Árboles que serán talados en San Juan de la Mata para levantar la instalación fotovoltaica./

Árboles que serán talados en San Juan de la Mata para levantar la instalación fotovoltaica.

Vecinos de San Juan de la Mata se levantan contra las placas solares: «Van a talar más de 200 hectáreas»

Esta planta quedaría ubicada a 200 metros del casco urbano de Sancedo y a 500 metros del casco urbano del pueblo

Leonoticias
LEONOTICIAS León

Una nueva instalación de energías renovables en la provincia de León ha vuelto a levantar polémica por su ubicación. En esta ocasión entre los vecinos de la localidad berciana de Arganza, cuyo Ayuntamiento inicio hace dos meses el procedimiento para dar autorización de uso excepcional en suelo rústico y la correspondiente licencia urbanística para instalar un parque fotovoltaico.

El proyecto, según denuncian vecinos del pueblo, pretente levantar una planta solar en el monte de San Juan de la Mata, en varias parcelas del polígono 27 y 28 de Arganza, todas ellas propiedad del promotor de la obra (antiguamente pertenecían a la Minero Siderúrgica de Ponferrada). Esta planta quedaría ubicada a 200 metros del casco urbano de Sancedo y a 500 metros del casco urbano de San Juan de la Mata, de acuerdo con la información pública del proyecto.

Una nave industrial en pleno monte

Los vecinos, que están empezando a organizarse, señalan que para la realización de esta planta será necesario: talar más de 200 hectáreas de árboles en las parcelas recalificadas y también en las parcelas vecinas que puedan arrojar sombra sobre las placas solares; instalar una valla en el perímetro de la planta fotovoltaica; contruir una nave industrial de 200 metros cuadrados en el monte; y , por último, instalar una línea de media tensión que atravesará San Juan de la Mata (praderas de «Las Huertas» y barrio de Villanueva) y Arganza hasta conectar con Cacabelos. Se ocuparán 49 parcelas del municipio berciano.

«El proyecto pretende eliminar el bosque para producir electricidad, pero para los vecinos afectados solamente traerá problemas: perderemos nuestro entorno natural, nuestras fincas serán atravesadas por cables eléctricos, sufriremos las obras de instalación de más de un año de duración, no habrá trabajo para nosotros en éstas plantas y nos seguirán cobrando la electricidad igual de cara», señala Víctor García, vecino y afectado por la instalación solar.

Los vecinos en contra de la infraestructura para producir electricidad presentarán las correspondientes alegaciones en el Ayuntamiento de Arganza. Asimismo, dejarán copias de dichas alegaciones en el bar, la farmacia y la tienda de fotocopios de la localidad para aquellos habitantes de San Juan de la Mata que quieran sumarse a la protesta.