Los trabajadores de las auxiliares de Endesa se concentran en Compostilla para exigir «soluciones» que garanticen su futuro laboral

Los trabajadores de la auxiliares de Endesa, en la concentración ante la central de Compostilla. /
Los trabajadores de la auxiliares de Endesa, en la concentración ante la central de Compostilla.

Solicitan a la eléctrica que aclare su situación ante la posibilidad de disminución o cese de actividad en la central donde aseguran que queda carbón «para 40 días» de funcionamiento

CARMEN RAMOS Cubillos del Sil

La plataforma de empresas auxiliares de Endesa se concentró hoy frente a las oficinas de la térmica de Compostilla II en Cubillos del Sil para exigir que se garantice el futuro laboral de los 170 trabajadores pertenecientes a las siete compañías que operan en la central ante la posibilidad de una inminente disminución o cese de actividad productiva de las instalaciones.

Las plantillas reclaman a la eléctrica que aclare su situación en vista de que «quedan sólo 40 días de carbón» atendiendo a las toneladas de mineral que permanecen almacenadas en el parque de la central. Piden que «en caso de que suceda el peor de los escenarios que haya unas soluciones dignas y no traumáticas», explicó Alonso Roa, portavoz de la plataforma. En este sentido, solicitan a la eléctrica que posibilite la recolocación de los trabajadores en cualquier actividad que se desarrolle en la central teniendo en cuenta que «se va a empezar a desmontar el grupo I y II».

Desde la plataforma lamentan que hasta el momento no se haya producido ninguna comunicación con los operarios para buscar soluciones que permitan mantener los actuales puestos de trabajo en los que algunos llevan más de 30 años. «Nadie nos ha dicho nada, Endesa no quiere saber nada de nosotros porque le pedimos a través del comité de empresa de Endesa una reunión y dijo que no porque a nosotros no tiene nada que decirnos, que es con las contratas y no con los trabajadores, así que así estamos, esperando a ver qué pasa», subrayó el portavoz de la plataforma.

Temen, no obstante, que en caso de que pare el grupo térmico dentro de 40 días, y Endesa les notifique que no va a arrancar porque ya no hay carbón las empresas empiecen «a rescindir contratos o incluso desplazarnos fuera», apuntó Roa.

Así las cosas, los trabajadores de las auxiliares se enfrentan al peor de los escenarios porque «no queda nada y en diciembre sabemos que vamos a estar parados porque no va a haber trabajo». Una situación que ya ha llevado en algunas de las empresas, como es el caso de Maesa, al despido de eventuales.

Desde la plataforma avanzan que la concentración de hoy es sólo una primera acción dentro de un calendario de movilizaciones al que darán continuidad en el caso de que Endesa no dé un paso adelante para garantizarles su futuro laboral. «Esperamos que alguien nos diga algo sino seguiremos con las movilizaciones», concluyó Roa.

Contenido Patrocinado

Fotos