Los trabajadores de Maessa aceptan las condiciones del despido colectivo pero mantienen el campamento porque «la lucha no ha terminado»

Campamento de las auxiliares de Endesa ante la central de Compostilla en Cubillos del Sil. /César Sánchez
Campamento de las auxiliares de Endesa ante la central de Compostilla en Cubillos del Sil. / César Sánchez

La compañía propone el traslado voluntario con 600 euros más de salario el primer año a los operarios que lo acepten y extinguirá el contrato a los que no con una indemnización de 25 días por año de trabajo con un máximo de 13 mensualidades

CARMEN RAMOS Ponferrada

Los trabajadores de la empresa Mantenimientos, Ayuda a la Explotación y Servicios (Maessa) la auxiliar con mayor número de trabajadores que operan en al central de Compostilla II en Cubillos del Sil, han aceptado este viernes en asamblea las condiciones el despido colectivo planteado por la compañía. La propuesta recibió el respaldo de 22 de los operarios mientras que otros 19 votaron en contra.

Ante la falta de carga de trabajo por parte de Endesa Maessa propone el traslado voluntario con 600 euros más de salario el primer año a los operarios que lo acepten a los centros de trabajo de Vigo, San Ciprián (Lugo), As Pontes (A Coruña), Andorra, Ibiza y Cartagena. Por contra, extinguirá el contrato a aquellos trabajadores que no lo acepten con una indemnización equivalente a 25 días de salario por cada año de trabajo con un máximo de 13 mensualidades, superando el mínimo legal y mejorando el plan social presentado inicialmente.

Asimismo, la empresa mantendrá en activo a un total de 22 trabajadores para llevar a cabo obras de mantenimiento en la térmica berciana hasta que se consolide el proceso de desmantelamiento de las instalaciones.

«La situacion sigue siendo la misma, va a haber despidos y traslados», lamentó el portavoz de la plataforma, Alonso Roa, que recordó que los trabajadores se mantendrán en activo hasta el mes de marzo, según el plazo legal establecido, lo que dará un margen todavía a la compañía para que la situación pueda revertirse si la eléctrica da carga de trabajo a las auxiliares.

El respaldo a las condiciones del despido colectivo de Maessa no cierra no obstante, la reivindicación. La plataforma de auxiliares ha anunciado que mantendrá el campamento instalado a las puertas de la central térmica de Compostilla II hace ya 19 días «porque la lucha no ha terminado y queremos que Endesa cumpla el plan social que prometió», subrayó Roa.

Los operarios de las ocho auxiliares que operan en la térmica de Endesa en Cubillos del Sil trasladarán este martes sus reivindicaciones a las Cortes Regionales en el encuentro que mantendrán con los portavoces de todos los partidos políticos. «Les plantearemos nuestra situación para que medien ante Endesa», indicó el representante de la plataforma, que reiteró su petición para que la eléctrica los incluya en las labores de desmontaje de los grupos más antiguos de la central berciana.