Unicaja comunica el traslado forzoso al 40% de la plantilla leonesa que moverá a Andalucía y les da un plazo de 30 días

Sede de Unicaja en Málaga. /
Sede de Unicaja en Málaga.

La entidad comunica el movimiento a 28 de los 71 trabajadores que se verán afectados por el plan |Málaga, Marbella, Lepe o Ceuta son algunos de los destinos | UGT denuncia una herramienta de «despidos baratos»

A. CUBILLASLeón

Unicaja ha iniciado a comunicar los trasladados forzosos a tierras andaluzas después de 44 trabajadores se acogiese voluntariamente pese a que la necesidad de la entidad bancaria es de movilizar a cerca de 200 trabajadores de Castilla y León.

Una medida que ya han comunicado a 28 trabajadores de la provincia de León de los 71 que tienen previsto movilizar de aquí al 31 de diciembre de 2017. Al menos inicialmente. Así lo apunta a leonoticias Rubén Miguel, secretario general de UGT de la sección sindical en Unicaja, que recuerda la «cifra aún no está cerrada. Hoy son 71 pero la empresa no cierra los números».

Una comunicación que han comunicado personalmente el director de área, uno a uno y con destinos variados, que incluyen grandes ciudades como Málaga o Marbella hasta pequeñas localidades como Vejer de la Frontera, Cártama, Lepe, Almonte, Ronda o Alcalá de los Gazules o destinos alejados como Ceuta.

Una medida que ha despertado el recelo de muchos trabajadores, que ahora tendrán por delante un mes para aceptar o rechazar el traslado. Una respuesta negativa, si bien, supondría su salida de Unicaja. «Estamos ante una herramienta de despidos baratos», lamenta Miguel.

Por ello, desde UGT, que no rubricó el acuerdo, ha exigido a la entidad que ponga punto y final al plan de traslados forzosos y aplique medidas como la rebaja de la jubilación hasta los 54 años –ahora fijada en 55- que evitaría los trasladados.

«No sólo supondría un ahorro de coste sino que además impediría salidas traumáticos o un desplazamiento que sin duda choca con la conciliación familiar», remarca Miguel, que lamenta la negativa insisten de la entidad.

En el conjunto de Castilla y León han sido 73 los trabajadores a los que ya han comunicado su traslado forzoso de los 150 que la entidad prevé mover a Andalucía ante la existencia de zonas con necesidad de personal una vez que ha finalizado el proceso de bajas y prejubilaciones voluntarias.

En total, fueron 44 los trabajadores de la Comunidad que aceptaron el traslado voluntario, después de seis fueran rechazados, y que se incorporarán en septiembre a sus nuevos puestos. Trabajadores que además tendrán una serie de compensaciones económicas.