El viñedo viejo, la «joya» del Bierzo

El bodeguero riojano Álvaro Palacios destaca el potencial del viñedo antiguo del Bierzo como «un tesoro vitivinícola del viejo mundo» durante el acto de inauguración de las XXXIV Jornadas Gastronómicas

El mantenedor de las XXXIV Jornadas Gastronómicas del Bierzo, el bodeguero Álvaro Palacios./César Sánchez
El mantenedor de las XXXIV Jornadas Gastronómicas del Bierzo, el bodeguero Álvaro Palacios. / César Sánchez
D.ÁLVAREZCamponaraya

El prestigioso bodeguero y enólogo riojano Álvaro Palacios destacó hoy el potencial del viñedo viejo de la comarca del Bierzo como «un tesoro vitivinícola del viejo mundo» durante el acto de inauguración de las XXXIV Jornadas Gastronómicas organizadas por el Consejo Comarcal. Palacios, que ejerce como mantenedor de las jornadas, consideró que la comarca dispone de «los mejores viñedos del mundo» y animó a los jóvenes productores a «cuidar las viñas viejas que quedan y cultivar de forma tradicional».

Al respecto, Palacios subrayó que el viñedo viejo de la comarca, al que definió como «joya», no es «una viña nueva con variedades replicadas de otro lugar» sino el legado de una de las más de cien regiones tradicionales de producción vinícola en España que sufrió la decadencia de la agricultura a lo largo del siglo XX, motivada por la aparición de nuevos medios de transporte que provocaron la destrucción de las redes de comercio local.

En ese sentido, remarcó que el entorno natural y la cultura vitivinícola de la comarca berciana, sumada al «conocimiento ancestral del mundo del vino» procedente de los «monjes borrachos que iban y venían de Europa» siguiendo el Camino de Santiago aporta un componente «místico» a unos caldos que han obtenido en los últimos años un importante reconocimiento internacional, ligado a la variedad Mencía. «No hemos llegado al techo, en el Bierzo queda mucho por hacer, el sector tiene que subir mucho más», aseguró el bodeguero.

Reconocido internacionalmente

Nacido en la localidad riojana de Alfaro en 1964, Álvaro Palacios es el heredero de una dinastía con cinco generaciones de historia en el mundo del vino. Tras estudiar enología en la Universidad de Burdeos (Francia), la «búsqueda de alternativas y de nuevos viñedos» le llevó, con sólo 24 años, a lanzarse a la conquista de la comarca catalana del Priorat, una de las zonas de mayor tradición vitivinícola de la península. En la bodega que creó en 1992 se produce L'Ermita, el vino más caro de España.

Diez años más tarde, desembarcó en el municipio berciano de Corullón, donde replicó la aventura fundando junto a su sobrino Ricardo la bodega Descendientes de J. Palacios, adscrita a la DO Bierzo. «En aquellos momentos todo el mundo apostaba por zonas como Ribera de Duero y Toro, pero mi educación en Francia me llevó a valorar un perfil de vino más fino, atlántico y septentrional, con una elegancia y personalidad única», explicó Palacios.

En la actualidad, los vinos producidos por sus empresas disfrutan de una extraordinaria proyección internacional, con distribución en más de 75 países. Algunos de esos caldos, como La Faraona, que el año pasado obtuvo 100 puntos en la prestigiosa guía Parker, han convertido a Palacios en uno de los profesionales españoles del sector más reconocidos a nivel internacional. Pasadas dos décadas desde su desembarco en los altos y valles de Corullón, el riojano quiso mostrar hoy su «felicidad absoluta» por ser el mantenedor de este evento en el que la gastronomía berciana se convierte en la gran protagonista.

Hasta el 9 de diciembre

La cita arrancó este fin de semana y se desarrollará hasta el 9 de diciembre en 37 restaurantes de la comarca y en otro de la vecina Valdeorras. En total, serán seis establecimientos menos que los que participaron en la edición del año pasado los que ofrecerán durante los fines de semana menús elaborados con productos de los sellos de calidad de la comarca a un precio mínimo de 20 euros y máximo de 35 euros. El año pasado fueron cerca de 30.000 los comensales que disfrutaron del evento.

En el acto celebrado esta tarde, el presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel, remarcó que la presencia de Palacios, «una figura reconocida en el mundo del vino a nivel nacional e internacional» es un «motivo de orgullo» para la comarca. Igualmente, el alcalde de Camponaraya y anfitrión del evento, Eduardo Morán, se felicitó de celebrar esta inauguración en el Centro de Interpretación de la Vid y el Vino (Civi), lo que pone de relieve el maridaje de los vinos y la gastronomía de la comarca.

Contenido Patrocinado

Fotos