Villablino se reinventa y exige su parador de turismo y más Leitariegos

El alcalde de Villablino, Mario Rivas López, durante el 'e(n)cuentro' mantenido en leonoticias. / Sandra Santos

El alcalde de la localidad, Mario Rivas López, insiste en un optimismo realista y cree que la comarca tiene futuro si se centra en la Formación Profesional, la ganadería, el emprendimiento y el turismo | Exige el apoyo firme de Diputación, Junta y Gobierno en defensa de la comarca

J.C.León

Si el municipalismo adquiere una dimensión social extraordinaria ésta se hace visible en municipios como el de Villablino. Ejemplo de prosperidad dos décadas atrás, la zona de Laciana se ha visto sumida en un profundo proceso de reconversión que ha puesto fin a un modelo productivo y ha obligado a sus habitantes a acometer un giro trascendental en el aspecto industrial.

Del todo a la nada en un tobogán que se ha llevado por delante cuanto salía a su paso. Una brutal desconexión económica que ahora se busca recomponer con no poco esfuerzo y con un «optimismo» prudente, sereno y bien entendido. Una especie de rearme para luchar por un futuro «por el que merece la pena trabajar sin descanso».

Su hoy alcalde, Mario Rivas López, insiste en inyectar a la comarca dosis de adrenalina buscando que ésta remonte desde la peor de las situaciones posibles. «Tenemos la situación que tenemos. El carbón se ha terminado como modelo productivo el 31 de diciembre de 2018 y ahora tenemos que trabajar en otro tipo de industria. No sirven los lamentos. Tenemos que ser positivos y salir para adelante, pero para eso necesitamos el apoyo de otras administraciones. Insisto mucho en ese aspecto porque es determinante«, asegura durante el encuentro mantenido en leonoticias con motivo de los 40 años de municipalismo.

«Ya no tenemos el carbón y no sirven los lamentos. Tenemos que ser positivos y salir para adelante, pero para eso necesitamos el apoyo de otras administraciones»

«Ya no tenemos el carbón y no sirven los lamentos. Tenemos que ser positivos y salir para adelante, pero para eso necesitamos el apoyo de otras administraciones» El estado actual

Villablino tuvo, en sus momentos más brillantes, una población que superaba los 15.000 habitantes. La minería condicionó todo, la comarca, el entorno, la economía y a sus gentes. Así que su fin ha sido un doloroso golpe. Y no es fácil levantarse de la lona. «La población está hoy en el entorno de los 9.000 habitantes. Ya no hay minería, tenemos que reinventarnos», remarca.

Y reinventarse pasa por tener iniciativa y proyectos. Mario Rivas mantiene que la comarca los tiene: «Los hay, queremos ser una zona clave en la formación profesional. Salvando las distancias, pretendemos que la formación profesional tenga para Villablino la misma importancia que la Universidad de León tiene para la capital«.

Formación de la juventud y apuesta por el sector primario, por aquel que en su día ya generaba riqueza y que la población abandonó ante la llamada de la minería: «Tenemos que aprovechar nuestra zona, que es privilegiada, para conseguir recuperar la ganadería. En Laciana, en Villablino, se dan las condiciones adecuadas para la explotación de este sector y más apuntando a productos que pueden ser gourmet«.

Mario Rivas, alcalde de Villablino, durante el e(n)cuentro mantenido en leonoticias.
Mario Rivas, alcalde de Villablino, durante el e(n)cuentro mantenido en leonoticias. / Sandra Santos

«El futuro pasa por la educación a través de la formación profesional, recuperar la ganadería, la inversión empresarial, el parador y Leitariegos»

«El futuro pasa por la educación a través de la formación profesional, recuperar la ganadería, la inversión empresarial, el parador y Leitariegos» El camino a seguir

Mario Rivas insiste en que, recuperar la zona, pasa en todo caso por el apoyo decidido de las administraciones, desde la primera hasta la última. «A la Diputación le pedimos esa implicación, además de en los planes provinciales, en el desarrollo de Leitariegos porque esta estación es fundamental para la zona. La Junta debe apoyar en los servicios con los que tiene competencias y el Gobierno debe asumir la inversión, la creación de empleo a través de esas inversiones que sólo desde el Ejecutivo se pueden realizar«, sentencia el alcalde.

Y en esa línea hay una prioridad: el parador de Villablino. Su no desarrollo es un ejemplo de «las cosas que siendo importantes para la zona no se han desarrollado. El parador, que no tiene un coste excesivamente elevado, no ha salido adelante y ahí se ha perdido una oportunidad única para atraer turismo a la zona«.

«El parador, que no tiene un coste excesivamente elevado, no ha salido adelante y ahí se ha perdido una oportunidad única para atraer turismo»

«El parador, que no tiene un coste excesivamente elevado, no ha salido adelante y ahí se ha perdido una oportunidad única para atraer turismo» El parador de villablino

Mario Rivas ve hoy factible el desarrollo final del parador apelando a la inversión destinada a zonas mineras. «Los fondos mineros mejoraron la calidad de vida en la zona, pero no cumplieron uno de los aspectos más determinantes como era el atraer empresas y generar empleo alternativo«, insiste.

Hoy se debe aprovechar las posibilidades que ofrecen para intentar reconstruir parte de lo perdido en el camino. «Estamos en mitad del túnel, vemos que hay luz al fondo, pero aún nos queda túnel por recorrer», sentencia.

«Estamos en mitad del túnel, vemos que hay luz al fondo, pero aún nos queda túnel por recorrer»

«Estamos en mitad del túnel, vemos que hay luz al fondo, pero aún nos queda túnel por recorrer» Lo que está por llegar