Una vecina de Castropodame lee el manifiesto de repulsa al acto de violencia de género sufrido en la localidad leonesa. / ESTHER JIMÉNEZ

'La violencia de género no llega a ningún sitio', el grito de Castropodame contra la agresión machista en Bembibre

Una veintena de vecinos de la localidad se concentran ante el Ayuntamiento como protesta ante los hechos producidos a principios de semana

Esther Jiménez
ESTHER JIMÉNEZ Castropodame

Castropodame salió a la calle este miércoles para denunciar el suceso ocurrido en Bembibre el pasado lunes, que ha tenido la respuesta de una veintena de vecinos de la localidad berciana, que decidieron manifestarse frente al Consistorio.

Y es que la concentración tuvo lugar en el municipio de origen del supuesto agresor que, el pasado lunes embistió presuntamente su vehículo contra el de su ex pareja y después la golpeó con un bate. Unos hechos que han consternado a toda la sociedad leonesa y nacional, y sobre todo a los vecinos del municipio.

La alcaldesa de Castropodame, Josefa Álvarez, explicó que el hombre, que ya ha ingresado en prisión provisional, es natural de Matachana, «todo el mundo lo conoce y nunca sospechamos que podríamos llegar a una situación como esta».

En ese sentido, explicó que mientras vivió en el municipio «no tuvieron problemas pero sí que eran personas de carácter fuerte pero hasta estos extremos nunca se había llegado, tampoco había quejas de vecinos por un tema de estos». «Yo desde la parte que me toca porque he tenido relación con él y con ella nunca pensé que podría llegar a pasar una cosa así», añadió.

El sentimiento en el pueblo es de «consternación y mucha rabia» y el hecho de que el supuesto agresor sea natural del municipio ha llevado a los vecinos a tomar «más conciencia» sobre la violencia de género, «contra la que debemos actuar contundentemente».

Galería.

Los vecinos que acudieron a la concentración convocada por el Ayuntamiento se mostraron «horrorizados» tras conocer la noticia. «Yo a esas personas las conozco de vista, no tenía trato pero cuando es alguien que conoces, aunque sea de vista, pues te llega más», lamentaba una vecina.

A su vez conderon los hechos, que calificaron de «barbaries» y destacaron el carácter «exaltado» del investigado pero nunca se imaginaron «que pudiera llegar a hacer este tipo de cosas».

Manifiesto de repulsa a la violencia de género

El acto contó con la lectura de un manifiesto de repulsa a este tipo de actos en el que se recalcó que «no es la primera, pero nuestro deseo sería que fuese la última».

Unas palabras en el que se incidió en la necesidad de empezar «por nuestros hogares, demos ejemplo educando a nuestros hijos en la tolerancia, que entiendan que la violencia no llega a ningún sitio».

Y es que, «no hay nada más pobre y más ruin que ejercer la violencia aprovechándose de la constitución física», finalizó el escrito-denuncia.