a ofrecer alternativas inmediatas al tráfico, especialmente al transporte especial.

El Xunta de Galicia recuerda que el cierre de la autovía A-6 está teniendo un fuerte impacto económico y social, siendo una de las principales vías de acceso a Galicia, y la principal arteria de comunicación hacia el norte de la comunidad y hacia los puertos de A Coruña y de Ferrol.